ADA He­ger­berg, ins­pi­ra­ción pa­ra ni­ñas

La de­lan­te­ra no­rue­ga es la pri­me­ra mujer en ob­te­ner el Ba­lón de Oro. El ejem­plo de la ju­ga­do­ra pue­de pro­vo­car que otras ni­ñas y jó­ve­nes quie­ran in­cur­sio­nar en el fut­bol y otros sec­to­res con ma­yor par­ti­ci­pa­ción mas­cu­li­na

Reporte Indigo Monterrey - - LATITUD - POR ma­ria­na re­ca­mier ma­ria­na.re­ca­[email protected]­por­tein­di­go.com

Las­mu­je­res­po­coa­po­co se abren es­pa­cio en el fut­bol pro­fe­sio­nal y con su in­cur­sión en es­te de­por­te se con­vier­ten en un re­fe­ren­te pa­ra las ni­ñas y jó­ve­nes que quie­ren ex­plo­rar es­pa­cios asig­na­dos his­tó­ri­ca­men­te a hom­bres.

El ejem­plo más re­cien­te de es­te fe­nó­meno es la fut­bo­lis­ta no­rue­ga Ada He­ger­berg, quien es­ta se­ma­na fue ele­gi­da por la revista Fran­ce Foot­ball co­mo la pri­me­ra mujer que re­ci­be el Ba­lón de Oro, el ma­yor re­co­no­ci­mien­to in­di­vi­dual de fut­bol en el mun­do.

He­ger­berg ape­nas tie­ne 23 años y ya es una mo­de­lo a se­guir pa­ra las mu­je­res que quie­ren in­cur­sio­nar en cual­quier sec­tor pro­ta­go­ni­za­do por hom­bres. Su ca­rre­ra es­tá po­bla­da por éxi­tos y el má­xi­mo fue el lu­nes pa­sa­do, cuan­do se con­vir­tió en la pri­me­ra fut­bo­lis­ta en ob­te­ner el Ba­lón de Oro en la ca­te­go­ría fe­me­ni­na.

Se­sen­ta y tres años des­pués de que Stan­ley Matt­hews re­ci­bie­ra el tro­feo, la fut­bo­lis­ta en­tró al Grand Pa­lais en Pa­rís pa­ra sos­te­ner en sus ma­nos el ba­lón do­ra­do. Apro­ve­chó su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to pa­ra en­viar un men­sa­je a to­das las mu­je­res del mun­do.

“Es muy im­por­tan­te que se ha­ya crea­do una ca­te­go­ría pa­ra las mu­je­res en el Ba­lón de Oro, por eso quie­ro aca­bar con un men­sa­je a to­das las jó­ve­nes: crean en us­te­des, no pa­ren nun­ca. Si yo tu­vie­ra 16 años, me hu­bie­ra ins­pi­ra­do mu­cho vien­do es­ta ce­re­mo­nia. Es his­tó­ri­co”, di­jo la ju­ga­do­ra.

En el mis­mo sen­ti­do, la doc­to­ra en cien­cias so­cia­les Hor­ten­sia Mo­reno Es­par­za ex­pli­ca que en to­das las pro­fe­sio­nes y de­por­tes ha­cen fal­ta mu­je­res que sean mo­de­los fuer­tes pa­ra que las ni­ñas ten­gan re­fe­ren­tes.

“El he­cho de que exis­tan es­tre­llas de­por­tis­tas mu­je­res per­mi­te a las ni­ñas sa­ber que es­tá bien si quie­ren ju­gar fut­bol y que es­te de­por­te es una ac­ti­vi­dad que les da ale­gría, di­ver­sión y fuer­za. En­ton­ces sí es muy im­por­tan­te que es­ta chi­ca ha­ya ga­na­do el pre­mio”, afir­ma la in­ves­ti­ga­do­ra so­bre la in­ter­sec­ción en­tre gé­ne­ro y de­por­te.

La tam­bién au­to­ra del ar­tícu­lo aca­dé­mi­co ‘Me hu­bie­ra en­can­ta­do vi­vir del fut­bol’ señala que es im­por­tan­te que las mu­je­res ten­gan re­fe­ren­tes en la in­fan­cia por­que es el mo­men­to en el que se in­vo­lu­cran por pri­me­ra vez en los de­por­tes.

“Es en la in­fan­cia cuan­do to­das las per­so­nas em­pie­zan a prac­ti­car un de­por­te y se vuel­ven afi­cio­na­dos a es­te”, ase­gu­ra la pro­fe­so­ra.

Una in­te­gran­te de Versus Mé­xi­co, or­ga­ni­za­ción que fo­men­ta de­ba­tes so­bre la dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro, cla­se y ra­za en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, pun­tua­li­za que des­de ha­ce mu­cho tiem­po exis­ten mu­je­res que ejer­cen el fut­bol de for­ma pro­fe­sio­nal, sin em­bar­go, sus lo­gros no apa­re­cen en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y es por eso que no pue­den con­ver­tir­se en ejem­plo pa­ra otras ge­ne­ra­cio­nes.

“Des­de ha­ce mu­cho tiem­po hay mu­je­res fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les, pe­ro no exis­te una re­pre­sen­ta­ción de las ído­los fut­bo­lís­ti­cas en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pue­dan ubi­car”, afir­ma Ma­rion Rei­mers, fun­da­do­ra de Versus Mé­xi­co.

“El he­cho de que exis­tan de­por­tis­tas es­tre­llas mu­je­res per­mi­te a las ni­ñas sa­ber que es­tá bien si quie­ren ju­gar fut­bol yque es­te de­por­te es una ac­ti­vi­dad que les da ale­gría, di­ver­sión y fuer­za

Hor­ten­sia Mo­reno Es­par­za Es­pe­cia­lis­ta en de­por­te y gé­ne­ro

¿Quién es la fut­bo­lis­ta?

La fut­bo­lis­ta no­rue­ga es un ejem­plo ideal pa­ra las ni­ñas y jó­ve­nes in­tere­sa­das en el de­por­te por­que hi­zo his­to­ria en va­rios ni­ve­les. Ga­nó con su equi­po Olym­pi­que de Lyon el tí­tu­lo de la liga fran­ce­sa y lue­go se co­ro­na­ron, por ter­ce­ra vez con­se­cu­ti­va, en la Cham­pions Lea­gue Fe­me­ni­na.

Fue la má­xi­ma go­lea­do­ra del cer­ta­men de es­te año con 15 ano­ta­cio­nes. Des­de que ate­rri­zó en Lyon en el 2014 ha mar­ca­do 185 go­les en 149 par­ti­dos. Su téc­ni­ca tie­ne una te­si­tu­ra eu­ro­pea y una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les es su gran ve­lo­ci­dad.

“Tie­ne una gran ca­pa­ci­dad pa­ra con­du­cir. Es en­ca­ra­do­ra, sa­be de­fi­nir muy bien. Es una de­lan­te­ra que no fa­lla cuan­do es­tá en el área y eso es al­go que ha­ce que des­ta­quen los gran­des fut­bo­lis­tas que jue­gan esa posición”, des­cri­be Rei­mers.

La fun­da­do­ra de Versus Mé­xi­co agre­ga que la de­lan­te­ra no tie­ne lo que se de­no­mi­na jo­go bo­ni­to o gin­ga, es de­cir, la ma­ne­ra en la que los bra­si­le­ños de­no­mi­nan la ma­gia de al­gu­nos fut­bo­lis­tas sud­ame­ri­ca­nos, sin em­bar­go, Rei­mers con­si­de­ra que He­ger­berg tie­ne un es­ti­lo eu­ro­peo y es muy ve­loz.

Ade­más, la de­sigual­dad abis­mal que exis­te res­pec­to al fút­bol mas­cu­lino se ha acor­ta­do con He­ger­berg: el Olym­pi­que le ha subido el sa­la­rio has­ta los 500 mil eu­ros anua­les, una ci­fra his­tó­ri­ca pa­ra las fut­bo­lis­tas, y su con­tra­to ex­pi­ra en 2021.

He­ger­berg na­ció en Mol­de, en el cen­tro de No­rue­ga, en 1995. Des­de pe­que­ña co­men­zó a ju­gar en di­fe­ren­tes equi­pos, don­de siem­pre se des­ta­có por su ca­pa­ci­dad pa­ra ano­tar go­les.

La pri­me­ra ga­na­do­ra del Ba­lón de Oro he­re­dó de sus pa­dres la pa­sión por el fut­bol. Los He­ger­berg más que una familia son un clan de­por­ti­vo. Stein Erik, el pa­dre, es en­tre­na­dor y Gerd, la ma­dre, fue de­lan­te­ra in­ter­na­cio­nal. Su her­ma­na Adri­ne es ju­ga­do­ra pro­fe­sio­nal y su her­mano un afi­cio­na­do al fut­bol.

Por esa ra­zón co­men­zó jo­ven co­mo pro­fe­sio­nal de es­te de­por­te. De­bu­tó cuan­do te­nía 15 años en el equi­po de Kol­botn y en su se­gun­do año en la prin­ci­pal liga fe­me­ni­na de su país fue de­sig­na­da co­mo la me­jor ju­ga­do­ra jo­ven y una de las má­xi­mas go­lea­do­ras de su ca­te­go­ría.

Eso le per­mi­tió ser con­vo­ca­da pa­ra la se­lec­ción de No­rue­ga de ma­yo­res con ape­nas 18 años y su par­ti­ci­pa­ción re­sul­tó cla­ve pa­ra que su equi­po lle­ga­ra en se­gun­do lu­gar en el Cam­peo­na­to Eu­ro­peo de 2013.

En 2014, el Lyon, uno de los clu­bes más po­de­ro­sos a ni­vel fe­me­nino en Eu­ro­pa la su­mó a sus fi­las y con el club fran­cés es­ca­ló a ni­ve­les ré­cord: con­si­guió seis tí­tu­los lo­ca­les y tres Cham­pions Lea­gue fe­me­ni­nas.

En 2015, en un he­cho his­tó­ri­co, He­ger­berg re­ci­bió el pre­mio al me­jor fut­bo­lis­ta de No­rue­ga. Era la pri­me­ra vez en 20 años que una mujer lo ga­na­ba, des­pués de que en 1995 lo re­ci­bie­ra He­ge Rii­se.

La pri­me­ra mujer que re­ci­bió el Ba­lón de Oro ya re­gre­só a los en­tre­na­mien­tos des­pués de las ce­le­bra­cio­nes. Se mue­ve con ve­lo­ci­dad en la can­cha mien­tras es el mo­de­lo a se­guir de mu­chas ni­ñas que sue­ñan con con­ver­tir­se en las nue­vas rei­nas del fut­bol.

No exis­te una re­pre­sen­ta­ción de las ído­los fut­bo­lís­ti­cas en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pue­dan ubi­car”

Ma­rion Rei­mers Fun­da­do­ra de Versus Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.