al­qui­lo mi vien­tre

La ini­cia­ti­va de Ol­ga Sánchez Cordero que bus­ca mo­di­fi­car la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud y le­gis­lar en ma­te­ria de re­pro­duc­ción hu­ma­na asis­ti­da ha ge­ne­ra­do con­tro­ver­sia ya que al­gu­nos con­si­de­ran que fo­men­ta la tra­ta de per­so­nas y la ex­plo­ta­ción de las mu­je­res, mi

Reporte Indigo Guadalajara - - Portada - Por­ta­da por LAU­RA IS­LAS y MA­RIA­NA re­ca­mier @lau_­da­con­te ma­ria­na.re­ca­[email protected]­por­tein­di­go.com

“Al­qui­lo mi vien­tre”, “es­toy dis­po­ni­ble”, “soy madre su­bro­ga­da”. Con esas fra­ses de­ce­nas de mu­je­res me­xi­ca­nas ofre­cen en re­des so­cia­les sus vien­tres para ges­tar al hi­jo de otras per­so­nas a cam­bio de di­ne­ro o de ma­ne­ra gra­tui­ta, una prác­ti­ca que bus­ca ser re­gu­la­da a ni­vel nacional y que ha le­van­ta­do mu­cha po­lé­mi­ca.

Ac­tual­men­te la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da úni­ca­men­te es­tá per­mi­ti­da en Ta­bas­co y Si­na­loa, sin em­bar­go cuen­ta con res­tric­cio­nes que in­clu­so han si­do ca­li­fi­ca­das co­mo dis­cri­mi­na­to­rias.

El pa­sa­do 20 de no­viem­bre, la en­ton­ces se­na­do­ra y aho­ra se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, Ol­ga Sánchez Cordero, pre­sen­tó la ini­cia­ti­va que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo mo­di­fi­car la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud y le­gis­lar en ma­te­ria de re­pro­duc­ción hu­ma­na asis­ti­da que en­glo­ba di­ver­sas téc­ni­cas, en­tre las que se en­cuen­tra la de ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da o vien­tre de al­qui­ler.

La­pro­pues­ta­con­tem­pla­que­los ser­vi­cios de re­pro­duc­ción asis­ti­da se otor­guen a las per­so­nas que no pue­dan te­ner hi­jos de for­ma bio­ló­gi­ca, in­clui­das las pa­re­jas del mis­mo se­xo.

Tam­bién es­ta­ble­ce los re­qui­si­tos y las nor­mas sa­ni­ta­rias que se de­be­rán de cum­plir en los es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud y prohí­be ac­cio­nes co­mo la clo­na­ción re­pro­duc­ti­va y las prác­ti­cas eu­ge­né­si­cas que bus­can el per­fec­cio­na­mien­to.

La ini­cia­ti­va de Sánchez Cordero cau­só un am­plio de­ba­te en re­des so­cia­les en­tre gru­pos fe­mi­nis­tas que con­si­de­ran que con­tri­bu­ye a la ex­plo­ta­ción de las mu­je­res al mer­can­ti­li­zar sus cuer­pos y en­tre la Co­mu­ni­dad LGBTTTI+, quien la ve co­mo un avan­ce para que pa­re­jas del mis­mo se­xo pue­dan ser pa­dres por me­dio de la re­pro­duc­ción asis­ti­da.

“Es­ta prác­ti­ca pue­de abrir las puer­tas a otras po­si­bi­li­da­des para que el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta nos mer­can­ti­li­ce co­mo per­so­nas. Eso exis­te y es­ta­mos en con­tra, por eso hay tan­ta lu­cha en con­tra de la tra­ta de per­so­nas; es­to es equi­pa­ra­ble y se ha­ría de ma­ne­ra le­gal”, ex­pli­ca en en­tre­vis­ta con Re­por­te Indigo, Mar­ga­ri­ta Man­ti­lla, in­te­gran­te del co­lec­ti­vo Fe­mi­nis­tas Me­xi­ca­nas con­tra Vien­tres de Al­qui­ler (Femm­va).

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do la agru­pa­ción pi­dió a Ol­ga Sánchez Cordero que re­ti­re la ini­cia­ti­va por con­si­de­rar­la in­cons­ti­tu­cio­nal y a la po­bla­ción fir­mar en con­tra de la ges­ta­ción su­bro­ga­da por tra­tar­se de una prác­ti­ca con­tra­ria a los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res y de la in­fan­cia, así co­mo que és­ta se prohí­ba to­tal­men­te.

La pos­tu­ra de es­tos co­lec­ti­vos se en­fren­ta con la de in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad LGBTTTI+, quie­nes quie­ren ac­ce­der a la po­si­bi­li­dad de te­ner hi­jos con sus

La ges­ta­ción su­bro­ga­da, nos gus­te o no nos gus­te, es una op­ción para mu­chas mu­je­res. y yo creo que es im­por­tan­te pro­te­ger­las me­dian­te su re­gu­la­ción”

In­te­gran­te del co­lec­ti­vo Mo­rras Help Mo­rras

Mien­tras los gru­pos fe­mi­nis­tas rechazan la re­gu­la­ción de la ges­ta­ción su­bro­ga­da, la co­mi­ni­dad LGBTTTI+ la ha arro­pa­do y de­fen­di­do

genes me­dian­te la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da.

“Lla­mar a la ges­ta­ción ‘vien­tre de al­qui­ler’ o cual­quier va­rian­te pa­re­ci­da me pa­re­ce des­pe­da­zar a una mu­jer, pen­sar que su vien­tre es una par­te in­ter­cam­bia­ble, que se ren­ta co­mo un mue­ble, la ges­tan­te de mis hi­jas es una mu­jer que nos ayu­dó con to­do su cuer­po, cons­cien­cia y ser”, pu­bli­có en Twit­ter Jo­sé Ló­pez Ve­lar­de, es­cri­tor y di­rec­tor de tea­tro.

Ha­ce ocho años, él y su es­po­so acu­die­ron a una agen­cia de re­pro­duc­ción asis­ti­da en Bos­ton y uti­li­za­ron la ges­ta­ción su­bro­ga­da para te­ner a sus dos hi­jas. En el pro­ce­so se die­ron cuen­ta que la ges­to­ra fue cui­da­da y pro­te­gi­da por la agen­cia.

Aun­que su ex­pe­rien­cia fue bue­na, Ló­pez Ve­lar­de ex­pli­ca que ha es­cu­cha­do de co­sas te­rri­bles que no só­lo le su­ce­den a las ges­tan­tes, sino tam­bién a los pa­dres in­ten­cio­na­les, por lo que le pa­re­ce po­si­ti­vo que se le­gis­le.

En­tre las pos­tu­ras tam­bién se en­cuen­tran quie­nes sa­ben que es­ta prác­ti­ca ya se lle­va a ca­bo y es una for­ma de ejer­cer los de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos, así que lo que pi­den es que se re­gu­le para pro­te­ger a las mu­je­res y és­tas no sean ex­plo­ta­das por las agen­cias que se que­dan con la ma­yor par­te de las ga­nan­cias y só­lo les dan un por­cen­ta­je.

“La ges­ta­ción su­bro­ga­da, nos gus­te o no nos gus­te, es una op­ción para mu­chas mu­je­res. Yo no voy a ha­blar de quie­nes son las que con­tra­tan, quie­nes son las que ne­ce­si­tan es­tos ser­vi­cios, sino de las mu­je­res que de­ci­den apos­tar por la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da, yo creo que es im­por­tan­te pro­te­ger­las”, ex­pli­ca Dal­hia de la Cer­da, in­te­gran­te de Mo­rras Help Mo­rras, co­lec­ti­vo que ges­tio­na pro­yec­tos de eman­ci­pa­ción se­xual y re­pro­duc­ti­va.

Dal­hia de la Cer­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.