Pro­tes­tas, una cos­tum­bre gre­ca

Se cum­ple una dé­ca­da de la muer­te de Ale­xan­dros Gri­go­ro­pou­los, el jo­ven que se con­vir­tió en em­ble­ma de la lu­cha so­cial en Gre­cia

Reporte Indigo Nacional - - REPORTE - INDIGO Staff

En el año 2008, la ta­sa de des­em­pleo en el país eu­ro­peo se dis­pa­ró 22,9 por cien­to, una de las más ele­va­das que se ha re­gis­tra­do en la Unión Eu­ro­pea

Co­mo ca­da di­ciem­bre, jó­ve­nes grie­gos re­cor­da­ron a Ale­xan­dros Gri­go­ro­pou­los. Han pa­sa­do 10 años des­de que fue ase­si­na­do por un policía que en su mo­men­to re­cha­zó el de­li­to.

Ba­jo el le­ma “Aún no he­mos di­cho la úl­ti­ma pa­la­bra”, cer­ca de 800 es­tu­dian­tes se ma­ni­fes­ta­ron en la ciudad de Te­sa­ló­ni­ca, al no­res­te de Gre­cia, en me­mo­ria del jo­ven que mu­rió el 6 de di­ciem­bre del 2008.

De acuer­do con me­dios lo­ca­les, la tar­de de es­te jue­ves al­gu­nos en­ca­pu­cha­dos se se­pa­ra­ron del gru­po para cau­sar des­tro­zos en las ca­lles y lan­zar pie­dras a edi­fi­cios pú­bli­cos, lo que pro­vo­có la res­pues­ta de la policía, quie­nes lan­za­ron ga­ses la­cri­mó­ge­nos.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes oca­sio­na­ron que 10 per­so­nas re­sul­ta­ran las­ti­ma­das, uno de ellos con una he­ri­da gra­ve en la ca­be­za. A tra­vés de vi­deos subidos a la red, se lo­gró ver un jo­ven acom­pa­ña­do por un gru­po de uni­for­ma­dos que cus­to­dia­ban la zo­na. Al chi­co le es­cu­rría san­gre del la­do de­re­cho del ros­tro.

Va­rias ca­lles que­da­ron ce­rra­das, mien­tras que las pa­ra­das del me­tro ba­jo el Par­la­men­to He­lé­ni­co se ce­rra­ron para evi­tar en­fren­ta­mien­tos ma­yo­res.

La re­vuel­ta del 2008 su­ce­dió en Exár­jia, un ba­rrio cén­tri­co de Ate­nas, y fue pro­ta­go­ni­za­do por di­fe­ren­tes gru­pos de ten­den­cia anar­quis­ta y de iz­quier­da ca­pi­ta­lis­ta que, de acuer­do con al­gu­nos par­ti­ci­pan­tes de la pro­tes­ta, los pri­me­ros días ya con­ta­ba con la par­ti­ci­pa­ción de unas 20 mil per­so­nas de to­do el país.

Los jó­ve­nes pro­tes­ta­ban por la cre­cien­te cri­sis eco­nó­mi­ca. La Ofi­ci­na Eu­ro­pea de Es­ta­dís­ti­ca in­for­mó que en ese año ha­bía una ta­sa de des­em­pleo del 22.9 por cien­to, una de las más al­tas que se han re­gis­tra­do en la Unión Eu­ro­pea.

Los pla­nes eco­nó­mi­cos con los cua­les el go­bierno pro­cu­ró de­te­ner las re­per­cu­sio­nes lo­ca­les de la cri­sis fi­nan­cie­ra, fue­ron muy cri­ti­ca­dos por las fuer­zas po­lí­ti­cas de iz­quier­da. Gre­cia te­nía un ín­di­ce de po­bre­za del 8.3 por cien­to y un PIB de 3.2.

Ver­sio­nes ofi­cia­les se­ña­la­ron que Gri­go­ro­pou­los era uno de los ma­ni­fes­tan­tes que arro­ja­ban pie­dras y bom­bas mó­lo­tov con­tra un vehícu­lo del cuer­po ar­ma­do, oca­sio­nan­do que uno de los po­li­cías abrie­ra fue­go.

Múl­ti­ples le­sio­na­dos de­jó la jor­na­da de pro­tes­tas en me­mo­ria del jo­ven aba­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.