El otro ci­ne es­ta­dou­ni­den­se

Gus Van Sant se ca­rac­te­ri­za por rea­li­zar pe­lí­cu­las in­có­mo­das, fue­ra del cir­cui­to holly­woo­den­se y que con­si­guen el re­co­no­ci­mien­to del pú­bli­co y la crí­ti­ca; hoy el ci­neas­ta es­tre­na en Mé­xi­co No te preocupes, no irá le­jos, cin­ta ins­pi­ra­da en el ca­ri­ca­tu­ris­ta

Reporte Indigo Monterrey - - PIENSA - Por Hi­dal­go nei­ra @Zau­ber­kunstler

nó­ma­da de­bi­do al tra­ba­jo de su pa­dre, quien era ven­de­dor am­bu­lan­te por to­dos los rin­co­nes de Es­ta­dos Uni­dos, Gus Van Sant su­po apre­ciar los dis­tin­tos pa­ra­jes del país nor­te­ame­ri­cano, des­de su na­tal Louis­vi­lle, Ken­tucky, has­ta Da­rien, Con­nec­ti­cut, pa­san­do por Portland, Ore­gón.

Des­de jo­ven to­mó la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca fa­mi­liar para ex­pe­ri­men­tar con la ima­gen fi­ja, para des­pués pa­sar a rea­li­zar fil­mes ex­pe­ri­men­ta­les, en 1968, cuan­do ape­nas te­nía 16 años.

“Me sen­tí in­fluen­cia­do par­cial­men­te por la es­ce­na neo­yor­qui­na un­der­ground de fil­ma­ción, en la que ma­yo­ri­ta­ria­men­te ha­bía pin­to­res y em­pe­cé a di­bu­jar y ju­gar con el fil­me e hi­ce pie­zas ex­pe­ri­men­ta­les has­ta que fui a la es­cue­la de ar­te para pin­tar y así de­ci­dí tra­ba­jar en fil­mar”, di­jo el di­rec­tor, en una en­tre­vis­ta del Mu­sée de l’ely­sée, en ju­lio pa­sa­do.

Des­pués de es­tar ma­tri­cu­la­do en la Es­cue­la de Di­se­ño de Rho­de Is­land, en 1970, va­gó un tiem­po por Eu­ro­pa; seis años des­pués se es­ta­ble­ció en Los Án­ge­les, don­de le­jos de es­tar em­be­le­sa­do con las gran­des mar­que­si­nas y lu­mi­na­rias, se me­tió en el sub­mun­do de la ur­be.

La mar­gi­na­ción so­cial se vol­vió un tó­pi­co de su in­te­rés, por lo que la re­tra­tó en su pri­mer lar­go­me­tra­je Ma­la no­che, a sus 34 años de edad, y que ba­só en el es­cri­to au­to­bio­grá­fi­co del poeta Walt Cur­tis.

Aun­que lo­gró el re­co­no­ci­mien­to de la pren­sa —ya que ga­nó el Pre­mio de la Aso­cia­ción de Crí­ti­cos de Ci­ne de Los Án­ge­les— pre­fi­rió re­gre­sar a Portland y des­de ahí se­guir ges­tan­do sus pro­yec­tos, ya que Uni­ver­sal Stu­dios le co­que­teó con unir­lo a sus fi­las, pe­ro re­cha­za­ron sus pró­xi­mos fil­mes.

Van Sant si­guió el ca­mino del ci­ne in­de­pen­dien­te, ca­ta­pul­tan­do más con­tras­tes del Es­ta­dos Uni­dos que no re­fle­ja el sue­ño ame­ri­cano, ahí ven­dría Drugs­to­re Cow­boy, que has­ta la fe­cha tie­ne un ra­ting im­pe­ca­ble del 100 por cien­to en Rot­ten­to­ma­toes.com.

Des­pués de más de 35 años de tra­yec­to­ria ac­ti­va en el sép­ti­mo ar­te, Van Sant se ha con­ver­ti­do en un ci­neas­ta de cul­to; hoy es­tre­na No te preocupes, no irá le­jos, cin­ta que se ba­sa en la vi­da de John Ca­llahan, que que­dó pa­ra­lí­ti­co des­pués de un accidente au­to­mo­vi­lís­ti­co y tras esa ca­tás­tro­fe co­men­zó a di­bu­jar car­to­nes có­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.