Trick eye, un mu­seo con vi­da pro­pia

Una in­ves­ti­ga­ción ase­gu­ra que a los me­xi­ca­nos les gus­ta guar­dar los re­cuer­dos con fo­tos y vi­deos, por lo que es­te nue­vo es­pa­cio le per­mi­te a los vi­si­tan­tes in­ter­ac­tuar con las obras, a tra­vés de la realidad au­men­ta­da, y fo­to­gra­fiar­se den­tro de ellas

Reporte Indigo Monterrey - - PORTADA - Por Luz ran­gel @Luz­gri­mal­dy

en es­te mu­seo los vi­si­tan­tes pue­den en­trar en una pin­tu­ra o su­bir­se a una es­cul­tu­ra para ser par­te las obras que se ex­hi­ben. Las seis sa­las de ex­po­si­ción com­bi­nan la realidad au­men­ta­da y la pers­pec­ti­va para ofre­cer­le al pú­bli­co una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te e in­mer­si­va.

“El mu­seo es to­tal­men­te di­dác­ti­co, dis­frú­ten­lo mu­cho por­que real­men­te va­le la pe­na. Una vez que en­tran ca­da quien es­tá en su pro­pio mundo”, men­cio­na Anahí, una de las guías que acom­pa­ña du­ran­te el re­co­rri­do que pue­de du­rar más de una ho­ra.

En Trick Eye tam­po­co hay re­glas. Aquí no es­tá prohi­bi­do to­car las obras, de he­cho, se tra­ta de in­ter­ac­tuar con ellas. Las pie­zas ar­tís­ti­cas no es­tán den­tro de vi­tri­nas y el flash de la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca no les ha­ce nin­gún daño. Tam­po­co hay que guar­dar si­len­cio ni to­mar dis­tan­cia.

“Cam­bia­mos las res­tric­cio­nes de un mu­seo tra­di­cio­nal. Al con­tra­rio, ne­ce­si­ta­mos la par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co de una ma­ne­ra muy ac­ti­va, ne­ce­si­ta­mos que ven­gan a to­mar fo­tos, en­trar a los cua­dros y su­bir­se a las es­cul­tu­ras”, men­cio­na Mi­cae­la Moon, pre­si­den­ta de Trick Eye Mé­xi­co, en en­tre­vis­ta con Re­por­te Ín­di­go.

La pri­me­ra se­de de Trick Eye fue

Los vi­si­tan­tes po­drán dis­fru­tar de seis di­fe­ren­tes sa­las de tru­cos para la mi­ra­da, dis­tri­bui­das en mil 800 me­tros cua­dra­dos

abier­ta en Seúl, Co­rea del Sur, en 2010. Des­de en­ton­ces ex­pan­dió sus su­cur­sa­les por el con­ti­nen­te asiá­ti­co y ocho años des­pués abrió es­te 1 de di­ciem­bre su pri­me­ra lo­ca­ción en Amé­ri­ca La­ti­na.

“Siem­pre nos in­tere­só sa­lir de Asia y tu­vi­mos una opor­tu­ni­dad, un acer­ca­mien­to con la em­ba­ja­da de Mé­xi­co en Co­rea y con Pro­mé­xi­co. Nos abrie­ron las puer­tas, les in­tere­só el pro­yec­to y la ver­dad es que nos apo­ya­ron mu­cho para po­der en­trar”, men­cio­na en re­fe­ren­cia al fi­dei­co­mi­so que pro­mue­ve la in­ver­sión in­ter­na­cio­nal.

El pro­yec­to con­tó ini­cial­men­te con 5 millones de dó­la­res para traer 95 pie­zas dis­tri­bui­das en mil 800 me­tros cua­dra­dos, lo que con­vier­te a la se­de ubi­ca­da en el cen­tro co­mer­cial An­ta­ra Fas­hion Mall de la Ciudad de Mé­xi­co en la más gran­de de las 10 que exis­ten.

“En la ma­yo­ría he­mos te­ni­do, apro­xi­ma­da­men­te, un mi­llón de vi­si­tan­tes al año. En Mé­xi­co, el pri­mer día de la aper­tu­ra re­ci­bi­mos mil 500 per­so­nas y el do­min­go

tam­bién ese mis­mo nú­me­ro. es un buen co­mien­zo, he­mos arran­ca­do bas­tan­te bien y es­pe­ra­mos rom­per ré­cord de vi­si­tas”, ex­pre­sa Mi­cae­la Moon.

Sa­las de tram­pas para la vis­ta

en en­tre­vis­ta con Re­por­te Ín­di­go, la pre­si­den­ta de trick eye Mé­xi­co men­cio­na que 20 por cien­to de las obras es­tán he­chas es­pe­cial­men­te para es­ta se­de. el res­to de las pie­zas del mu­seo fue­ron se­lec­cio­nas se­gún el re­ci­bi­mien­to del pú­bli­co en otros paí­ses.

“hi­ci­mos in­ves­ti­ga­ción y des­cu­bri­mos que a los me­xi­ca­nos les gus­ta es­tar con la fa­mi­lia o los ami­gos los fi­nes de semana y guar­dan un re­cuer­do con fo­tos y vi­deos a don­de va­yan. en­ton­ces ese va­lor cree­mos que coin­ci­de con nues­tro mu­seo, en don­de es­ta­mos dan­do un es­pa­cio jus­ta­men­te para ha­cer lo que les gus­ta, al­go úni­co”, afir­ma Moon.

Para vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia trick eye ofre­ce co­ne­xión Wi­fi para des­car­gar la apli­ca­ción dis­po­ni­ble en los sis­te­mas ope­ra­ti­vos an­droid y ios, tan­to en te­lé­fono ce­lu­lar co­mo en ta­ble­ta elec­tró­ni­ca.

el vi­si­tan­te po­drá dis­fru­tar de seis sa­las de tru­cos para la mi­ra­da. Aqua Zo­ne da la bien­ve­ni­da con dra­go­nes ma­ri­nos que li­bran una ba­ta­lla con­tra una tor­men­ta; si­re­nas que es­con­den te­so­ros; un ti­bu­rón con los col­mi­llos dis­pues­tos a devorar a una víc­ti­ma y una pe­ce­ra don­de las cria­tu­ras del fon­do del mar con­vi­ven en­tre ale­teos y bur­bu­jas.

“las es­cul­tu­ras que hay son de am­bien­ta­ción, pe­ro la ma­yo­ría son com­ple­men­to de las obras de pers­pec­ti­va y los efec­tos de realidad au­men­ta­da”, ex­pli­ca Pa­tri­cia, in­te­gran­te del staff.

Des­pués vie­ne la Mas­ter­pie­ce Zo­ne, don­de obras maes­tras fa­mo­sa­sal­re­de­dor­del­mun­doad­quie­ren un nue­vo sig­ni­fi­ca­do. el pú­bli­co pue­de ser par­te de La no­che es­tre­lla­da, de van Gogh; sor­pren­der­se con El gri­to, de ed­vard Munch e in­ter­ac­tuar con la Ve­nus de Mi­lo que es­cul­pe su cuer­po, y El Da­vid que se rom­pe en va­rias pie­zas.

“ire­mos cam­bian­do las obras, al­gu­nos efec­tos de realidad au­men­ta­da y tam­bién el con­cep­to te­má­ti­co de sa­las com­ple­tas. te­ne­mos mu­chas op­cio­nes para pre­sen­tar y la in­ten­ción de que en esa sa­la po­da­mos ha­cer una te­má­ti­ca acer­ca de Mé­xi­co con la ayu­da de es­tu­dian­tes de ar­te de aquí”, ade­lan­ta la pre­si­den­ta.

en la Jun­gle Zo­ne ani­ma­les de la sel­va se­rán par­te de la aven­tu­ra. la gen­te pue­de des­can­sar en un bam­bú­jun­toau­no­so­pan­da,obien, ser par­te de su so­pa. los gri­tos de King Kong tie­nen un es­pa­cio es­pe­cial cer­ca de un char­co de ra­nas. Y los di­no­sau­rios tam­bién tie­nen ca­bi­da, la gen­te pue­de ser cap­tu­ra­da por un ti­ra­no­sau­rio rex o caer al agua del río.

Fi­nal­men­te es­tá la Best Trick Eye Zo­ne, una com­pi­la­ción de las me­jo­res obras de otros paí­ses para su ex­hi­bi­ción en Mé­xi­co. So­bre de­por­te, hay una ca­rre­ra de ca­ba­llos, los cua­les pue­den mon­tar­se, y una com­pe­ten­cia de na­do sin­cro­ni­za­do. es­ta zo­na tie­ne una al­fom­bra má­gi­ca so­bre la cual se pue­de me­di­tar y tam­bién pue­de vi­vir­se la si­mu­la­ción de un pa­ra­caí­das y es po­si­ble usar a la lu­na co­mo co­lum­pio. una de las atrac­cio­nes que me­jor acep­ta­ción ha te­ni­do es el cuar­to de ilu­sión óp­ti­ca en el que la es­ta­tu­ra cam­bia.

el mu­seo abre to­dos los días de 10:00 a 21:00 ho­ras. el cos­to va­ría se­gún el día de vi­si­ta. De lu­nes a jue­ves la en­tra­da para ni­ños va­le 199 pe­sos y 249 para adul­tos. el fin de semana, de viernes a do­min­go, sube a 249 para ni­ños y 299 pe­sos por adul­tos. Por aper­tu­ra hay un pre­cio es­pe­cial, has­ta el 14 de di­ciem­bre.

Cam­bia­mos las res­tric­cio­nes de un mu­seo tra­di­cio­nal. Al con­tra­rio, ne­ce­si­ta­mos la par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co”

Mi­cae­la Moon Pre­si­den­ta Trick Eye Mé­xi­co

| jo­se­pa­blo.es­pin­do­[email protected]­por­tein­di­go.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.