Pa­raí­sos can­na­tu­rís­ti­cos

Al­gu­nos lu­ga­res tu­rís­ti­cos po­drían con­ver­tir­se en pa­raí­sos can­ná­bi­cos con la le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na pa­ra uso re­crea­ti­vo, co­mo ocu­rre en ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses

Reporte Indigo Monterrey - - PORTADA -

La re­gu­la­ción del uso de la ma­ri­gua­na con fi­nes re­crea­ti­vos po­dría per­mi­tir que al­gu­nos des­ti­nos tu­rís­ti­cos en el país pue­dan con­ver­tir­se en pa­raí­sos can­ná­bi­cos y pro­pi­ciar la ba­ja en los ín­di­ces de in­se­gu­ri­dad. En enero de es­te año, el ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo, En­ri­que de la Ma­drid, de­cla­ró que le­ga­li­zar el con­su­mo de es­ta plan­ta en al­gu­nos lu­ga­res en los es­ta­dos de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur y Quin­ta­na Roo po­dría ser una me­di­da pa­ra ele­var la se­gu­ri­dad. El fun­cio­na­rio di­jo que si Mé­xi­co quie­re ob­te­ner di­fe­ren­tes re­sul­ta­dos en la ma­te­ria de­be adop­tar ejer­ci­cios di­fe­ren­cia­dos, co­mo su­ce­de en al­gu­nas ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. Pa­ra Ar­tu­ro Ar­gen­te, di­rec­tor de la Es­cue­la de Cien­cias So­cia­les y Go­bierno del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, cam­pus Toluca, la pos­tu­ra del De la Ma­drid es acer­ta­da, por­que los lu­ga­res tu­rís­ti­cos sue­len ser cen­tros de con­su­mo, aun­que los ni­ve­les de co­rrup­ción y la fra­gi­li­dad de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes me­xi­ca­nas son fac­to­res en con­tra.

“Lo prohi­bi­do ge­ne­ra vio­len­cia por lo que re­gu­lar la ven­ta con­tro­la­da se­ría ade­más un avan­ce pa­ra la le­ga­li­za­ción a ni­vel fe­de­ral“, ex­po­ne Ar­gen­te. Es­ta cla­se de tu­ris­mo ope­ra en ciu­da­des co­mo Áms­ter­dam, en los Paí­ses Ba­jos; así co­mo en los es­ta­dos de Ca­li­for­nia, Co­lo­ra­do, Mai­ne, Mas­sa­chu­setts y otros en Es­ta­dos Uni­dos, por re­fe­rir al­gu­nos.

Al res­pec­to, Ta­nia Ra­mí­rez, di­rec­to­ra de Po­lí­ti­ca de Dro­gas de Mé­xi­co Uni­do Con­tra la De­lin­cuen­cia (MUCD), aña­de que el desa­rro­llo y la adop­ción del tu­ris­mo can­ná­bi­co en al­gu­nos des­ti­nos del te­rri­to­rio az­te­ca de­pen­de­rá de la re­gu­la­ción que, de ser el ca­so, se im­ple­men­ta­ría a ni­vel fe­de­ral.

“Ten­drían que ex­pli­car­se cier­tas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de ca­da es­ta­do. Po­dría per­mi­tir­se en cier­tas zo­nas y de for­ma muy con­tro­la­da e ir abrien­do la ca­pa­ci­dad po­co a po­co pa­ra ha­cer prue­bas a ni­vel lo­cal, muy vi­gi­la­das y aco­ta­das”, ma­ni­fies­ta.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal, las lo­ca­li­da­des que es­tán den­tro de es­ta ten­den­cia lo­gran cap­tar la mi­ra­da de via­je­ros que son me­nos con­ser­va­do­res y que con­si­de­ran el uso de can­na­bis co­mo par­te de los mo­ti­vos pa­ra rea­li­zar un via­je.

Ál­va­ro Man­zano Bermúdez, lí­der en via­jes de im­pac­to de Sr. Man­de­la, pre­ci­sa que es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca tam­bién abo­na al pres­ti­gio de las na­cio­nes pa­ra pro­mo­ver la afluen­cia de via­je­ros, que se co­no­ce co­mo su mar­ca país.

Man­zano aña­de que exis­ten mar­cas más fres­cas a ni­vel in­ter­na­cio­nal y unas que se van que­dan­do en el pa­sa­do, pe­ro las que más au­ge tie­nen en­tre los via­je­ros son los que to­can temas que es­tán en la agen­da glo­bal, co­mo su­ce­de con la re­gu­la­ción de la ma­ri­gua­na.

Ade­más, los des­ti­nos na­cio­na­les ten­drían a su fa­vor los ni­ve­les de pro­duc­ción de la plan­ta, que su­pe­ran el de otros paí­ses en el con­ti­nen­te ame­ri­cano en don­de pre­va­le­ce es­ta ten­den­cia.

No obs­tan­te, el di­rec­ti­vo de la pla­ta­for­ma de ven­ta de via­jes, com­par­te que no só­lo se tra­ta de per­mi­tir el uso de can­na­bis, sino tam­bién in­no­var en otros seg­men­tos que se desa­rro­llan al­re­de­dor co­mo los ser­vi­cios de sa­lud y has­ta la pro­duc­ción.

Aun­que con­si­de­ra que en el país exis­te po­ten­cial pa­ra el desa­rro­llo de pa­raí­sos can­ná­bi­cos ba­jo una re­gu­la­ción, su fun­cio­na­mien­to de­pen­de­rá del ti­po que se adop­te, so­bre to­do pa­ra de­ter­mi­nar si se­ría el go­bierno quien pro­por­cio­ne las plan­tas o tra­ba­je de la mano de la ini­cia­ti­va pri­va­da, o in­clu­so im­ple­men­tar un mo­de­lo en que la distribución de­pen­da de am­bas par­tes en un tér­mino me­dio.

“Si lle­ga su­ce­der en Mé­xi­co, es muy im­por­tan­te que el go­bierno sea par­tí­ci­pe y se in­vo­lu­cre de for­ma ac­ti­va pa­ra lo­grar im­ple­men­ta­ra es­ta ten­den­cia”, men­cio­na.

Es­ta cla­se de tu­ris­mo can­ná­bi­co ope­ra en ciu­da­des co­mo Áms­ter­dam, en los Paí­ses Ba­jos; y en al­gu­nos es­ta­dos ame­ri­ca­nos co­mo Ca­li­for­nia, Co­lo­ra­do, Mai­ne y Mas­sa­chu­setts

En enero, el ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo, En­ri­que de la Ma­drid, de­cla­ró que le­ga­li­zar el con­su­mo de es­ta plan­ta en al­gu­nos lu­ga­res po­dría ele­var los ín­di­ces de se­gu­ri­dad

en la ciu­dad de Den­ver, co­lo­ra­do, se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ma­ri­gua­na co­mo los ‘Can­na­bis Tours’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.