La cuar­ta trans

Reporte Indigo Monterrey - - MTY - in­di­ra Kem­pis in­di­ra­kem­[email protected] @in_­dei

El sá­ba­do pa­sa­do fue un día his­tó­ri­co. Tras 18 años y me­dian­te di­fe­ren­tes vías,

an­drés Ma­nuel ló­pez obra­dor lo­gró, jun­to a sus alia­dos, ser pre­si­den­te de Mé­xi­co. Un hom­bre que ha pa­sa­do por to­do lo ima­gi­na­ble: la lu­cha so­cial, el

priis­mo y la fun­da­ción de un nue­vo par­ti­do. Pe­ro, la eter­na cam­pa­ña, para “bien o mal”, por fin ter­mi­nó.

No ca­be du­da que es un lí­der ca­ris­má­ti­co. Ha sa­bi­do sa­car las emo­cio­nes de un país ne­ce­si­ta­do has­ta la mé­du­la de es­pe­ran­za. En un har­taz­go ge­ne­ra­li­za­do, ya no sa­be­mos qué más ni có­mo ha­cer (si es que es­ta­mos ha­cien­do al­go). Al­gu­nos lle­va­dos por el ma­ni­queís­mo. Otros ape­lan­do a la con­cien­cia his­tó­ri­ca y, qui­zá, otros más pen­san­do que más va­le “ma­lo co­no­ci­do que bueno por co­no­cer”, cons­trui­mos una realidad di­fe­ren­te a la que to­da­vía le ve­mos ca­ra de in­cer­ti­dum­bre.

El pro­ble­ma, en­ton­ces, ya no es un go­bierno de iz­quier­da en un mundo que ha cam­bia­do tan­to que las ideo­lo­gías ya no tie­nen ca­bi­da y es­tán des­di­bu­ja­das en la co­rrup­ción, im­pu­ni­dad y de­sigual­dad, que de iz­quier­da y de de­re­cha se de­ri­van. El pro­ble­ma es una so­cie­dad que se que­da di­vi­di­da y en la zozobra.

Por­que por más que sea una proeza, no lo es si és­ta no se sos­tie­ne en el tiem­po con de­ci­sio­nes acer­ta­das, con

cer­te­za de las co­sas que se es­pe­ran y con la más am­plia cla­ri­dad téc­ni­ca -sí, téc­ni­ca- de lo que sig­ni­fi­ca la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, que no es lo mis­mo que

la fun­ción o el ser­vi­cio pú­bli­co. Ad­mi­nis­trar un país, sus re­cur­sos hu­ma­nos, ins­ti­tu­cio­nes, pre­su­pues­tos no es ni la mí­ni­ma ta­rea fá­cil. Si bien es cier­to que hay que dar “be­ne­fi­cios de du­da”, tam­bién ha­bría que ser mu­cho más exi­gen­tes que con­des­cen­dien­tes tan­to en el fon­do, la for­ma y la vi­sión del

país que que­re­mos.

En es­te mo­men­to no exis­te brú­ju­la que al­can­ce. Las in­con­gruen­cias, el “no pe­ro siem­pre sí” (por ejem­plo, al re­ti­rar de las ca­lles a los mi­li­ta­res y lue­go afir­mar que van a exis­tir “po­li­cías” mi­li­ta­res en la se­gu­ri­dad pú­bli­ca); las li­mi­tan­tes en los pro­yec­tos que se creían fac­ti­bles y lue­go no en el ae­ro­puer­to de Tex­co­co; el al­za del dó­lar y la des­es­ta­bi­li­dad en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros de­nos­ta­da a par­tir de de­cla­ra­cio­nes; la ter­na a Mi­nis­tros y Mi­nis­tras de la su­pre­ma cor­te que han si­do can­di­da­tas del par­ti­do que aho­ra es ma­yo­ri­ta­rio; el per­dón an­tes que la jus­ti­cia a los co­rrup­tos y una se­rie de co­sas más es lo que es­tá crean­do más du­das que be­ne­fi­cios de du­das.

Y el ries­go más gran­de an­te es­to es la

des­con­fian­za. Por­que en es­te mo­men­to po­cos son los que creen con fe cie­ga, aun­que pa­rez­ca que no. Gran­des son los re­tos co­lec­ti­vos a los que nos en­fren­ta­mos. Más allá de los ac­tos sim­bó­li­cos, co­mo ven­der el avión pre­si­den­cial o abrir los pi­nos, las ne­ce­si­da­des que te­ne­mos no se so­lu­cio­nan ni en lo mí­ni­mo con ac­tos co­mo es­tos.

Se re­quie­re mu­cha au­to­crí­ti­ca cuan­do se lle­ga al po­der, lo di­go por ex­pe­rien­cia. Se ne­ce­si­ta más exi­gen­cia que la fies­ta del 1 de di­ciem­bre ya pa­só. Se re­quie­re una so­cie­dad que ha­ga con­tra­pe­sos más que aplau­dir re­sul­ta­dos que to­da­vía no son más que los de ga­nar una cam­pa­ña.

Si real­men­te que­re­mos ha­cer la

trans­for­ma­ción, ne­ce­si­ta­mos que la co­rres­pon­sa­bi­li­dad sea de ida y vuel­ta, que el com­pro­mi­so de la ciu­da­da­nía sea tan vi­si­ble co­mo quie­nes to­ma­mos pro­tes­ta. Que no se nos ol­vi­de, que al me­nos en­ten­da­mos que Me­xi­co no es el país de un só­lo hom­bre, aquí es­ta­mos to­dos. Lo de me­nos es cam­biar de “sal­va­dor”, lo de más im­pac­to es te­ner, real­men­te te­ner, un pre­si­den­te para to­dos.

el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, An­drés ma­nuel Ló­pez obra­dor, re­quie­re de un go­bierno au­to­crí­ti­co para lo­grar una trans­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.