Bi­blio­te­ca vir­tual: ¿real­men­te nos vuel­ve ‘to­dó­lo­gos’?

Reporte Indigo Guadalajara - - Piensa - por san­tia­go Gue­rra arran­góiz @san­tia­go­gue­rraz

A más de uno le ha pa­sa­do.

Es la so­bre­me­sa, es­ta­mos con fa­mi­lia­res, dis­cu­tien­do, cuan­do de pron­to, aquel bom­bar­deo de opi­nio­nes se convierte en un “due­lo por la ver­dad” en­tre dos in­te­gran­tes, co­mo si se tra­ta­ra de un en­cuen­tro de bo­xeo. En ese mo­men­to, a al­guno de los dos ad­ver­sa­rios se le ocu­rre bus­car un ár­bi­tro, una ba­se de da­tos in­dis­cu­ti­ble ca­paz de, sin sen­ti­men­ta­lis­mos, de­ter­mi­nar un ga­na­dor ab­so­lu­to. Ese per­so­na­je es el In­ter­net, quien, con su bus­ca­dor, acla­ra las du­das y se in­cli­na an­te aquel que fue ca­paz de re­cor­dar con más pre­ci­sión el da­to.

¿Real­men­te se po­dría con­si­de­rar, ba­jo es­tos es­tán­da­res, una he­rra­mien­ta del co­no­ci­mien­to? Sin du­da, la web ayu­da a quien es­tá bus­can­do al­go. Es co­mo te­ner la bi­blio­te­ca más gran­de del mun­do al al­can­ce de los de­dos. Te da las he­rra­mien­tas pa­ra co­no­cer de gas­tro­no­mía, po­lí­ti­ca, acu­pun­tu­ra, tai chi, en­tre mu­chas, mu­chas otras dis­ci­pli­nas y cos­tum­bres. Pe­ro, con tan­ta in­for­ma­ción, es fá­cil per­der­se, su­mer­gir­se en un mar de dis­tin­tos te­mas en don­de, cier­ta­men­te, no hay brú­ju­la ca­paz de guiar­nos.

Con ello nos de­ja­mos lle­var por una ilu­sión ba­ra­ta, fá­cil de creer. Que, con un te­lé­fono in­te­li­gen­te, nues­tro ce­re­bro de for­ma au­to­má­ti­ca va a ad­qui­rir to­do el am­plio co­no­ci­mien­to es­con­di­do den­tro de la red, y de pa­so, vol­ver­se un ex­per­to. Co­mo si el apa­ra­to elec­tró­ni­co fue­ra una pró­te­sis pa­ra el ce­re­bro o el cas­co que uti­li­za el pro­fe­sor Xa­vier en X-men pa­ra in­cre­men­tar la po­ten­cia de sus po­de­res. Mas ello es sim­ple­men­te una fa­la­cia, por­que es muy dis­tin­to te­ner al al­can­ce de las ma­nos mi­les de da­tos a real­men­te com­pren­der­los. Una co­sa es sa­ber una re­ce­ta, otra es ser chef.

El apren­di­za­je cons­ta de un ni­vel de en­ten­di­mien­to, ló­gi­ca y crea­ti­vi­dad, no sim­ple­men­te de re­co­lec­tar da­tos sin sen­ti­do. Por tal mo­ti­vo se dan cla­ses de ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas, pe­ro tam­bién de ma­te­rias hu­ma­ni­ta­rias co­mo la li­te­ra­tu­ra y la his­to­ria. No se tra­ta sim­ple­men­te de sa­ber que Cris­to­bal Co­lón des­cu­brió Amé­ri­ca en 1492, sino, me­dian­te otros da­tos his­tó­ri­cos y su es­tu­dio, des­cu­brir por qué fue im­por­tan­te ese des­cu­bri­mien­to, qué ti­po de im­pli­ca­cio­nes tu­vo pa­ra su épo­ca y en la ac­tua­li­dad.

Lo mis­mo su­ce­de con cual­quier otro ti­po de dis­ci­pli­na. Se ne­ce­si­ta de un pro­ce­so pa­ra ser es­tu­dia­da y apli­ca­da a otro ti­po de si­tua­cio­nes o ca­sos. Sin em­bar­go, la era elec­tró­ni­ca ha crea­do una fa­la­cia en sus usua­rios. Con­sis­te en creer que, con la sim­ple re­co­pi­la­ción o síntesis de los he­chos, ya ten­dre­mos el to­tal co­no­ci­mien­to de ese te­ma.

Di­cha men­ti­ra no fue plan­ta­da an­te no­so­tros, pe­ro el uso in­de­bi­do de las he­rra­mien­tas de bús­que­da y aná­li­sis de da­tos nos de­ja lle­var. Au­na­do a ello, tam­bién exis­te un sin­fín de no­tas fal­sas en las cua­les cree­mos con fa­ci­li­dad, sim­ple­men­te por ser el da­to más rá­pi­do de en­con­trar, el de ma­yo­res clicks o por­que es el más re­su­mi­do.

En los li­bros exis­te más fi­de­li­dad por­que ahí, pa­ra ser pu­bli­ca­do, el au­tor ex­po­ne con ex­ten­sos fun­da­men­tos la com­prehen­sión de un fe­nó­meno par­ti­cu­lar. De­ja en­tre­ver a sus lec­to­res por qué los da­tos que se re­ca­ba­ron son im­por­tan­tes pa­ra cier­tos ha­llaz­gos. Ayu­da a en­con­trar ex­pli­ca­cio­nes del pro­ble­ma a tra­tar y de­ter­mi­nar un dis­cur­so con ar­gu­men­tos ba­se pa­ra res­pon­der­lo.

En la In­ter­net tam­bién exis­ten ese ti­po de da­tos: en­sa­yos, ar­tícu­los de opi­nión, re­vis­tas aca­dé­mi­cas e in­clu­so li­bros com­ple­tos en lí­nea. Sin em­bar­go, se ha­lla el sim­ple da­to bus­ca­do. No exis­te, en la sim­ple bús­que­da de te­ner la ra­zón, un en­ten­di­mien­to ló­gi­coa­na­lí­ti­co de un fe­nó­meno, sino se bus­ca de for­ma par­cial una ex­pli­ca­ción a un ar­gu­men­to sin te­ner un apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Las he­rra­mien­tas las te­ne­mos pa­ra ob­te­ner co­no­ci­mien­to, pe­ro no po­de­mos de­jar a un la­do años de es­tu­dio pa­ra ad­qui­rir un par de ha­bi­li­da­des aña­di­das. Es­tu­diar un fe­nó­meno y do­mi­nar­lo re­quie­re de su de­bi­do tiem­po. Es co­mo de­cir que con una sim­ple fra­se ya sa­bes có­mo es una per­so­na en su to­ta­li­dad.

Cual­quier co­sa es mu­cho más com­ple­ja que so­lo un da­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.