Acu­sa EU que Hua­wei vio­la san­cio­nes a Irán

Se­ña­la a vi­ce­pre­si­den­ta de­te­ni­da en Ca­na­dá de frau­de MAN­TIE­NEN OP­TI­MIS­MO

Reforma - - INTERNACIONAL - JAI­ME PO­RRAS FE­RREY­RA EL PAÍS IN­TER­NA­CIO­NAL

Apun­tan que Meng ven­dió a Tehe­rán pro­duc­tos he­chos en país vecino

La Ca­sa Blanca dio ayer se­ña­les de que el pro­ce­so ju­di­cial no afec­ta­rá a la tre­gua en la gue­rra co­mer­cial.

El Pre­si­den­te (Do­nald Trump) ha in­di­ca­do que si hu­bie­ra mo­vi­mien­tos bue­nos y só­li­dos y bue­nas ac­cio­nes, él po­dría es­tar dis­pues­to a ex­ten­der los 90 días (de tre­gua)”. MON­TREAL.- El nue­vo fren­te de ten­sión en­tre Was­hing­ton y Bei­jing se agra­va día tras día.

La Fis­ca­lía de Es­ta­dos Uni­dos acu­sa a la vi­ce­pre­si­den­ta de la tec­no­ló­gi­ca chi­na Hua­wei, Meng Wanz­hou, de car­gos de frau­de por in­ten­tar bur­lar las san­cio­nes fi­nan­cie­ras dic­ta­das con­tra Irán, se­gún in­for­mó en la au­dien­cia ju­di­cial ce­le­bra­da ayer en Van­cou­ver (Ca­na­dá). La de­ten­ción de Meng, hi­ja del fun­da­dor del gi­gan­te tecnológico chino, ha si­do no­ti­cia mun­dial des­de que las au­to­ri­da­des ca­na­dien­ses con­fir­ma­sen el he­cho el pa­sa­do miér­co­les. Su ca­so ha co­bra­do ma­yor re­le­van­cia por su po­ten­cial des­es­ta­bi­li­za­dor so­bre las re­la­cio­nes en­tre Was­hing­ton y Bei­jing, jus­to en el mo­men­to en que am­bas par­tes pa­re­cían es­tar más cer­ca de lo­grar un acuer­do co­mer­cial que pon­ga fin a la gue­rra aran­ce­la­ria.

Meng fue arres­ta­da el 1 de di­ciem­bre al ha­cer una es­ca­la aé­rea en Van­cou­ver, en ra­zón de una so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Ca­na­dá no ha­bía brin­da­do has­ta ayer de­ta­lles so­bre el ca­so. Sin em­bar­go, me­dios ca­na­dien­ses y es­ta­dou­ni­den­ses, ci­tan­do fuen­tes anó­ni­mas, se­ña­lan que el pe­di­do de ex­tra­di­ción se reali­zó por vio­lar su­pues­ta­men­te las san­cio­nes co­mer­cia­les que Was­hing­ton im­pu­so a Tehe­rán.

Al pa­re­cer, Meng Wanz­hou par­ti­ci­pó en una tra­ma para ven­der pro­duc­tos de la com­pa­ñía fa­bri­ca­dos en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se al mercado ira­ní, que­bran­tan­do con ello las res­tric­cio­nes en vi­gor.

La Fis­ca­lía ase­gu­ra que la eje­cu­ti­va chi­na su­pues­ta­men­te se sir­vió de la com­pa­ñía Sky­com para te­ner ac­ce­so a Tehe­rán en­tre 2009 y 2004.

De acuer­do con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, Meng hi­zo fal­sas de­cla­ra­cio­nes públicas, al ase­gu­rar que no exis­tían la­zos en­tre Hua­wei y Sky­com, cuan­do es­ta úl­ti­ma es una fi­lial no ofi­cial del gi­gan­te de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, se­gún pe­rio­dis­tas lo­ca­les pre­sen­tes en la au­dien­cia.

Tras es­cu­char los ar­gu­men­tos de los abo­ga­dos de la de­fen­sa y de la Fis­ca­lía, un juez de­be de­ter­mi­nar si Meng Wanz­hou pue­de ob­te­ner su li­be­ra­ción ba­jo fian­za o si ten­drá que se­guir el pro­ce­so en pri­sión, de­bi­do al ries­go de que in­ten­te sa­lir del país.

El ca­so de Meng Wanz­hou, de 46 años, trans­cu­rre en días en que los con­flic­tos co­mer­cia­les en­tre Was­hing­ton y Bei­jing pa­re­cían ba­jar de in­ten­si­dad. Ade­más, Hua­wei ha si­do se­ña­la­da por dis­tin­tos paí­ses (co­mo Ja­pón, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da y tam­bién por Es­ta­dos Uni­dos) por los ries­gos de que sus pro­duc­tos pue­dan ser­vir para re­co­pi­lar in­for­ma­ción a be­ne­fi­cio del ré­gi­men chino.

El gi­gan­te asiá­ti­co ha ca­ta­lo­ga­do la de­ten­ción de Meng Wanz­hou co­mo una cla­ra vio­la­ción a las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les de su ciu­da­da­na y exi­ge su li­be­ra­ción in­me­dia­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.