Cam­bios es­té­ti­cos o re­fun­da­ción

Reporte Indigo Guadalajara - - Portada -

En su úl­ti­ma asam­blea na­cio­nal el prd de­ter­mi­nó que las co­rrien­tes in­ter­nas de­bían des­apa­re­cer pa­ra dar pa­so a la uni­dad, sin em­bar­go, al in­te­rior del par­ti­do aún cho­can dos gru­pos: quie­nes bus­can re­no­var la ins­ti­tu­ción des­de ce­ro y quie­nes op­tan por ha­cer só­lo pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes

Si por al­go se ha ca­rac­te­ri­za­do el PRD es por re­unir en una mis­ma or­ga­ni­za­ción di­ver­sas for­mas de pen­sar en torno a la po­lí­ti­ca del país.

Su na­ci­mien­to fue el re­sul­ta­do de la fu­sión del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Mé­xi­co (PSUM) -del cual to­mó el re­gis­tro y que tu­vo su ori­gen en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Mexicano-, del Par­ti­do Mexicano de los Tra­ba­ja­do­res (PMT), del Par­ti­do Pa­trió­ti­co Re­vo­lu­cio­na­rio (PPR) y del Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio del Pue­blo, en­tre otros.

Esa plu­ra­li­dad le dio por mu­chos años la fa­ma de ser un par­ti­do di­fe­ren­te de los de­más, pe­ro tam­bién le ha lle­va­do a ge­ne­rar tri­bus en su in­te­rior que han con­su­mi­do su po­pu­la­ri­dad y cre­di­bi­li­dad.

Des­pués de la derrota en las ur­nas el 1 de ju­lio el PRD que­dó re­za­ga­do co­mo una fuer­za po­lí­ti­ca ter­cia­ria en el Con­gre­so Fe­de­ral. Es por ello que en no­viem­bre pa­sa­do, du­ran­te su úl­ti­ma asam­blea na­cio­nal de­ter­mi­na­ron que las co­rrien­tes in­ter­nas de­bían des­apa­re­cer y dar pa­so a la uni­dad.

Con es­ta fi­lo­so­fía lle­ga el par­ti­do ama­ri­llo a su nue­vo Con­gre­so Na­cio­nal, pe­ro con dos ideas opues­tas en­tre sus prin­ci­pa­les lí­de­res.

Una de las pos­tu­ras bus­ca mo­di­fi­car el nom­bre y el em­ble­ma del par­ti­do, es de­cir, una me­ta­mor­fo­sis casi to­tal; la otra con­si­de­ra que es­to sig­ni­fi­ca­ría re­ini­ciar la historia que ha cons­trui­do el PRD du­ran­te sus 30 años de vi­da y de­jar atrás la ima­gen del ins­ti­tu­to que se ha que­da­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va de los ciu­da­da­nos, por eso pre­ten­de que el cam­bio sea me­nos ra­di­cal.

“Hay una pos­tu­ra que plan­tea man­te­ner el es­pa­cio, el nom­bre y el lo­go co­mo un te­ma de raíz histórica que nos da iden­ti­dad. Yo me con­si­de­ra­ría en la se­gun­da, yo creo que el PRD en la pró­xi­ma elec­ción del 2021 co­me­te­ría un error al ha­cer un cam­bio de nom­bre o de si­glas, por­que creo que al­go de lo que ha lo­gra­do ha­cer es ins­ta­lar­se en la opi­nión pú­bli­ca na­cio­nal.

En al­gu­nos ca­sos con me­jo­res re­sul­ta­dos que otros, evi­den­te­men­te, pe­ro co­mo mar­ca po­lí­ti­ca es­tá ahí”, ex­pli­ca Án­gel Ávi­la, di­ri­gen­te na­cio­nal del PRD, en en­tre­vis­ta con Re­por­te In­di­go.

El lí­der pe­rre­dis­ta afir­ma que in­de­pen­dien­te­men­te de cuál sea la de­ci­sión fi­nal, el PRD de­be­rá adap­tar­se a la nue­va for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca.

“De­be­mos se­guir man­te­nién­do­nos pe­ro aho­ra en una cir­cuns­tan­cia so­cial to­tal­men­te di­fe­ren­te. Hoy el te­ma de las re­des so­cia­les y de la in­cur­sión de los jó­ve­nes en la po­lí­ti­ca es­tá pre­sen­te en to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos y nos tie­ne que lle­var a con­for­mar un mo­de­lo de ins­ti­tu­to dis­tin­to.

Ya no vis­to so­la­men­te co­mo ese par­ti­do de ma­sas que en al­gún mo­men­to se creó con or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, sino un PRD de ciu­da­da­nos en don­de se pue­da trans­mi­tir un men­sa­je ciu­da­dano y la gen­te se pue­da iden­ti­fi­car con el nom­bre del PRD”, agre­ga Ávi­la.

Gua­da­lu­pe Acos­ta Na­ran­jo, ex­di­ri­gen­te na­cio­nal del PRD, coin­ci­de en que es­te ins­ti­tu­to po­lí­ti­co de­be de es­tar al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos e in­cluir a lí­de­res so­cia­les, aca­dé­mi­cos y ex­per­tos en de­re­chos hu­ma­nos que re­fuer­cen el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que se ave­ci­na; pe­ro no com­par­te la pos­tu­ra de Án­gel Ávi­la, de­bi­do a que él con­si­de­ra que pa­ra adap­tar­se al nue­vo am­bien­te so­cial del país, es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car a pro­fun­di­dad el par­ti­do.

“El PRD de­be ha­cer un aná­li­sis muy se­rio de qué fue lo que pa­só en las elec­cio­nes pa­sa­das y que los cam­bios que va­ya­mos a ha­cer no sean pro­ble­má­ti­cos. Tam­bién que se com­pren­da el sen­ti­mien­to del ciu­da­dano y sa­ber lo que no quie­re ya de la cla­se po­lí­ti­ca me­xi­ca­na y bo­rrar­lo.

De­be­ría­mos de te­ner un nue­vo nom­bre, un nue­vo le­ma, un nue­vo pro­gra­ma, po­ner to­do es­to a dis­po­si­ción de la gen­te que no se sien­te re­pre­sen­ta­da hoy (…) yo creo que no le va­mos a man­dar un men­sa­je fuer­te a la so­cie­dad de que es­ta­mos cam­bian­do si al fi­nal son las mis­mas ca­ras, el mis­mo em­ble­ma y los mis­mos mo­dos de di­rec­ción”, se­ña­la Acos­ta Na­ran­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.