Los Pi­nos al pue­blo

Me­re­ce aplau­so la de­ci­sión de Ló­pez Obra­dor de de­vol­ver a la gen­te lo que de la gen­te era.

Reforma - - OPINIÓN - CATÓN afa­ca­[email protected]

Es­te ami­go mío lle­vó por mu­chos años en el co­ra­zón cla­va­da una es­pi­na más cruel que aque­lla que ator­men­tó a Ma­cha­do. Su­ce­de que tie­ne una hi­ja her­mo­sa co­mo el sol, y co­mo el sol bri­llan­te y cá­li­da. Cuan­do a esa ni­ña le lle­gó el tiem­po de ser mu­jer, va­le de­cir el tiem­po de so­ñar, so­ñó con te­ner una fies­ta de 15 años co­mo de cuen­to de ha­das. Lu­ci­ría un ves­ti­do de prin­ce­sa; bai­la­ría su vals en el sa­lón de es­pe­jos y can­di­les de un pa­la­cio real. Por des­gra­cia mi ami­go es­ta­ba en esos días em­pe­ña­do en una hon­ro­sa lu­cha uni­ver­si­ta­ria, y to­dos sus re­cur­sos se le ha­bían ido en ella. La fies­ta de 15 años de su hi­ja, en­ton­ces, se lle­vó a ca­bo en la co­che­ra de su ca­sa. El ves­ti­do que lle­vó la be­llí­si­ma quin­cea­ñe­ra fue, con los arre­glos ne­ce­sa­rios, el ves­ti­do de no­via que su ma­má lle­vó el día de su bo­da. Esa mis­ma no­che, cuan­do los po­cos in­vi­ta­dos se re­ti­ra­ron a sus ca­sas, mi ami­go le pro­me­tió a su hi­ja que cuan­do ella se ca­sa­ra le ha­ría la fies­ta que esa no­che no le ha­bía po­di­do ha­cer. En­ton­ces se sa­ca­ría la es­pi­na. La ni­ña lo abra­zó, amo­ro­sa, y le di­jo que no que­ría que su pa­pá lle­va­ra aque­lla es­pi­na. Pa­sa­ron los años, y cuan­do la hi­ja de mi ami­go se ca­só él le hi­zo una fies­ta de en­sue­ño. Fue en el me­jor ho­tel de la ciudad, con un ban­que­te que de­jó me­mo­ria por lo abun­dan­te y su­cu­len­to y una or­ques­ta que so­na­ba me­jor que la de Paul Wes­ton o Percy Faith. To­dos esos re­cuer­dos se le vi­nie­ron a mi ami­go a la men­te y al co­ra­zón cuan­do le­yó la no­ta acer­ca de la mu­cha­chi­ta que al cum­plir 15 años se hi­zo re­tra­tar con su lin­do ves­ti­do de co­lor de ro­sa en la re­si­den­cia de Los Pi­nos, lu­gar an­tes ve­da­do al pue­blo, co­to ex­clu­si­vo de po­der. Aplau­dí y si­go aplau­dien­do a Ló­pez Obra­dor por ha­ber de­vuel­to a la gen­te lo que de la gen­te era. No con­si­de­ro que su ac­ción ha­ya si­do de po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta: pien­so que obe­de­ce a una au­tén­ti­ca vo­lun­tad de dar al pue­blo lo que per­te­ne­ce al pue­blo. Me con­mo­vió la his­to­ria de esa quin­cea­ñe­ra. Se­gu­ra­men­te a mi ami­go –el de la es­pi­na– lo con­mo­vió tam­bién... La his­to­rie­ta que ha­ce des­cen­der hoy el te­lón de es­ta co­lum­ne­ji­lla es al­go irre­ve­ren­te. Las per­so­nas que no gus­ten de leer his­to­rie­tas irre­ve­ren­tes sál­ten­se en la lec­tu­ra has­ta don­de di­ce: “FIN”... Su­ce­dió que un día lle­ga­ron al mis­mo tiem­po al Cie­lo una mon­ji­ta, una mu­jer ca­sa­da y una mu­cha­cha de ta­cón do­ra­do, va­le de­cir se­xo­ser­vi­do­ra. San Pe­dro, el após­tol de las lla­ves, re­ci­bió a las re­cién lle­ga­das fren­te a las puer­tas de la man­sión eter­na y pro­ce­dió a bus­car sus res­pec­ti­vos ex­pe­dien­tes a fin de asig­nar­les el lu­gar don­de de­bían es­tar. Le­yó el his­to­rial de la mon­ji­ta y di­jo lue­go: “Veo que de­di­cas­te to­da tu vi­da a la ora­ción y a ha­cer el bien a tu pró­ji­mo. Re­ci­be es­ta lla­ve de oro, que es la lla­ve del Cie­lo”. Le­yó en­se­gui­da Si­món Pe­dro el ex­pe­dien­te de la mu­jer ca­sa­da. De­cla­ró: “Ob­ser­vo que tu vi­da fue de sa­cri­fi­cio; la ofren­das­te con ab­ne­ga­ción a tu es­po­so y a tus hi­jos. Al­gu­nas ve­ces, sin em­bar­go, sen­tis­te ga­nas de re­tor­cer­les el pes­cue­zo. De­be­rás ex­piar esa se­cre­ta cul­pa an­tes de en­trar al Cie­lo. To­ma es­ta lla­ve de pla­ta, que es la lla­ve del pur­ga­to­rio”. Pro­ce­dió por úl­ti­mo a leer el ex­pe­dien­te de la mu­cha­cha de ta­cón do­ra­do. Esa lec­tu­ra le to­mó el res­to de esa ma­ña­na y par­te de la tar­de. Tras de ce­rrar por fin aquel grue­so le­ga­jo se se­có el su­dor que le per­la­ba la cal­va, se com­pu­so la tú­ni­ca y di­jo a la se­xo­ser­vi­do­ra: “Veo aquí que eres mu­jer sen­sual, li­bi­di­no­sa, las­ci­va, vo­lup­tuo­sa, lú­bri­ca, vi­cio­sa, con­cu­pis­cen­te, lu­ju­rio­sa, sa­laz y li­cen­cio­sa. To­ma es­ta lla­ve de bron­ce”. Pre­gun­tó, de­sola­da, la mu­cha­cha: “¿Es la lla­ve del in­fierno?”. Re­pli­có San Pe­dro ba­jan­do la voz: “No. Es la lla­ve de mi de­par­ta­men­to”... FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.