Con­tra­pe­so

Reforma - - NACIONAL -

¿Quién lo di­ría? El Po­der Ju­di­cial de nues­tro país es dón­de he­mos de de­po­si­tar nues­tra con­fian­za du­ran­te los si­guien­tes seis años.

Nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca siempre se ha vis­to mar­ca­da por la des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da res­pec­to de los tres po­de­res de la unión, Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial. El ter­ce­ro ha su­fri­do, de ma­ne­ra jus­ti­fi­ca­da, mu­cho más que los pri­me­ros dos den­tro de la opi­nión pú­bli­ca. Na­die hu­bie­ra ima­gi­na­do, an­te el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ac­tual, que nues­tro Po­der Ju­di­cial efec­ti­va­men­te se avo­ca­ra a rea­li­zar la ta­rea que por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal le com­pe­te, es­to es, pro­te­ger nues­tros de­re­chos.

Nues­tro Po­der Ju­di­cial, in­de­pen­dien­te de los de­más po­de­res, tie­ne fren­te a si una ta­rea tras­cen­den­tal: pro­te­ger nues­tra es­fe­ra de de­re­chos de los atro­pe­llos del Po­der Le­gis­la­ti­vo y el Eje­cu­ti­vo, mis­mos que son cla­ra­men­te vio­la­to­rios de ga­ran­tías y de­re­chos hu­ma­nos.

Hoy más que nun­ca sa­le a re­lu­cir la im­por­tan­cia del Po­der Ju­di­cial y del Es­ta­do de De­re­cho, oja­lá no vuel­van a fa­llar­nos.

Ma­xi­mi­li­ano Her­nán­dez Ro­drí­guez • Con­tre­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.