De­re­chos hu­ma­nos, el re­to im­pos­ter­ga­ble

uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que ten­drá que en­fren­tar y aten­der el nue­vo go­bierno en­ca­be­za­do por an­drés manuel ló­pez obra­dor es la cri­sis en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos por la que atra­vie­sa mé­xi­co, ta­rea que ya co­men­zó con la fir­ma del de­cre­to que aut

Reporte Indigo Guadalajara - - Portada - por er­nes­to san­ti­llán @esan­ti­llan18

el cam­bio de go­bierno ha traí­do una nue­va luz de es­pe­ran­za para to­das aque­llas per­so­nas víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a sus de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro en es­pe­cial, para los pa­dres de los 43 es­tu­dian­tes de Ayotzinapa.

El día de ayer, el pre­si­den­te An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor fir­mó el de­cre­to para crear la Co­mi­sión Es­pe­cial so­bre el ca­so, lo que re­pre­sen­ta por primera vez un es­fuer­zo real por par­te del Go­bierno fe­de­ral para dar con la ver­dad y cas­ti­gar a los cul­pa­bles.

Es­ta la­bor, que aho­ra re­cae en ma­nos de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, fue he­re­da­da por el go­bierno que en­ca­be­zó En­ri­que Peña Nie­to y el cual fue in­ca­paz de re­sol­ver el ca­so.

Por ello, an­tes de de­jar su car­go co­mo se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Al­fon­so Na­va­rre­te Pri­da, anun­ció que co­rres­pon­de­rá al nue­vo go­bierno lle­gar a la ver­dad so­bre la des­apa­ri­ción de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayotzinapa.

Para lo­grar es­te ob­je­ti­vo, el cual es uno de los com­pro­mi­sos más im­por­tan­tes que ha he­cho el ta­bas­que­ño fren­te a los me­xi­ca­nos, el aho­ra pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca no só­lo creó la Co­mi­sión de la Ver­dad, tam­bién ase­gu­ró que se re­to­ma­rán las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, los es­tu­dios rea­li­za­dos por el Al­to Co­mi­sio­na­do en ma­te­ria de De­re­chos Hu­ma­nos an­te las Na­cio­nes Uni­das, la del Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­de­pen­dien­tes e in­clu­so la in­ves­ti­ga­ción trun­ca de la PGR.

Pe­ro es­te nos es el úni­co re­to que el país y sus re­pre­sen­tan­tes

en­fren­tan en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos.

La cri­sis por la que atra­vie­sa Mé­xi­co abar­ca una am­plia ga­ma de te­mas en­tre los que tam­bién des­ta­can el ase­si­na­to de pe­rio­dis­tas, la ca­ren­cia de ser­vi­cios bá­si­cos en muchas par­tes del te­rri­to­rio na­cio­nal, el abu­so y fal­ta de pro­tec­ción de los mi­gran­tes, así co­mo la au­sen­cia de te­mas que por el só­lo he­cho de no re­co­no­cer­los, se vuel­ven una vio­la­ción a los mis­mos co­mo su­ce­de con la co­mu­ni­dad LGBTTTI.

A pe­sar de la se­rie­dad del pro­ble­ma, quie­nes han lle­ga­do a la pre­si­den­cia del país en los úl­ti­mos 12 años, han ig­no­ra­do el te­ma de­ján­do­lo fue­ra de sus agen­das, y cuan­do lo abor­dan y ha­cen com­pro­mi­sos al res­pec­to, és­tos des­ta­can por ca­re­cer de fon­do y for­ma o de re­sul­ta­dos creí­bles y con­tun­den­tes.

An­te es­ta reali­dad, Ta­nia Re­neaum, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, ase­gu­ra que an­tes de ha­cer pro­me­sas, lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer el Go­bierno fe­de­ral es re­co­no­cer que la cri­sis de de­re­chos hu­ma­nos en el país exis­te y que es una pro­ble­ma se­rio.

“En Mé­xi­co no hay un re­co­no­ci­mien­to real de la pro­ble­má­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos que se vi­ve en el país. El ac­tual go­bierno no lo re­co­no­ce y la con­se­cuen­cia es que tam­po­co ac­túa para re­sol­ver­los.

A la ho­ra de ha­blar de de­re­chos hu­ma­nos, se abo­can a si­tua­cio­nes muy con­cre­tas sin to­mar en cuen­ta un con­tex­to ge­ne­ra­li­za­do en don­de el Es­ta­do tie­ne una cla­ra res­pon­sa­bi­li­dad por ac­ción y por omi­sión”, ase­gu­ra la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal en Mé­xi­co.

Au­na­do a es­to, el po­li­tó­lo­go del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Mon­te­rrey (ITESM), Gus­ta­vo Ló­pez Mon­tiel, con­si­de­ra que otro fac­tor que ha in­flui­do mu­cho en la dis­cu­sión y en la fal­ta de ca­pa­ci­dad del Es­ta­do para ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas es que es un te­ma re­la­ti­va­men­te nue­vo para Mé­xi­co.

“En Mé­xi­co es­ta dis­cu­sión so­bre los de­re­chos hu­ma­nos se dio muy re­cien­te­men­te. Y fue fun­da­men­tal­men­te por­que el Es­ta­do no ha si­do ca­paz de ga­ran­ti­zar­los y no só­lo eso, sino que in­clu­so los po­ne en pe­li­gro.

Has­ta los años 90 se co­men­zó a dis­cu­tir el te­ma, mien­tras que en otros paí­ses se dis­cu­te des­de ha­ce 400 años. Esa par­ti­cu­la­ri­dad nos lle­va a par­te del pro­ble­ma que es­ta­mos vien­do en es­te mo­men­to”, co­men­ta el ex­per­to.

Ade­más de la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do para ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de los de­re­chos de las per­so­nas en ge­ne­ral, los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que la so­cie­dad tam­bién de­be in­vo­lu­crar­se más en el te­ma y exi­gir al go­bierno que lo re­suel­va.

“El no re­co­no­ci­mien­to a los de­re­chos en un con­tex­to co­mo en el que vi­vi­mos re­quie­re tam­bién de una exi­gen­cia de la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da, pues el rol que va­mos a ju­gar en el desa­rro­llo del país co­mo ciu­da­da­nía im­pli­ca no só­lo re­cor­dar los com­pro­mi­sos de cam­pa­ña, sino tam­bién ha­cer un cla­ro mar­ca­je de los te­mas que es­tán pen­dien­tes de re­co­no­cer y los que es­tán pen­dien­tes de tra­ba­jar”, di­ce Ta­nia Re­neaum.

La crea­ción de la Co­mi­sión de la Ver­dad re­pre­sen­ta por primera vez un es­fuer­zo real por par­te del Go­bierno fe­de­ral para re­sol­ver el ca­so de los 43 es­tu­dian­tes des­apa­re­ci­dos de ayotzinapa y cas­ti­gar a los cul­pa­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.