Ola ro­ja

Reforma - - OPINIÓN -

Alos pro­ble­mas, que no son po­cos, que de­be­mos en­fren­tar los nue­vo­leo­ne­ses en es­te arran­que de año hay que su­mar, qui­zá, el peor de to­dos: un re­pun­te en la vio­len­cia en la zo­na co­n­ur­ba­da de Nue­vo León que alar­ma so­bre­ma­ne­ra.

Es­ta ola ro­ja de san­gre en los pri­me­ros 12 días de enero hi­zo que se re­gis­tra­ran en Nue­vo León TREIN­TA Y CIN­CO ho­mi­ci­dios, la ma­yo­ría por ba­la.

Ca­si to­dos EJE­CU­CIO­NES li­ga­das al cri­men or­ga­ni­za­do. Es­te arran­que de año es el PEOR, en cuan­to a ho­mi­ci­dios do­lo­sos se re­fie­re, des­de el 2013.

En es­te 2019 hu­bo un día en el que se con­ta­bi­li­za­ron SIE­TE ho­mi­ci­dios (mar­tes 8) y en to­tal la ci­fra que re­gis­tra­mos en el arran­que del 2019 su­pera en un 150 por cien­to a la que se su­mó en el ini­cio del 2018, ape­nas ha­ce un año.

La ten­den­cia no es na­da bue­na, de ahí que afir­me­mos que cau­sa alar­ma, so­bre to­do por­que no pa­re­ce preo­cu­par­les a las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

No sa­be­mos si el in­cre­men­to se­ña­la­do obe­dez­ca a cam­bios en los man­dos (Ber­nar­do Gon­zá­lez a la Con­ce­je­ría de Monterrey) o al he­cho de que a ni­vel fe­de­ral aún no se mon­ta for­mal­men­te la lla­ma­da Guar­dia Na­cio­nal, por lo tan­to, es­ta­mos –en lo que el com­ba­te al cri­men se re­fie­re– en una es­pe­cie de lim­bo, en el que en es­te ru­bro no so­mos “ni chía, ni li­mo­na­da”.

Sea cual fue­se la cau­sa sub­ya­cen­te, lo cier­to es que es­ta al­ta in­ci­den­cia de crí­me­nes/eje­cu­cio­nes in­di­ca la INEFECTIVIDAD de nues­tros cuer­pos po­li­cia­cos an­te las ope­ra­cio­nes de los gru­pos de­lic­ti­vos.

Di­cen las au­to­ri­da­des al fren­te de los cuer­pos del or­den que es­ta­mos an­te una pug­na en­tre dos cár­te­les por con­trol de la pla­za.

Si bien es­to pu­die­ra ex­pli­car el re­pun­te en la vio­len­cia, cier­ta­men­te no lo jus­ti­fi­ca de ma­ne­ra al­gu­na.

Si nues­tros or­ga­nis­mos po­li­cia­cos fue­sen efec­ti­vos en el cum­pli­mien­to de su de­ber, no de­be­ría ha­ber ni pug­na ni pre­sen­cia de cár­te­les en la zo­na co­n­ur­ba­da de Nue­vo León ac­tuan­do im p une­men­te y a sus an­chas.

A ni­vel lo­cal, res­pon­sa­bles de es­tos te­mas in­di­can que nos ha per­ju­di­ca­do mu­cho, en lo que a la in­se­gu­ri­dad se re­fie­re, el he­cho de que el Ejér­ci­to y la Ma­ri­na ha­yan re­du­ci­do mu­cho su pre­sen­cia y ope­ra­cio­nes des­de que el nue­vo se­xe­nio ini­ció.

De ser es­to cier­to in­di­ca­ría una INSANA de­pen­den­cia de nues­tras Po­li­cías y or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad en ayu­da ex­ter­na.

La de­pen­den­cia nun­ca es bue­na, por lo que cla­ra­men­te la si­tua­ción ac­tual –in­cre­men­to en los ín­di­ces de­lic­ti­vos– re­quie­re un es­fuer­zo re­do­bla­do por las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les orien­ta­do ha­cia la de­pu­ra­ción, en­tre­na­mien­to y equi­pa­mien­to de nues­tros or­ga­nis­mos lo­ca­les.

En es­pe­cial, no pue­de de­jar­se caer to­do el tra­ba­jo y los avan­ces que se lo­gra­ron –gra­cias a la in­ter­ven­ción de la ini­cia­ti­va pri­va­da lo­cal– en FUER­ZA CI­VIL.

El po­ten­cial de es­te or­ga­nis­mo crea­do a ins­tan­cias de la IP re­gia, con ayu­da ma­te­rial de és­ta, y apar­te con el so­por­te téc­ni­co de las em­pre­sas más avan­za­das de la lo­ca­li­dad, en te­mas co­mo el RE­CLU­TA­MIEN­TO no só­lo de­ben va­lo­rar­se, sino pre­ser­var­se y acre­cen­tar­se.

De­ci­mos lo an­te­rior por­que apa­ren­ta co­mo que el ac­tual Go­bierno lo­cal no le im­por­ta­ra mu­cho “echar­le ga­nas” al me­jo­ra­mien­to de es­te or­ga­nis­mo que de­mos­tró su efec­ti­vi­dad re­cién crea­do, pe­ro que ha ve­ni­do a me­nos por des­cui­do, fal­ta de in­ver­sión y efec­ti­vi­dad de man­do.

Cum­ple con su la­bor me­jor que otras, pe­ro no tan bien co­mo pu­die­ra, ya que es­ta ges­tión es­ta­tal no pa­re­ce dar­le –ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te– la im­por­tan­cia que me­re­ce.

De mo­men­to, y con un Go­bierno fe­de­ral que ha dis­pues­to gran par­te del Ejér­ci­to a cui­dar los DUC­TOS de PE­MEX, no hay me­jor op­ción en Nue­vo León pa­ra re­cu­pe­rar la paz y el or­den que una Fuer­za Ci­vil fuer­te, sa­na, bien per­tre­cha­da y fi­nan­cia­da, pa­ra que pue­da ren­dir al má­xi­mo pa­ra lo que fue crea­da: im­po­ner la ley y el or­den en la en­ti­dad de ma­ne­ra ejem­plar, in­co­rrup­ti­ble y efi­caz.

No de­be­mos, ni re­sul­ta sen­sa­to, es­tar ATENIDOS a que, de fue­ra, el Go­bierno fe­de­ral ven­ga a arre­glar nues­tros pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad. No lo ha­rá.

Si que­re­mos una “mano ami­ga” que nos ayu­de, vol­tee­mos a ver nues­tra pro­pia mu­ñe­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.