Arro­pan co­mo en los vie­jos tiem­pos a Pe­dro Ha­ces

El nue­vo se­na­dor de Mo­re­na en su­plen­cia de Ger­mán Mar­tí­nez pro­me­tió lim­piar de de­da­zos, ma­las prác­ti­cas y co­rrup­ción al sin­di­ca­lis­mo me­xi­cano

Reporte Indigo Monterrey - - REPORTE - Por ru­bén ZERMEÑO @Ru­ben­zer­meno

en la CATEM, lo su­plió.

“Que­re­mos ver a Pe­dro, ve­ni­mos a ver Pe­dro”, in­sis­tían un gru­po de per­so­nas bus­can­do en­trar al Se­na­do sin lo­grar su co­me­ti­do. Aden­tro y des­pués de ha­ber to­ma­do po­se­sión, el nue­vo se­na­dor se to­ma­ba fo­to­gra­fías con hom­bre de tra­je y mu­je­res en ta­co­nes. Al­gu­nos lo lla­ma­ban ami­go, otros Pe­dri­to, je­fe o com­pa­dre.

Des­pués de las fotos, Ha­ces sa­lió al jar­dín Luis Pas­teur don­de sus agre­mia­dos lo es­pe­ra­ban con ba­tu­ca­das, ban­de­ras y gri­tos.

“Con un ser­vi­dor en el Se­na­do na­die va a vol­ver a pi­so­tear los de­re­chos que por tan­tos años las otro­ras po­de­ro­sas con­fe­de­ra­cio­nes que se ex­tin­guie­ron el pa­sa­do 1 de ju­lio, hi­cie­ron.

“Hoy nun­ca más un tra­ba­ja­dor mal pa­ga­do, un tra­ba­ja­dor en­tre­ga­do al sec­tor pa­tro­nal. De­be­mos de tra­ba­jar de la mano de los em­pre­sa­rios pe­ro no en­tre­gar a los tra­ba­ja­do­res por­que no son co­sas, son se­res hu­ma­nos. Aquí en el Se­na­do hay una voz que es la voz de todos us­te­des. Mu­chas gra­cias por su apo­yo”, les di­jo pa­ra des­pués de cin­co mi­nu­tos de sol vol­ver a en­trar al Se­na­do a to­mar­se más fotos y re­ci­bir más abra­zos.

Aden­tro el dis­cur­so fue más po­lí­ti­co y me­nos so­cial. Ha­ces Bar­ba pro­me­tió tra­ba­jar de la mano de los em­pre­sa­rios, com­ba­tir la co­rrup­ción, ver por los más ne­ce­si­ta­dos e izar la ban­de­ra de la aus­te­ri­dad, co­mo lo hi­zo López Obra­dor.

“No ha­brá más abu­sos, no más con­tra­tos de pro­tec­ción, hoy cam­bia la his­to­ria, por fin ha­brá un lí­der en el Se­na­do que se­rá la voz de todos los obre­ros de Mé­xi­co. Pri­me­ro los de aba­jo. El cu­rul de Pe­dro Ha­ces es de los tra­ba­ja­do­res. No pue­de ha­ber lí­de­res ca­da vez más ri­cos y tra­ba­ja­do­res más po­bres. Va­mos a tra­ba­jar ini­cia­ti­vas pa­ra sa­car a la gen­te ade­lan­te”, di­jo.

Al fi­na­li­zar su dis­cur­so, el nue­vo se­na­dor de Mo­re­na lan­zó un ama­gue al PRI, a su fiel Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co (CTM) y a su lí­der sin­di­cal, Car­los Ace­ves del Ol­mo.

“Las ins­ti­tu­cio­nes, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, las con­fe­de­ra­cio­nes obre­ras no son ma­las, nin­gu­na es ma­la, sus es­ta­tu­tos se han he­cho con ba­se en los be­ne­fi­cios de los tra­ba­ja­do­res, de­sa­for­tu­na­da­men­te al­gu­nas de sus di­ri­gen­cias se las han aca­ba­do. Se aca­bó eso que no era más que ca­ci­caz­go sin­di­cal. Nun­ca más ha­brá una elec­ción que no sea por vo­tos, se aca­bó la im­po­si­ción y se aca­bó el de­da­zo en los sin­di­ca­tos”, se­ña­ló pa­ra des­pués pro­me­ter que jun­to a la Co­mi­sión del tra­ba­jo y Na­po­león Gómez Urru­tia co­men­za­rían “el gran cam­bio” del sin­di­ca­lis­mo en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.