Edad de ju­bi­la­ción en el lim­bo

La pro­pues­ta de ele­var la edad del re­ti­ro de 65 a 68 años bus­ca que los adul­tos ma­yo­res si­gan ac­ti­vos en el mer­ca­do la­bo­ral, sin em­bar­go esas per­so­nas se en­cuen­tran con obs­tácu­los co­mo la pre­ca­rie­dad del em­pleo y nu­las pres­ta­cio­nes

Reporte Indigo Nacional - - PORTADA - Por Luz ran­gel

La pro­pues­ta de ele­var la edad del re­ti­ro a 68 años bus­ca que los adul­tos ma­yo­res si­gan ac­ti­vos en el mer­ca­do la­bo­ral, sin em­bar­go esas per­so­nas se en­fren­tan a obs­tácu­los co­mo la pre­ca­rie­dad del em­pleo y nu­las pres­ta­cio­nes

el equipo del Pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha plan­tea­do la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar la edad de ju­bi­la­ción an­te el au­men­to de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad en Mé­xi­co.

Esa op­ción pue­de ser via­ble en lo eco­nó­mi­co, pe­ro no con­tem­pla las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de pre­ca­rie­dad que exis­ten pa­ra los adul­tos ma­yo­res.

Ade­más de es­ta op­ción, Ló­pez Obra­dor se com­pro­me­tió en cam­pa­ña a du­pli­car el mon­to de la pen­sión a los adul­tos ma­yo­res que se­ría al­re­de­dor de 2 mil 300 pe­sos ca­da bi­mes­tre.

Ac­tual­men­te los co­ti­zan­tes del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS) y del Ins­ti­tu­to de Seguridad y Ser­vi­cios So­cia­les de los Tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do (ISSSTE) pue­den re­ti­rar­se a los 65 años.

El Se­cre­ta­rio de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co, Car­los Ur­zúa, y Ge­rar­do Es­qui­vel, pro­pues­to co­mo sub­go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co, ha­bla­ron so­bre un au­men­to de tres años más de la­bo­res. Es de­cir, un tra­ba­ja­dor po­dría re­ci­bir los be­ne­fi­cios de una ju­bi­la­ción has­ta los 68 años.

“La tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca y el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción de 60 años y más en sí mis­mo no es un desafío pe­ro sí re­pre­sen­ta un re­to pa­ra la po­lí­ti­ca pú­bli­ca y las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de aten­der los efec­tos de­ri­va­dos del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción con la in­ten­ción de per­mi­tir el desa­rro­llo hu­mano in­te­gral de to­dos las per­so­nas adul­tas ma­yo­res”, se­ña­la el Pro­gra­ma Anual de Tra­ba­jo 2018 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Per­so­nas Adul­tas Ma­yo­res, (Inapam).

En los úl­ti­mos 20 años la po­bla­ción de adul­tos ma­yo­res se ha du­pli­ca­do. El Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción (Co­na­po) es­ti­ma que de 2016 a 2050 cre­ce­rá en 159 por cien­to, equi­va­len­te a 26.9 mi­llo­nes de per­so­nas.

“Con los adul­tos ma­yo­res hay que pen­sar en nue­vos mo­de­los de pro­duc­ción pa­ra ha­cer­los ac­ti­vos eco­nó­mi­ca­men­te, se tie­nen que vol­ver una fuer­za de tra­ba­jo, hay que re­pen­sar de qué ma­ne­ra se con­ver­ti­rán en tra­ba­ja­do­res”, di­jo el et­nó­gra­fo Ale­jan­dro González Vi­lla­rruel, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, en en­tre­vis­ta con Re­por­te Ín­di­go.

La per­ma­nen­cia de las per­so­nas de 60 años y más en el mer­ca­do la­bo­ral es una al­ter­na­ti­va. Sin em­bar­go, la ofer­ta de tra­ba­jo a la que pue­den ac­ce­der es­tá en con­di­cio­nes pre­ca­rias.

Tra­ba­jar por muy po­ca pa­ga

Je­sús León es­tá por cum­plir 60 años, de los cua­les cua­tro los ha de­di­ca­do a lim­piar las es­ta­cio­nes del Metro en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Mien­tras él tra­ba­ja pa­ra co­ti­zar pa­ra una pen­sión, Jo­sé Mo­ra­les, de 78, ha pa­sa­do dos años co­mo em­pa­ca­dor en una tien­da So­ria­na por­que el em­pleo de to­da su vi­da no le per­mi­tió ad­qui­rir es­ta pres­ta­ción eco­nó­mi­ca.

La caí­da en las per­cep­cio­nes eco­nó­mi­cas al al­can­zar la edad de re­ti­ro la­bo­ral se de­be a la

La caí­da en las re­mu­ne­ra­cio­nes al lle­gar al re­ti­ro se de­be a la in­su­fi­cien­te co­ber­tu­ra del sis­te­ma de pen­sio­nes, la fal­ta de aho­rros pri­va­dos y a los em­pleos mal pa­ga­dos

El Co­na­po es­ti­ma que en 2050 la po­bla­ción adul­ta ma­yor en Mé­xi­co sea de 26.9 mi­llo­nes de per­so­nas

in­su­fi­cien­te co­ber­tu­ra del sis­te­ma de pen­sio­nes, a los aho­rros pri­va­dos es­ca­sos y a los in­gre­sos pre­ca­rios de quie­nes re­quie­ren se­guir tra­ba­jan­do, se­ña­la el pro­gra­ma de Inapam.

Je­sús se in­te­gra a los más 6 mil em­plea­dos que se en­car­gan del aseo de las 195 es­ta­cio­nes del Metro me­dian­te una em­pre­sa con­tra­tis­ta.

“Nos pa­gan muy po­co. Nos dan mil 200 a la quin­ce­na y mi ho­ra­rio de tra­ba­jo es de 7:00 de la ma­ña­na a 3:00 de la tar­de. Nos dan un día de des­can­so en­tre se­ma­na y sá­ba­do y do­min­go te­ne­mos que tra­ba­jar”, se­ña­la Je­sús, quien no cuen­ta con otras pres­ta­cio­nes.

Pe­se a las ad­ver­si­da­des, Je­sús León reconoce que le gus­ta el tra­ba­jo que rea­li­za en la es­ta­ción

Gue­la­tao de la Lí­nea A.

“Me gus­ta lo que ha­go, se ve bo­ni­to que es­té lim­pio es­to pe­ro lue­go hay mucha gen­te a la que le mo­les­ta que uno le pi­da per­mi­so pa­ra dar­le una ‘lim­pia­di­ta’. A ve­ces se me ba­ja la mo­ral por eso. Pa­ra no­so­tros que ya es­ta­mos gran­des el tra­ba­jo es muy can­sa­do, lue­go nos re­ga­ñan por mo­ti­vo de que es­tá su­cio”, la­men­ta.

Ade­más de as­pi­rar a una pen­sión, Je­sús León tie­ne la ne­ce­si­dad de man­te­ner a su es­po­sa de 56 años y a su hi­ja de 36 quien no pue­de tra­ba­jar por­que tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad.

Ya es­tá acos­tum­bra­do, ase­gu­ra. Se in­cor­po­ró al mer­ca­do la­bo­ral a los sie­te años co­mo ven­de­dor de ro­pa y lue­go tra­ba­jó en va­rias em­pre­sas an­tes de la­bo­rar en el Metro.

Jo­sé es uno de los 28 mil in­te­gran­tes del pro­gra­ma de empacadores vo­lun­ta­rios que sur­gió en 2004 por ini­cia­ti­va del Inapam y la vin­cu­la­ción con tien­das de au­to­ser­vi­cio. Es­te es­ta­ble­ce que los co­mer­cios no de­ben es­tar a más de 30 mi­nu­tos de dis­tan­cia de la vi­vien­da del adul­to ma­yor.

“Vi­ne aquí por­que me que­da a 15 mi­nu­tos y co­rrí con suer­te. Mi turno es de 9:00 a 1:00, lo ele­gí por­que me gus­ta más. Me dan me­dia ho­ra de des­can­so. Tra­ba­jo ca­si to­da la se­ma­na, na­da más nos dan un día pa­ra des­can­sar”, co­men­ta.

Jo­sé Mo­ra­les agra­de­ce que no es­tá en­fer­mo y aún pue­da tra­ba­jar. De se­guir co­mo em­pa­ca­dor has­ta que cum­pla 80 años se­rá uno de ca­da cua­tro hom­bres que con­ti­núan tra­ba­jan­do has­ta esa edad en Mé­xi­co, se­gún la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE).

“Aquí no te­ne­mos suel­do, de­pen­de­mos de lo que nos da la gen­te. Sa­ca­mos 100 pe­sos, a ve­ces 80 cuan­do de plano no nos va bien y cuan­do nos va bien co­mo 150 y ya con eso se va uno más con­ten­to”, con­fie­sa.

La me­di­ción de la po­bre­za ela­bo­ra­da por el Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de Desa­rro­llo So­cial (Co­ne­val) en 2016 arro­ja que 14.4 por cien­to de la po­bla­ción de 65 años o más ca­re­ce de ac­ce­so a la seguridad so­cial, co­mo la es­po­sa de Jo­sé.

“Aquí es­tá tran­qui­lo y me lle­vo unos cen­ta­vi­tos pa­ra co­mer, co­mo ten­go a mi es­po­sa en­fer­ma de dia­be­tes, se­gui­do va al mé­di­co, con eso nos la pa­sa­mos, ya sin mo­les­tar a los hi­jos. Tu­ve sie­te, pe­ro se ca­san y se van”, re­ve­la.

Ade­más de la in­clu­sión so­cial de los adul­tos ma­yo­res, el Inapam bus­ca su vin­cu­la­ción pro­duc­ti­va pa­ra que se re­in­cor­po­ren al mer­ca­do la­bo­ral.

“Yo tra­ba­jé to­da mi vi­da en la cons­truc­ción, más de 50 años, pe­ro ya me sen­tí can­sa­do. No fal­ta­ron las per­so­nas que me di­je­ron ‘así te vas a aca­bar más rá­pi­do al es­tar aquí de flo­jo’ y yo creo que tie­nen ra­zón, les hi­ce ca­so”, pre­su­me Jo­sé Mo­ra­les.

Los re­qui­si­tos pa­ra for­mar par­te del gre­mio de lim­pie­za en el Metro o de los empacadores de una tien­da de au­to­ser­vi­cio son mí­ni­mos, al gra­do de so­lo pre­sen­tar do­cu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción, pe­ro pa­ra Je­sús y Jo­sé les es su­fi­cien­te.

“Por la edad ya na­die nos quie­re dar tra­ba­jo. Aquí nos re­ci­ben sin que nos pon­gan pre­tex­tos pe­ro pa­gan po­co”, di­ce Je­sús.

“Em­pa­can­do me sien­to muy a gus­to por­que ¿qué otra co­sa po­dría yo ha­cer? No se pue­de ha­cer na­da”, con­clu­ye Jo­sé.

Jo­sé Mo­ra­les, de 78 años, tra­ba­ja co­mo em­pa­ca­dor en un cen­tro co­mer­cial, su sa­la­rio lle­ga a los 150 pe­sos por día.

Je­sús León, de 59 años, se de­di­ca a lim­piar las ins­ta­la­cio­nes del Metro desde ha­ce cua­tro años, es­pe­ra po­der ob­te­ner una pen­sión. Car­los Ur­zúa, se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, pro­pu­so ele­var en tres años la edad pa­ra la ju­bi­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.