Gui­ller­mo To­rres pa­só de ser un atle­ta Olím­pi­co a un pe­lea­dor pro­fe­sio­nal de Ar­tes Mar­cia­les Mix­tas, de­por­te que siem­pre so­ñó prac­ti­car, in­fluen­cia­do por las pe­lí­cu­las del ac­tor Jean Clau­de Van Dam­me Vi­ve su pro­pia pe­lí­cu­la

Reporte Indigo Guadalajara - - Fan - MA­NUEL CUE­LLAR @ma­nucg13

Las pa­ta­das y pe­leas lle­nas de vio­len­cia que pro­ta­go­ni­za­ba Jean Clau­de Van Dam­me en sus pe­lí­cu­las eran el mo­ti­van­te pa­ra un ni­ño, Gui­ller­mo To­rres, quien se ima­gi­na­ba en un fu­tu­ro imi­tan­do al le­gen­da­rio ‘In­des­truc­ti­ble’ den­tro del mun­do del de­por­te, pa­ra lo cual co­men­zó a tra­ba­jar.

Sus pri­me­ros acer­ca­mien­tos a las dis­ci­pli­nas de com­ba­te fue­ron a tra­vés de la Lu­cha Olím­pi­ca, en la que se ga­nó un lu­gar pa­ra par­ti­ci­par en los Jue­gos de Lon­dres 2012; sin em­bar­go, las le­sio­nes y su sue­ño de ser un pe­lea­dor de otro ni­vel lo lle­va­ron a de­jar es­te de­por­te y pa­sar alas ar­tes mar­cia­les Mix­tas (MMA), don­de ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de emu­lar a su ído­lo.

“Hay al­go chis­to­so cuan­do yo me co­mien­zo a de­di­car a es­to, y es que una de las co­sas que me im­pul­só fue que des­de chi­qui­to yo veía las pe­lí­cu­las de Jean-clau­de Van Dam­me y me ima­gi­na­ba pe­lean­do así, y es­te de­por­te te ha­ce ha­cer­lo reali­dad, lan­zar pa­ta­das, gol­pes, co­mo lo veía yo an­tes”, ex­pli­ca To­rres a Re­por­te ín­di­go.

Cin­tas co­mo‘ con­tac­tos an­gri en to’ ,‘Kick­bo­xer’ o‘ León: pe­lea­do r sin ley’ fue­ron ins­pi­ra­ción pa­ra que Me­mo se lan­za­ra a la aven­tu­ra de que­rer ser el ‘Jean Clau­de’ me­xi­cano, sin ol­vi­dar que se tra­ta de un de­por­te se­rio y que su an­he­lo tam­bién es ser re­co­no­ci­do co­mo uno de los re­fe­ren­tes del país en es­ta ac­ti­vi­dad.

“Gra­cias a esas pe­lí­cu­las la ver­dad es que sí me veo co­mo un pe­lea­dor de pe­lí­cu­la, pe­ro más que eso me veo co­mo un pe­lea­dor com­ple­to, que sa­be pe­gar, lu­char y lan­zar pa­ta­das, y es un as­pec­to que quie­ro que me re­co­noz­can, co­mo un pe­lea­dor ex­per­to y no só­lo co­mo un lu­cha­dor olím­pi­co, ya que esa eta­pa pa­ra mí ya ter­mi­nó”, agre­ga.

Aun­que su ejem­plo a se­guir era el ac­tor, en la reali­dad, To­rres se dio cuen­ta que las MMA son más com­pli­ca­das de lo que pa­re­ce, por lo que de­bía po­ner­le to­da la se­rie­dad a su pre­pa­ra­ción, so­bre to­do por­que ba­ta­lló pa­ra adap­tar­se a un nue­vo es­ti­lo, ya que aun­que hay re­glas pa­re­ci­das a los com­ba­tes olím­pi­cos, la ma­yo­ría son muy di­fe­ren­tes.

“Lo di­fí­cil cuan­do me co­men­cé a de­di­car a es­to no fue la lu­cha, por­que ya lo ma­ne­ja­ba, sino el do­mi­nar ar­tes por se­pa­ra­do, en­tre esos el ar­te de lan­zar gol­pes, por­que cuan­do em­pe­cé con los gol­pes de­cía: ‘no, es­pé­ra­me, va­mos len­to’ por­que la ver­dad en un ini­cio me cos­tó mu­chí­si­mo adap­tar­me a ese nue­vo es­ti­lo de pe­lea.

“Otras de los as­pec­tos que me cos­tó mu­chí­si­mo tra­ba­jo fue qui­tar­me el chip de la lu­cha, por­que, por ejem­plo, en la lu­cha si tú das la es­pal­da no pa­sa na­da por­que tie­nes prohi­bi­do agre­dir a tu ri­val por esa par­te, pe­ro en las MMA tú das la es­pal­da y te ahor­can, en­ton­ces de­bes de­jar de la­do esos as­pec­tos que ha­cen la di­fe­ren­cia de un de­por­te a otro”, re­co­no­ce.

Ser fuen­te de ins­pi­ra­ción

Con una ca­rre­ra cor­ta den­tro de las MMA, Gui­ller­mo To­rres ha ca­na­li­za­do la vio­len­cia ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir dos vic­to­rias sin de­rro­ta, no obs­tan­te, fue­ra de la jau­la su fa­ce­ta es to­tal­men­te dis­tin­ta, al ser aho­ra la fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, co­mo lo fue Van Dam­me pa­ra él.

Des­de an­tes de de­cir adiós a la lu­cha olím­pi­ca, tras Lon­dres 2012, To­rres ya eje­cu­ta­ba sus co­no­ci­mien­tos co­mo pro­fe­sor de las fu­tu­ros pe­lea­do­res que re­pre­sen­ta­rán a Mé­xi­co, a quie­nes les im­pac­ta te­ner un maes­tro de MMA.

“Des­de an­tes de que yo me re­ti­ra­ra de la lu­cha ya la en­se­ña­ba, ejer­zo la Li­cen­cia­tu­ra en De­por­tes y co­men­cé a en­se­ñar a los ni­ños de 11 y 13 años. Si lo apren­dí bien, por qué no en­se­ñar­lo y así fue que tam­bién me co­men­cé a de­di­car a otra co­sa.

“A pan­ta­lla un po­co el que yo sea pe­lea­dor de MMA, por­que me ven en las pe­leas y en los en­tre­na­mien­tos que yo soy muy es­tric­to, en­ton­ces eso me ayu­da a que ellos lo to­men con se­rie­dad, a que vean que el de­por­te que es­tán prac­ti­can­do, no es un jue­go”, men­cio­na.

Des­de chi­qui­to yo veía las pe­lí­cu­las de Jean Clau­de Van Dam­me y me ima­gi­na­ba pe­lean­do así, y es­te de­por­te te ha­ce ha­cer­lo reali­dad”

La vio­len­cia no fue fac­tor pa­ra que es­te de­por­te me lla­ma­ra la aten­ción, sino por­que te en­se­ñan mu­chas ar­tes mar­cia­les, nue­vas téc­ni­cas, eso es lo bo­ni­to”

Gui­ller­mo To­rres

Pe­lea­dor de MMA

en sus ini­cios, Gui­ller­mo To­rres fue lu­cha­dor olím­pi­co.

Gui­ller­mo To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.