El pa­pel de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas

Es­tas ins­ti­tu­cio­nes con­cen­tran el ma­yor nú­me­ro de es­tu­dian­tes de ni­vel su­pe­rior, prin­ci­pal­men­te a jó­ve­nes de los sec­to­res me­nos fa­vo­re­ci­dos eco­nó­mi­ca­men­te

Reporte Indigo Monterrey - - PORTADA -

La­su­ni­ver­si­da­des­pú­bli­cas­son esen­cia­les por­que desem­pe­ñan un pa­pel de for­ma­ción y de sen­ti­do crí­ti­co, di­ce el doc­tor Ale­jan­dro Byrd, ca­te­drá­ti­co de la FES Acatlán, de la UNAM.

“Es la de se­guir co­mo es­pa­cios, gim­na­sios men­ta­les, in­te­lec­tua­les, es­pi­ri­tua­les, pa­ra ha­blar de la per­so­na en to­da su in­te­gra­li­dad, en to­das su ca­pa­ci­da­des, con la idea de tam­bién siem­pre es­pe­ra­da de que ello con­tri­bu­ya al di­se­ño de un me­jor país, de me­jo­res co­mu­ni­da­des, de me­jo­res per­so­nas, de me­jo­res pro­fe­sio­na­les”, ex­pli­ca.

Es­te ti­po de uni­ver­si­da­des atien­den a la ma­yo­ría de los alum­nos de ni­vel su­pe­rior en Mé­xi­co, pues ahí van 2 de ca­da 3 es­tu­dian­tes en el país, ci­fra que ya es­tá es­ta­bi­li­za­da des­de ha­ce más de 15 años, ex­pli­ca Pa­blo Clark, in­ves­ti­ga­dor en el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad (IM­CO).

Es­tas ins­ti­tu­cio­nes tam­bién tie­ne el pa­pel de brin­dar opor­tu­ni­dad a los jó­ve­nes de sec­to­res me­nos fa­vo­re­ci­dos eco­nó­mi­ca­men­te, a aque­llos que vi­ven en ciu­da­des más pe­que­ñas y en zo­nas ru­ra­les o de mar­gi­na­ción, quie­nes son el sec­tor más per­ju­di­ca­do, por lo que es preo­cu­pan­te la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en la que se en­cuen­tran.

So­bre to­do por­que es­tas es­cue­las cum­plen un rol fun­da­men­tal en la crea­ción de ca­pi­tal hu­mano, de pro­fe­sio­nis­tas con for­ma­ción en cien­cias, tec­no­lo­gía e in­ge­nie­ría, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor del IM­CO. Otros de los afec­ta­dos son los nue­vos pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res que es­tán bus­can­do opor­tu­ni­da­des pa­ra in­te­grar­se.

“La cri­sis fi­nan­cie­ra en es­tas uni­ver­si­da­des pú­bli­cas tie­ne dos con­se­cuen­cias muy im­por­tan­tes, por un la­do dis­mi­nu­ye el rit­mo por el cual las uni­ver­si­da­des pue­den ir crean­do nue­vos es­pa­cios, es de­cir, in­cor­po­ran­do ma­yo­res nú­me­ros de jó­ve­nes.

“Y por otro la­do tam­bién dis­mi­nu­ye la ca­li­dad de los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos que las uni­ver­si­da­des pue­dan ofre­cer, tie­nen me­nos di­ne­ro pa­ra con­tra­tar pro­fe­so­res, tie­nen me­nos di­ne­ro pa­ra ex­pan­dir sus ins­ta­la­cio­nes, dar­le man­te­ni­mien­to, to­dos es­tos son fac­to­res que re­per­cu­ten en la ca­li­dad de la for­ma­ción aca­dé­mi­ca que re­ci­ben los alum­nos”, di­ce Clark.

Pa­ra Sal­va­dor Mo­ra, aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la UNAM, es­tas uni­ver­si­da­des es­tán en el ol­vi­do y el con­flic­to eco­nó­mi­co que se es­tá vi­vien­do tam­bién se de­ri­va de la res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno fe­de­ral y de los es­ta­dos de la re­pú­bli­ca que no en­tre­gan los re­cur­sos ne­ce­sa­rios en es­pa­cios pa­ra rea­li­zar su fun­ción pri­ma­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.