In­ci­pit

Reforma - - OPINIÓN - JOR­GE VOLPI

Una in­ten­sa se­rie de ac­cio­nes y sím­bo­los de­li­nea ya al pro­ta­go­nis­ta del nue­vo se­xe­nio.

Des­de sus pri­me­ras lí­neas y sus pri­me­ros pá­rra­fos, un buen re­la­to anun­cia su de­sa­rro­llo y su fi­nal: el ini­cio co­mo re­su­men an­ti­ci­pa­do de la tra­ma. Si el se­xe­nio de An­drés Ma­nuel López Obra­dor fue­se una no­ve­la –nues­tra no­ve­la–, ese prin­ci­pio ya es­tá aquí, an­te nues­tros ojos. Con­vie­ne, pues, mi­rar­lo así: co­mo una apre­ta­da e in­ten­sa se­rie de ac­cio­nes y sím­bo­los que de­li­nean des­de aho­ra a su per­so­na­je prin­ci­pal. Na­da de­ter­mi­na, por su­pues­to, que a la pos­tre no­so­tros va­ya­mos a con­ver­tir­nos en los ca­rac­te­res se­cun­da­rios de una no­ve­la de te­rror o de una no­ve­la con fi­nal fe­liz –to­dos qui­sié­ra­mos lo úl­ti­mo–, pe­ro al me­nos po­de­mos iden­ti­fi­car ya los prin­ci­pa­les ras­gos de su pro­ta­go­nis­ta.

Lo pri­me­ro es su nue­va for­ma de ejer­cer el po­der. O, para ser más pre­ci­sos, su for­ma iné­di­ta de mos­trar có­mo ejer­ce­rá el po­der. Un po­der ma­yor al de cual­quier otro Pre­si­den­te en la tur­bu­len­ta de­mo­cra­cia me­xi­ca­na, pe­ro que él anun­cia co­mo un po­der dis­tin­to, com­par­ti­do. Tras 12 años en cam­pa­ña, AMLO no po­día arries­gar­se a per­der su cer­ca­nía con la gen­te, ese ba­ño de mul­ti­tu­des que es su ma­yor le­gi­ti­mi­dad. Lo peor que po­dría ocu­rrir­le, lo sa­be, es con­ver­tir­se en “el gran so­li­ta­rio de pa­la­cio”.

Por ello ne­ce­si­ta­ba sub­ver­tir las alam­bi­ca­das for­mas de la Pre­si­den­cia. Pie­za fun­da­men­tal de es­ta es­tra­te­gia ha si­do ne­gar­se a vi­vir en Los Pi­nos –esa lu­jo­sa prisión– y abrir­lo des­de el pri­mer día de su man­da­to. Ha anun­cia­do que lo con­ver­ti­rá en un gran es­pa­cio cul­tu­ral, pe­ro por lo pron­to es otra co­sa: un mu­seo de la arro­gan­cia. AMLO que­ría que fue­se vi­si­ta­do a rau­da­les para que los ciu­da­da­nos cons­ta­ta­ran no tan­to el obs­ceno des­pil­fa­rro, sino la aún más obs­ce­na le­ja­nía de quie­nes lo ha­bi­ta­ron. Otros sig­nos com­ple­tan es­ta ima­gen: las con­sul­tas, su co­che, su diá­lo­go con quie­nes se le apro­xi­man, el fin del Es­ta­do Ma­yor, la ven­ta del avión, su ca­sa de Tlal­pan.

To­dos es­tos ele­men­tos arro­pan su prin­ci­pal me­ta: la op­ción pre­fe­ren­cial por los po­bres (uso es­ta ex­pre­sión ecle­siás­ti­ca a pro­pó­si­to). Sin im­por­tar su religión per­so­nal, AMLO po­ne en es­ce­na una re­li­gio­si­dad lai­ca. Pe­ro su go­bierno se pre­ten­de, ade­más, un régimen ilus­tra­do: a di­fe­ren­cia de Pe­ña o Fox, e in­clu­so de Calderón –cu­yo ma­ni­queís­mo ca­tó­li­co nos tie­ne don­de es­ta­mos–, se sa­be dueño de un re­la­to, de una eru­di­ta vi­sión de la his­to­ria que cul­mi­na con él. Por ri­dí­cu­la que les pa­rez­ca a al­gu­nos, la Cuar­ta Trans­for­ma­ción es una pro­di­gio­sa cons­truc­ción re­tó­ri­ca, no só­lo por­que aho­ra to­dos la usa­mos, sino por­que da un sen­ti­do de fi­na­li­dad a to­das sus me­di­das. Que su pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca con­ten­ga la­gu­nas o ma­len­ten­di­dos es na­tu­ral: el Pre­si­den­te no im­par­te una cla­se de his­to­ria, sino que dis­po­ne una na­rra­ti­va es­ca­to­ló­gi­ca, muy ne­ce­sa­ria en es­tos tiem­pos de es­cep­ti­cis­mo: la idea, ca­si ol­vi­da­da, de que al tér­mino de su go­bierno to­do se­rá me­jor.

A la cons­truc­ción de un lí­der cer­cano con la gen­te –ya bas­ta de lla­mar a es­to po­pu­lis­mo– y do­ta­do con un pro­pó­si­to, AMLO añade dos vir­tu­des co­pia­das de gran­des fi­gu­ras his­tó­ri­cas: la ge­ne­ro­si­dad y la pru­den­cia. Quie­re mos­trar­se co­mo un hom­bre de po­der de ta­lan­te ca­si pla­tó­ni­co, que ha do­me­ña­do sus pa­sio­nes. De ahí el per­dón an­ti­ci­pa­do que ofre­ce a sus pre­de­ce­so­res: co­mo el nue­vo tiem­po co­mien­za con él mis­mo, la idea de pun­to fi­nal cie­rra una era os­cu­ra. Po­co im­por­ta lo que ocu­rra con la jus­ti­cia –que de to­dos mo­dos no fun­cio­na–, al Pre­si­den­te le im­por­ta mos­trar­se co­mo un árbitro su­pe­rior, po­co in­tere­sa­do en los co­rrup­tos fan­tas­mas del pa­sa­do. No es ven­ga­ti­vo, pe­ro no por­que sea bon­da­do­so, sino por­que la ven­gan­za –lo que él per­ci­be co­mo tal– es un dis­trac­tor.

La pru­den­cia que tan­to se le exi­gió en cam­pa­ña, en cam­bio, lo trai­cio­na. La in­vo­ca para jus­ti­fi­car el man­do mi­li­tar de la Guar­dia Na­cio­nal sin re­cor­dar que el mis­mo ar­gu­men­to fue usa­do por Calderón. Una pru­den­cia que ven­de co­mo rea­lis­mo –tan­tos se lo pi­die­ron– y que co­rre el ries­go de arrui­nar la brillante cons­truc­ción de su per­so­na­je rea­li­za­da con sus de­más de­ci­sio­nes. Por­que la pru­den­cia y el rea­lis­mo, cu­ya con­se­cuen­cia es la mi­li­ta­ri­za­ción del país, po­drían co­lo­car­lo del mis­mo la­do de sus enemi­gos his­tó­ri­cos.

lópez Obra­dor se sa­be dueño de un de una eru­di­ta vi­sión de la his­to­ria que cul­mi­na con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.