Pro­po­nen Con­sul­tas con­tro­la­das y opa­cas

Es­pe­cia­lis­tas en te­mas ur­ba­nos coin­ci­den en que la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da por Pa­tri­cia Mar­tí­nez des­in­cen­ti­va­rá la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en vez de pro­mo­ver­la ya que li­mi­ta el de­re­cho de los ja­lis­cien­ses a opi­nar

Reporte Indigo Nacional - - GDL - Por Jo­nat­han Ávi­la

Las mo­di­fi­ca­cio­nes al Có­di­go Ur­bano del Es­ta­do de Ja­lis­co, pro­pues­tas por la dipu­tada con li­cen­cia de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, Pa­tri­cia Mar­tí­nez Bar­ba, han si­do cri­ti­ca­das po­rex­per­tos­yac­ti­vis­ta­sen­ma­te­ria de desa­rro­llo ur­bano por­que coar­tan el de­re­cho de la ciu­da­da­nía a opi­nar en las con­sul­tas pú­bli­cas a la ho­ra de ela­bo­rar mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra me­jo­rar la ciu­dad.

En en­tre­vis­ta con Re­por­te Indigo el ex­per­to en te­mas ur­ba­nos e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, Jor­ge Fer­nán­dez Acos­ta, y Ale­jan­dro Cár­de­nas, pre­si­den­te­del­par­la­men­to­de­co­lo­nias, aso­cia­ción ci­vil in­vo­lu­cra­da en las mo­di­fi­ca­cio­nes de la ciu­dad y la ac­tua­li­za­ción de los pla­nes par­cia­les, coin­ci­den en que se coar­ta­ría el de­re­cho a la par­ti­ci­pa­ción so­bre es­tos te­mas.

“Lo que más se es­tá coar­tan­do aquí es el de­re­cho a opi­nar, el de­re­cho a par­ti­ci­par. Pe­ro tam­bién

se es­tá vio­lan­do el de­re­cho a un am­bien­te sano y una vi­vien­da dig­na”, agre­gó Cár­de­nas En­rí­quez.

Los pla­nes par­cia­les y pro­gra­mas de desa­rro­llo ur­bano en Gua­da­la­ja­ra han to­ma­do re­le­van­cia en las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, por las mo­di­fi­ca­cio­nes ver­ti­ca­les irre­gu­la­res que se die­ron en los años re­cien­tes y a los que gru­pos ve­ci­na­les se han opues­to por su im­pac­to am­bien­tal.

Lla­ma la aten­ción es­ta ini­cia­ti­va de re­for­ma al Có­di­go Ur­bano por­que, se­gún las opi­nio­nes de los con­sul­ta­dos por es­te me­dio, se evi­den­cian cam­bios sus­tan­cia­les pa­ra los pro­ce­sos de con­sul­ta, con re­fe­ren­cia a la trans­pa­ren­cia de las ob­ser­va­cio­nes y el ti­po de co­men­ta­rios que se pue­den ver­ter du­ran­te es­tos pro­ce­sos pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes.

“La par­te de la opi­nión, pa­ra ver có­mo fun­cio­na lo que es­tá vi­gen­te y qué es lo que quie­re la gen­te, pa­ra que se ha­ga un pro­yec­to nue­vo, esa es la par­te más im­por­tan­te (…). Qui­tar esa par­te de la opi­nión real­men­te es ‘aquí es­tá es­to, di­me cual­quier co­sa o lo que quie­res, de cual­quier for­ma lo voy a ha­cer’. Así lo es­ta­mos vien­do no­so­tros”, ex­pre­só el pre­si­den­te del Par­la­men­to de Co­lo­nias.

En es­te sen­ti­do, uno de los pun­tos con­flic­ti­vos es que só­lo se lla­ma­ría a con­sul­ta pú­bli­ca cuan­do ha­ya una ela­bo­ra­ción nue­va o ac­tua­li­za­ción en los pla­nes y pro­gra­mas ur­ba­nos, mien­tras que en el te­ma de la ra­ti­fi­ca­ción no se lle­va­ría a ca­bo, se­gún co­mo se pro­po­ne en la ini­cia­ti­va de re­for­ma.

Pa­ra Jor­ge Fer­nán­dez Acos­ta la pro­pues­ta mues­tra una ca­ra ‘ma­quia­vé­li­ca’ de los pro­ce­sos ur­ba­nos en la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, pues en és­ta se tie­ne la ló­gi­ca de es­cu­char a la gen­te cuan­do ya se tie­ne una de­ci­sión.

“Me pa­re­ce ver­da­de­ra­men­te te­rri­ble. Mar­ca un pro­ce­so con­tra la trans­pa­ren­cia y fo­men­ta la opa­ci­dad. Es un con­trol ca­si ma­quia­vé­li­co de la cues­tión ur­ba­na, por­que no te voy a con­sul­tar lo que no me con­vie­ne, no te voy a con­sul­tar lo que yo ya quie­ro ha­cer de an­te­mano. Des­de­ña y des­es­ti­ma la opi­nión con­tra­ria que pue­da re­sul­tar de un pro­ce­so de ve­ri­fi­ca­ción y de re­vi­sión

“El ini­cio de la re­vi­sión al arran­car los go­bierno mu­ni­ci­pa­les, por ejem­plo, es pre­ci­sa­men­te pa­ra po­der ob­ser­var trans­for­ma­cio­nes y cam­bios que han ve­ni­do a in­ci­dir y que de pron­to de­ben ser mo­di­fi­ca­dos”, ex­pre­só Fer­nán­dez Acos­ta.

De acuer­do con el aca­dé­mi­co la pro­pues­ta “es des­afor­tu­na­da”. Es­te ti­po de ini­cia­ti­vas lo úni­co que pro­pi­cia es el des­in­cen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en lu­gar de pro­mo­ver­la.

Pa­tri­cia Mar­tí­nez des­ta­có co­mo una de las ac­ti­vis­tas que el par­ti­do na­ran­ja lo­gró co­lo­car a su ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal en 2015. Fun­gió co­mo coor­di­na­do­ra de Ges­tión In­te­gral de la Ciu­dad en el mu­ni­ci­pio de Gua­da­la­ja­ra.

Uno de sus prin­ci­pa­les pun­tos dé­bi­les en la ges­tión mu­ni­ci­pal fue­ron las crí­ti­cas que re­ci­bió an­te la ac­tua­li­za­ción de los pla- nes par­cia­les, a los que al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes ve­ci­na­les se opu­sie­ron por vio­lar los usos de sue­lo y apro­bar gi­ros co­mer­cia­les en zo­nas ha­bi­ta­cio­na­les de di­ver­sas co­lo­nias de la ca­pi­tal ta­pa­tía.

“Pa­tri­cia Mar­tí­nez, de es­ta ma­ne­ra, trai­cio­na to­do su ac­ti­vis­mo pre­ce­den­te. Yo no pue­do con­ce­bir có­mo al­guien que es­tu­vo lu­chan­do por los de­re­chos ciu­da­da­nos, la par­ti­ci­pa­ción crí­ti­ca ciu­da­da­na, aho­ra pre­ten­da can­ce­lar es­tos pro­ce­sos. Co­mo que le lle­ga­ron al pre­cio, va­ya”, se­ña­ló Fer­nán­dez Acos­ta.

Se­gún el do­cu­men­to que com­pa­ra la ac­tual nor­ma­ti­va y su pro­pues­ta de re­for­ma en la ini­cia­ti­va de Pa­tri­cia Mar­tí­nez, una vez que se ela­bo­ran los pro­yec­tos de plan o pro­gra­ma se de­be so­me­ter a una con­sul­ta, co­mo se es­pe­ci­fi­ca en la frac­ción se­gun­da del ar­tícu­lo 98 del Có­di­go Ur­bano.

“Una vez ela­bo­ra­do el pro­yec­to del pro­gra­ma de­be­rá ser so­me­ti­do a con­sul­ta pú­bli­ca, en el que po­drán par­ti­ci­par to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad y emi­tir ob­ser­va­cio­nes pun­tua­les so­bre el mis­mo, las cua­les de­ben ser pú­bli­cas y ex­pues­tas al me­nos en el por­tal de la pá­gi­na del ayun­ta­mien­to, has­ta que sea apro­ba­do el ins­tru­men­to por el ayun­ta­mien­to”, se lee en el tex­to ori­gi­nal.

Aun­que en el tex­to re­for­ma­do se pro­po­ne que la se­gun­da par­te de es­te pá­rra­fo sea bo­rra­do, es de­cir, no se ha­ría men­ción so­bre la pu­bli­ci­dad de las opi­nio­nes en los pro­yec­tos ur­ba­nos ni su trans­pa­ren­cia en las pá­gi­nas ofi­cia­les.

Mien­tras que en el apar­ta­do tres del ar­tícu­lo 98, re­fe­ren­te a las ex­pre­sio­nes de los ciu­da­da­nos y los me­dios pa­ra po­der lle­var a ca­bo la con­sul­ta, se hi­cie­ron al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes re­tó­ri­cas don­de se eli­mi­na la pa­la­bra “crí­ti­ca”, en re­fe­ren­cia al ti­po de ex­pre­sión que pue­de te­ner la ciu­da­da­nía a la ho­ra de la con­sul­ta.

“Esa es una de la pre­ten­sión de los go­bier­nos que es­tán acos­tum­bra­dos a im­po­ner su vo­lun­tad, su vi­sión, so­bre las cues­tio­nes ur­ba­nas co­mo es el ca­so”, res­pon­dió Jor­ge Fer­nán­dez Acos­ta so­bre es­ta mo­di­fi­ca­ción.

Me pa­re­ce ver­da­de­ra­men­te te­rri­ble. Mar­ca un pro­ce­so con­tra la trans­pa­ren­cia y fo­men­ta la opa­ci­dad. Es un con­trol ca­si ma­quia­vé­li­co de la cues­tión ur­ba­na” Jor­ge Fer­nán­dez Acos­ta aca­dé­mi­co Udeg

con la re­for­ma al ar­tícu­lo 98 del có­di­go ur­bano no se pu­bli­ca­rían las opi­nio­nes de las con­sul­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.