Via­cru­cis por ren­tar

Con­se­guir una vi­vien­da a pre­cio jus­to se ha vuel­to ca­si una mi­sión im­po­si­ble en Mé­xi­co. Las per­so­nas que bus­can arren­dar no só­lo se en­fren­tan al en­ca­re­ci­mien­to de las pro­pie­da­des, tam­bién a frau­des que pue­den com­pro­me­ter sus da­tos

Reporte Indigo Monterrey - - INDIGO NOMICS - Por Nayeli Me­za oroz­co @na­ye­li_ _me­za

Ca da vez más me­xi­ca­nos de­ci­den ren­tar una vi­vien­da en lu­gar de com­prar­la. Aun­que el pro­ce­so pa­re­ce­ría más sen­ci­llo, la reali­dad es que en­con­trar una pro­pie­dad en cual­quier cir­cuns­tan­cia se pue­de con­ver­tir en un via­cru­cis sin la ade­cua­da pla­nea­ción.

En los úl­ti­mos años, el mer­ca­do de vi­vien­da en ven­ta ha ido a la ba­ja, por el con­tra­rio el mo­de­lo de ren­ta avan­za. La úl­ti­ma En­cues­ta In­ter­cen­sal del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Ine­gi) mues­tra que la ven­ta de ca­sas ca­yó en 10.29 por cien­to, mien­tras que el arren­da­mien­to pre­sen­tó un in­cre­men­to de 33.5 por cien­to.

Otro as­pec­to a to­mar en cuen­ta es la in­se­gu­ri­dad que lle­gó al sec­tor in­mo­bi­lia­rio me­dian­te atrac­ti­vas ofer­tas, aun­que en reali­dad se tra­ten de es­ta­fas pa­ra ob­te­ner di­ne­ro e in­for­ma­ción de los in­te­re­sa­dos.

“La­men­ta­ble­men­te los usua­rios se pue­den en­fren­tar a mu­chos pe­li­gros, ya que a di­fe­ren­cia de la com­pra de un in­mue­ble, el pro­pie­ta­rio úni­ca­men­te pro­por­cio­na un ser­vi­cio y de­be cui­dar su pa­tri­mo­nio al má­xi­mo, por ello la exi­gen­cia en los re­qui­si­tos es ma­yor y hay más ex­po­si­ción de da­tos per­so­na­les”, di­ce Ce­ci­lia Fur­fa­ro, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Vi­va­nun­cios, el por­tal in­mo­bi­lia­rio de ebay.

El prin­ci­pal re­cur­so que los de­frau­da­do­res em­plean pa­ra atraer a sus víc­ti­mas son los anun­cios fal­sos en lí­nea. No re­sul­ta ex­tra­ño que es­te mo­dus ope­ran­di sea el fa­vo­ri­to, ya que apro­xi­ma­da­men­te 87 por cien­to de los me­xi­ca­nos uti­li­za in­ter­net co­mo el me­dio pa­ra bus­car ca­sa o de­par­ta­men­to, de acuer­do con el Es­tu­dio del Sec­tor In­mo­bi­lia­rio en Mé­xi­co y Per­fil del Com­pra­dor de Obra Nue­va ela­bo­ra­do por la pla­ta­for­ma Se­gun­da­mano.

Otras for­mas que se uti­li­zan es que el su­pues­to ca­se­ro ar­gu­men­ta que se en­cuen­tra fue­ra del país, por lo tan­to no pue­de mos­trar el in­mue­ble has­ta que se fir­me el con­tra­to, o in­clu­so en al­gu­nas oca­sio­nes se con­di­cio­na la en­tre­ga de la pro­pie­dad a cam­bio de un

ade­lan­to de has­ta seis me­ses, o se so­li­ci­tan da­tos per­so­na­les ase­gu­ran­do que se­rán em­plea­dos pa­ra una in­ves­ti­ga­ción.

Res­pec­to a la úl­ti­ma op­ción es im­por­tan­te des­ta­car que esa so­li­ci­tud es le­gal, pe­ro só­lo se pue­de rea­li­zar si el fu­tu­ro in­qui­lino lo au­to­ri­za, ya que la in­ves­ti­ga­ción por ren­ta sir­ve pa­ra que el pro­pie­ta­rio del in­mue­ble ten­ga cer­te­za de quién es la per­so­na que ha­bi­ta­rá el es­pa­cio y si tie­ne la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad.

Pa­ra evi­tar caer en frau­des in­mo­bi­lia­rios, Fur­fa­ro re­co­mien­da po­ner aten­ción en al­gu­nos ele­men­tos, co­mo pa­la­bras de ries­go en los cam­pos de ubi­ca­ción y anun­cios que ofre­cen ren­tar sin aval.

Tam­bién se pue­den iden­ti­fi­car el pa­trón del co­rreo elec­tró­ni­co y el nú­me­ro te­le­fó­ni­co, si la cla­ve la­da del te­lé­fono no coin­ci­de con la re­gión don­de se en­cuen­tra ubi­ca­do el in­mue­ble, es muy pro­ba­ble que se tra­te de una es­ta­fa.

En es­te sen­ti­do, Da­niel Nar­váez, ge­ren­te de Mer­ca­do­tec­nia de La­mu­di, re­co­mien­da pri­me­ro ha­cer una bús­que­da ex­haus­ti­va y cuan­do se en­cuen­tre al­gu­na op­ción acor­de con las ne­ce­si­da­des del in­tere­sa­do, el si­guien­te pa­so es agen­dar una ci­ta.

“Es muy im­por­tan­te que se es­ta­blez­ca con­tac­to con un pro­fe­sio­nal in­mo­bi­lia­rio, es­to ayu­da a dar cer­te­za y al mis­mo tiem­po se

Es muy im­por­tan­te que se es­ta­blez­ca con­tac­to con un pro­fe­sio­nal in­mo­bi­lia­rio, es­to ayu­da a dar cer­te­za y al mis­mo tiem­po se re­du­ce el pe­li­gro de que se tra­te de un frau­de” Da­niel Nar­váez Ge­ren­te de Mer­ca­do­tec­nia de La­mu­di

re­du­ce el pe­li­gro de que se tra­te de un frau­de”, pre­ci­sa Nar­váez.

Roo­mies, una for­ma de vi­vir

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes han de­rri­ba­do el pa­ra­dig­ma del sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Sin em­bar­go, se en­fren­tan a más li­mi­tan­tes a di­fe­ren­cia de sus pa­dres y abue­los pa­ra con­cre­tar el sue­ño de ha­cer­se de su pro­pio te­cho.

Aun­que 94 por cien­to de los mi­llen­nials me­xi­ca­nos pla­nea ad­qui­rir una vi­vien­da en los si­guien­tes cin­co años, un 68 por cien­to de quie­nes aún no po­seen su pa­tri­mo­nio lo atri­bu­yen a que ne­ce­si­tan un sa­la­rio más al­to y 66 por cien­to por­que re­quie­ren aho­rrar su­fi­cien­te pa­ra el en­gan­che, de acuer­do con el es­tu­dio ‘Más allá de los la­dri­llos’ ela­bo­ra­do por Kan­tar TNS y co­mi­sio­na­do por HSBC.

Fren­te a es­te es­ce­na­rio, los in­te­gran­tes de la ge­ne­ra­ción del Mi­le­nio han apos­ta­do a ren­tar vi­vien­da de ma­ne­ra com­par­ti­da.

El Ine­gi di­vi­de los ho­ga­res me­xi­ca­nos de dos ma­ne­ras: fa­mi­lia­res y no fa­mi­lia­res. Res­pec­to a los úl­ti­mos, 93 por cien­to es­tán in­te­gra­dos por una so­la per­so­na, mien­tras que 7 por cien­to son ha­bi­ta­dos por roo­mies y es­tán for­ma­dos por dos o más per­so­nas sin al­gu­na re­la­ción de pa­ren­tes­co.

“Ren­tar una vi­vien­da se vi­sua­li­za más en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, so­bre to­do, por los ba­jos sa­la­rios y los al­tos cos­tos, aun­que tam­bién se re­la­cio­na con una cues­tión de es­ta­bi­li­dad la­bo­ral o es­tu­dios”, ex­pli­ca Ce­ci­lia Fur­fa­ro.

Aun cuan­do el mo­de­lo com­par­ti­do ofre­ce va­rias ven­ta­jas, Da­niel Nar­váez ase­gu­ra que es­ta de­ci­sión no vie­ne so­la.

“La ten­den­cia de roo­mies va en au­men­to prin­ci­pal­men­te por el as­pec­to eco­nó­mi­co por­que es muy di­fí­cil que una per­so­na ab­sor­ba el pre­cio pro­me­dio de una ren­ta en las gran­des ciu­da­des, pe­ro el te­ma de la pri­va­ci­dad y la di­vi­sión de gas­tos pue­de no ser tan fa­vo­ra­ble pa­ra to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.