Un hom­bre de con­fian­za

Reporte Indigo Monterrey - - GDL - Por Jo­nat­han Ávila @joo­nat­ha­nag

El go­bierno de En­ri­que al­fa­ro per­dió a uno de sus hom­bres clave: ig­na­cio la­puen­te ro­dar­te, quien que­dó mar­ca­do co­mo un per­so­na­je dis­cre­to pe­ro fuer­te­men­te li­ga­do a los in­tere­ses in­mo­bi­lia­rios del lí­der na­ran­ja des­de los tiem­pos de su ges­tión co­mo al­cal­de de la ca­pi­tal ta­pa­tía

“Me due­le mu­cho que se nos ha­ya ade­lan­ta­do un en­tra­ña­ble y que­ri­do ami­go: Ig­na­cio La­puen­te Ro­dar­te. Lo va­mos a re­cor­dar con mu­cho ca­ri­ño. Mis con­do­len­cias a su fa­mi­lia”, ex­pre­só el go­ber­na­dor de Ja­lis­co, En­ri­que Al­fa­ro Ra­mí­rez a tra­vés de su cuen­ta de twit­ter, la­men­tan­do la muer­te de quien fue­ra pre­si­den­te del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción del Ins­ti­tu­to de Pen­sio­nes del Es­ta­do (IPEJAL).

La re­la­ción en­tre Al­fa­ro y La­puen­te Ro­dar­te se ci­ñó a los in­tere­ses in­mo­bi­lia­rios de am­bos per­so­na­jes, pues el aho­ra fa­lle­ci­do man­tu­vo re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la fa­mi­lia po­lí­ti­ca del ac­tual ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal a tra­vés de Gru­po Sands­torm Gam, em­pre­sa en don­de fun­gió co­mo di­rec­tor comercial y de ne­go­cios, en­car­ga­da de la vi­gi­lan­cia de los procesos in­ter­nos y la con­ce­sión de me­di­das de compensación pa­ra los desa­rro­llos irre­gu­la­res en el mu­ni­ci­pio de Gua­da­la­ja­ra.

No tar­dó mu­cho tiempo pa­ra La­puen­te Ro­dar­te fue­ra pre­sen­ta­do co­mo ti­tu­lar de la Con­tra­lo­ría Ciu­da­da­na de Gua­da­la­ja­ra. La ma­ña­na de su nom­bra­mien­to per­ma­ne­ció cer­cano a la puer­ta del sa­lón. Mi­ra­ba dis­cre­to el magno even­to que se­lla­ba la lle­ga­da de En­ri­que Al­fa­ro al mu­ni­ci­pio, el cual go­ber­nó has­ta di­ciem­bre de 2017 pa­ra de­di­car­se de lleno a la cam­pa­ña que lo co­lo­ca­ría en la má­xi­ma si­lla de Ja­lis­co.

La fo­to­gra­fía de aquel even­to se­ría un re­fle­jo del ac­tuar del con­tra­lor a lo lar­go de la ad­mi­nis­tra­ción: le­jos de la fi­gu­ra del al­cal­de y ca­si inad­ver­ti­do. Siem­pre al mar­gen. Aquel 24 de sep­tiem­bre del año 2015, En­ri­que Al­fa­ro pre­sen­tó a La­puen­te co­mo un ele­men­to ciu­da­dano y cur­ti­do en la ini­cia­ti­va pri­va­da. Aun­que no se ahon­dó mu­cho en su his­to­rial, de­bi­do a los ne­xos la­bo­ra­les que exis­tían en­tre él y el ex­cu­ña­do del lí­der na­ran­ja.

Pru­den­cia an­te la con­tro­ver­sia

Un año an­tes, el dos de sep­tiem­bre de 2014, Ig­na­cio La­puen­te Ro­dar­te y Ga­briel Mar­tí­nez Ra­mí­rez tu­vie­ron una reunión con Re­por­te Ín­di­go en un ca­fé cer­cano a la glo­rie­ta Minerva. El pri­me­ro fun­gien­do aún co­mo di­rec­tor comercial y de ne­go­cios del Gru­po Sands­torm Gam.

En di­cha en­tre­vis­ta, am­bos tra­ta­ban de des­lin­dar­se del se­ña­la­mien­to de ad­ju­di­ca­cio­nes di­rec­tas en obras pú­bli­cas re­la­ti­vas al pro­yec­to Ciu­dad Crea­ti­va Di­gi­tal, en cu­yos mon­tos se ha­bía re­ba­sa­do el to­pe le­gal. Ga­briel Mar­tí­nez di­jo ser cu­ña­do de En­ri­que Al­fa­ro, pe­ro que no por ello le ha­bía da­do be­ne­fi­cios y que tam­po­co se ha­bía vis­to fa­vo­re­ci­do en con­tra­ta­cio­nes du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción en Tla­jo­mul­co.

Por su par­te La­puen­te Ro­dar­te, se vio in­vo­lu­cra­do en la cam­pa­ña elec­to­ral de En­ri­que Al­fa­ro, es­tan­do en­tre los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les que asis­tie­ron al cie­rre de cam­pa­ña que se lle­vó a ca­bo en la Pla­za Juá­rez; cer­ca­noal­tem­ple­te­pe­roe­nu­na­zo­na no vi­si­ble pa­ra el res­to de la gen­te. Adi­cio­nal­men­te, fuen­tes cer­ca­nas al hoy go­ber­na­dor re­fie­ren que el mis­mo con­tra­lor hi­zo in­ver­sio­nes a la cam­pa­ña elec­to­ral de 2015, cuan­do En­ri­que Al­fa­ro “ama­rró” la al­cal­día de Gua­da­la­ja­ra.

Es por es­to que la ac­tua­ción del con­tra­lor en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca siem­pre que­dó en du­da. La­puen­te Ro­dar­te ha­bía se­ña­la­do no re­ci­bir lí­nea de na­die, al ser cues­tio­na­do por su par­cia­li­dad en la in­ves­ti­ga­ción a Car­los Del­ga­do “El We­ren” y el fa­vo­ri­tis­mo a em­pre­sas co­mo La Co­va­cha, Eu Zen e In­dat­com, lue­go de las per­sis­ten­tes de­nun­cias y se­ña­la­mien­tos por par­te de los re­gi­do­res de opo­si­ción, co­mo lo do­cu­men­to Re­por­te Indigo en 2016.

Tras el es­cán­da­lo de Hu­go Lu­na –je­fe de ga­bi­ne­te otro­ra mu­ni­ci­pal y ac­tual­men­te es­ta­tal– re­fe­ren­te a un au­dio en don­de pre­su­mía su po­der y ama­ga­ba al pre­si­den­te de la aso­cia­ción Mer­ca­do Co­ro­na Por Siem­pre, La­puen­te de­cla­ró que la in­for­ma­ción era in­su­fi­cien­te pa­ra po­der abrir una in­ves­ti­ga­ción en con­tra del fun­cio­na­rio.

los víncu­los en­tre ig­na­cio la­puen­te ro­dar­te con los ne­go­cios fa­mi­lia­res del go­ber­na­dor han pre­ten­di­do que­dar ocul­tos an­te el escrutinio pú­bli­co

re­es­cri­bien­do el pa­sa­do

Los víncu­los de Ig­na­cio La­puen­te Ro­dar­te con la em­pre­sa fa­mi­liar han que­da­do ocul­tos an­te el escrutinio pú­bli­co. Al ser nom­bra­do co­mo ti­tu­lar de la Con­tra­lo­ría Ciu­da­da­na en 2015, se omi­tió la men­ción de su pa­sa­do en Gru­po Sands­torm Gam, al igual que lo hi­zo con su de­cla­ra­ción 3de3, dis­po­ni­bles en la pá­gi­na web del mu­ni­ci­pio.

En el apar­ta­do en don­de se re­fie­re a la par­ti­ci­pa­ción de di­rec­cio­nes o con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción en em­pre­sas du­ran­te los úl­ti­mos años, tam­po­co apa­re­ce in­for­ma­ción al­gu­na.

La do­cu­men­ta­ción men­cio­na­ba

que el con­tra­lor ha­bía te­ni­do par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­ria en el ra­mo in­mo­bi­lia­rio des­de 1996 con la em­pre­sa Gin­co S.A. de C.V., con un por­cen­ta­je de po­se­sión del 30 por cien­to y una de an­ti­güe­dad al 2012 con el uno por cien­to de in­ver­sión en Lapy­co S.A. de C.V.,

Sin em­bar­go, los de­ta­lles de di­cha in­for­ma­ción fue­ron bo­rra­dos en la ac­tua­li­za­ción de su de­cla­ra­ción 3de3 pa­ra 2017, pues en la que apa­re­ce ac­tual­men­te no se men­cio­na el nom­bre de las em­pre­sas que sí apa­re­cían en el do­cu­men­to del 2015. En ra­zón de es­to se pue­de de­du­cir que el en­car­ga­do de lle­var a ca­bo las ta­reas de trans­pa­ren­cia, ren­di­ción de cuen­tas y com­ba­te a la co­rrup­ción, no cum­plió ca­bal­men­te con su pa­pel, in­clu­so pa­ra con­si­go mis­mo.

La de­cla­ra­ción 3de3 del con­tra­lor, que en el ca­so del res­to de los fun­cio­na­rios de­bían pa­sar por la re­vi­sión de su ofi­ci­na, omi­tió da­tos re­le­van­tes que aho­ra lo li­gan a la red de em­pre­sas que se vie­ron fa­vo­re­ci­das por la ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Al­fa­ro.

Las du­das sobre su par­ti­ci­pa­ción real en el Gru­po Sands­torm Gam se di­si­pan cuan­do, en re­gis­tros de la agen­da del di­rec­tor del Sis­te­ma In­ter­mu­ni­ci­pal de Agua Po­ta­ble y Al­can­ta­ri­lla­do (SIAPA), fe­cha­dos en 2013, se pue­de leer que la tar­de del pri­me­ro de oc­tu­bre de ese año, Ig­na­cio La­puen­te tu­vo una reunión an­te es­te or­ga­nis­mo y lue­go ob­te­ner con­tra­tos.

De es­te mo­do al in­te­rior de la ad­mi­nis­tra­ción pu­do rea­li­zar­se la red co­yun­tu­ral a fa­vor de las em­pre­sas cer­ca­nas a Gru­po Sands­torm Gam, sin que hu­bie­ra in­di­cios de una in­ves­ti­ga­ción por los ne­xos que li­ga­ban las ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y la pre­sen­cia de fun­cio­na­rios pú­bli­cos con con­flic­tos de in­te­rés evi­den­tes.

Le­jos de la fi­gu­ra del al­cal­de y ca­si inad­ver­ti­do. Siem­pre al mar­gen y sin dar en­tre­vis­tas es co­mo se re­cuer­da al con­tra­lor

Los ne­go­cios en­tre fa­mi­lia­res y alle­ga­dos del go­ber­na­dor en­ri­que Al­fa­ro han si­do do­cu­men­ta­dos am­plia­men­te des­de el 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.