Un ho­me­na­je a los maes­tros

La pe­lí­cu­la La Pro­me­sa, ba­sa­da en una his­to­ria real, bus­ca reivin­di­car a los pro­fe­so­res co­mo fi­gu­ras cen­tra­les de la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te en co­mu­ni­da­des pe­que­ñas y ale­ja­das de las ciu­da­des

Reporte Indigo Monterrey - - PIENSA - Por Jo­sé Pa­blo Es­pín­do­la @joss­pa10

En un ale­ja­do y pin­to­res­co pue­bli­to de Mé­xi­co, vi­ve Leo, un ni­ño re­bel­de, pe­ro muy in­te­li­gen­te, que le ha­ce la vi­da im­po­si­ble al “Pro­fe” Cruz y a sus com­pa­ñe­ros de es­cue­la. A pe­sar de su com­por­ta­mien­to, el ta­len­to de Leo lo ha­ce dis­tin­guir­se de en­tre los de­más alum­nos.

Su abue­lo, su Ma­má y el “Pro­fe” Cruz le mos­tra­rán al ni­ño un mun­do nue­vo a tra­vés de los li­bros. En ese pue­blo, la lec­tu­ra se vuel­ve un ele­men­to cla­ve pa­ra la trans­for­ma­ción, no só­lo de Leo, sino de to­da la co­mu­ni­dad.

Esa es la tra­ma de la pe­lí­cu­la La Pro­me­sa, cu­yo con­te­ni­do pue­de ser vis­to en familia y re­sal­ta la vi­sión de un Mé­xi­co que quie­re ver­se cre­cer. “Na­rra­da de una ma­ne­ra sen­ci­lla y cla­ra, La Pro­me­sa de­be ser an­te to­do un re­fle­jo ín­ti­mo de lo que so­mos y de lo que nos dig­ni­fi­ca co­mo se­res hu­ma­nos, in­clu­so en la ad­ver­si­dad”, co­men­ta Ós­car Blan­car­te, di­rec­tor de la cin­ta.

El fil­me mues­tra có­mo en aquel pue­blo, la lec­tu­ra es vis­ta co­mo ac­ti­vi­dad que so­li­da­ri­za, pro­vo­ca cam­bios po­si­ti­vos en la co­mu­ni­dad y ofre­ce nue­vos ca­mi­nos pa­ra la su­pera­ción de quie­nes se reúnen en torno a ella. “La gran ima­gi­na­ción del per­so­na­je de Leo es el eje cen­tral, per­mi­tién­do­le al pú­bli­co ver el mun­do a tra­vés de sus ojos. Sim­bo­li­za la pu­re­za y es­pon­ta­nei­dad de los ni­ños de nues­tro país”, des­ta­ca Blan­car­te.

Pa­ra Ales­sio Va­len­ti­ni, ac­tor que in­ter­pre­ta a Leo, La Pro­me­sa “es una pe­lí­cu­la muy bo­ni­ta que re­co­no­ce el tra­ba­jo de los maes­tros, por­que es­ta­mos de acuer­do que to­dos tu­vi­mos un pro­fe con el que te sen­tías iden­ti­fi­ca­do y que te sal­vó en al­gún mo­men­to”.

El ob­je­ti­vo de la cin­ta es mos­trar la re­le­van­cia que tie­nen los maes­tros en la for­ma­ción de los se­res hu­ma­nos y el im­pac­to que pue­den pro­vo­car en ellos.

Cons­cien­te de la ma­gia de los li­bros, el “Pro­fe” Cruz fun­da en el pue­blo el club de lec­tu­ra La Ho­ja­ras­ca, en el que ha­ce que to­dos los ha­bi­tan­tes del lu­gar, los do­min­gos, lean un li­bro com­ple­to en voz al­ta.

“La pe­lí­cu­la na­ce de una his­to­ria real que su­ce­dió en un pue­blo lla­ma­do el Re­co­ve­co, en Si­na­loa, le­jos de la ciu­dad y con la vio­len­cia de­sen­fre­na­da. En ese lu­gar vi­ve el ‘Pro­fe’ Cruz, quien for­ma una cruzada pa­ra ha­cer que la gen­te del pue­blo lea. Es­to lo lle­va a crear la pri­me­ra bi­blio­te­ca y un club de lec­tu­ra. En un aniver­sa­rio, re­ta a to­dos a leer en voz al­ta y de co­rri­do Cien años de so­le­dad, de Ga­briel Gar­cía Már­quez. Lo lo­gra­ron en 20 ho­ras”, cuen­ta Car­los Ba­rrón, pro­duc­tor de la cin­ta.

La ex­pe­rien­cia más gran­de que apren­dió Va­len­ti­ni du­ran­te el ro­da­je fue que los li­bros son in­creí­bles, por­que te per­mi­ten vo­lar, via­jar, sin im­por­tar los re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

Pa­ra Ba­rrón es muy im­por­tan­te acla­rar que la pe­lí­cu­la es com­ple­ta­men­te fa­mi­liar. No hay gro­se­rías ni do­bles sen­ti­dos, pe­ro si mu­cha di­ver­sión, ade­más de te­ner un men­sa­je muy vi­gen­te.

El ac­tor Ma­rio Za­ra­go­za, que da vi­da en la cin­ta al “Pro­fe” Cruz, opi­na que la pro­duc­ción me­xi­ca­na tam­bién in­vi­ta a reivin­di­car al maes­tro co­mo una fi­gu­ra cen­tral, es­pe­cial­men­te en las co­mu­ni­da­des

La Pro­me­sa ya se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en las sa­les de ci­ne de va­rias ciu­da­des del país

pe­que­ñas y ale­ja­das de la ciu­dad.

Pa­ra ellos, lo que ne­ce­si­ta el sis­te­ma de edu­ca­ción me­xi­cano es sen­si­bi­li­zar­se pa­ra aten­der las pro­ble­má­ti­cas del país y tra- ba­jar en los ele­men­tos bá­si­cos: pen­sa­mien­to ana­lí­ti­co y do­mi­nio del len­gua­je.

“Es una par­te po­lí­ti­ca de la do­cen­cia que es real y se tie­ne que en­fren­tar. Aquí el ‘Pro­fe’ Cruz es­tá en una co­mu­ni­dad pe­que­ña, tie­ne al­gu­nos cuan­tos alum­nos a los que les pue­de de­di­car un po­co más de tiem­po, que es un va­lor im­por­tan­te en la do­cen­cia. El ‘Pro­fe’ es rec­to, siem­pre mi­ra al fren­te, es un hom­bre que tie­ne la ca­pa­ci­dad de ver y en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des de sus alum­nos pa­ra se­guir con sus es­tu­dios. Mu­chas per­so­nas que ya han vis­to la cin­ta di­cen que oja­lá así hu­bie­ra maes­tros en Mé­xi­co”, co­men­ta Za­ra­go­za.

La Pro­me­sa ya se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en cines de la Ciu­dad de Mé­xi­co y Área Me­tro­po­li­ta­na,

El ‘Pro­fe’ es rec­to, siem­pre mi­ra al fren­te, es un hom­bre que tie­ne la ca­pa­ci­dad de ver y en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des de sus alum­nos”

Ma­rio Za­ra­go­za Ac­tor

Gua­da­la­ja­ra, To­lu­ca, Cuer­na­va­ca, Cu­lia­cán, Ma­zatlán, Los Mo­chis, Villahermosa y Tuxtla Gu­tié­rrez.

Or­gu­llo me­xi­cano

El pro­fe­sor Cruz Her­nán­dez vi­ve en el Re­co­ve­co, un pue­blo de Si­na­loa. Ha­ce 16 años tu­vo la idea de or­ga­ni­zar una se­ma­na de­di­ca­da al es­cri­tor Gar­cía Már­quez y a tra­vés de la lec­tu­ra de sus no­ve­las, los jó­ve­nes del Cen­tro de Ba­chi­lle­ra­to Tec­no­ló­gi­co Agro­pe­cua­rio 133 se acer­ca­ran a la cul­tu­ra y se ale­ja­ran de la vio­len­cia.

Cruz Her­nán­dez lo­gró en­trar en con­tac­to con el es­cri­tor, se reunie­ron per­so­nal­men­te en 2007. Fue tan­ta la em­pa­tía que en­ta­bla­ron una amis­tad. Gar­cía Már­quez, en sus úl­ti­mos años de vi­da, do­nó li­bros a la bi­blio­te­ca del pue­blo, y has­ta la fecha, la familia del es­cri­tor con­ti­núa man­dan­do ma­te­rial de lec­tu­ra has­ta el pue­blo de Si­na­loa.

Esa se­ma­na que ini­ció ha­ce 16 años, aho­ra es un festival que co­mien­za ca­da 6 de mar­zo, co­mo ho­me­na­je a la fecha en que na­ció Ga­briel Gar­cía Már­quez en 1927, en Ara­ca­ta­ca, Co­lom­bia.

La gran ima­gi­na­ción del per­so­na­je de Leo es el eje cen­tral, per­mi­tién­do­le al pú­bli­co ver el mun­do a tra­vés de sus ojos”

Ós­car Blan­car­te Di­rec­tor de la cin­ta El ob­je­ti­vo de la cin­ta es mos­trar la re­le­van­cia que tie­nen los maes­tros en la so­cie­dad

Ales­sio Va­len­ti­ni in­ter­pre­ta a Leo en la cin­ta, un chi­co muy in­te­li­gen­te, pe­ro re­bel­de que le ha­ce bro­mas a su maes­tro y com­pa­ñe­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.