Pa­pá por ges­ta­ción su­bro­ga­da

El es­cri­tor y di­rec­tor de tea­tro Jo­sé Ló­pez, quien tu­vo dos hi­jas me­dian­te es­te mé­to­do, cuen­ta el pro­ce­so que tu­vo que se­guir en una clí­ni­ca de Es­ta­dos Uni­dos y ex­pli­ca al­gu­nas me­di­das re­gu­la­to­rias que se po­drían apli­car en Mé­xi­co

Reporte Indigo Nacional - - PORTADA -

Jo­sé Ló­pez Ve­lar­de es­pe­ra en una ca­fe­te­ría de la co­lo­nia Ro­ma. Aguar­da des­de an­tes de las nue­ve de la ma­ña­na para ha­blar so­bre el via­je que tu­vo que tran­si­tar para con­ver­tir­se en pa­dre de dos ni­ñas.

El es­cri­tor y di­rec­tor de tea­tro com­par­te que en 2010, cuan­do él y su es­po­so de­ci­die­ron te­ner hi­jos, el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio no era le­gal en la Ciudad de Mé­xi­co y las pa­re­jas homosexuales no te­nían de­re­cho a adop­tar. Si el es­cri­tor y su es­po­so hu­bie­ran adop­ta­do en ese año, sus hi­jos só­lo hu­bie­ran es­ta­do pro­te­gi­dos le­gal­men­te por uno de ellos.

“No es­tá­ba­mos dis­pues­tos a que le­gal­men­te só­lo uno fue­ra pa­dre. Nos pa­re­cía muy arries­ga­do si a uno le pa­sa­ba al­go. En­ton­ces em­pe­za­mos a bus­car otros mé­to­dos y nos pareció que la ges­ta­ción su­bro­ga­da era una bue­na op­ción. Tam­bién te­nía­mos la in­ten­ción de ha­cer­lo de una for­ma que nos pa­re­cie­ra éti­ca y ade­cua­da para la ges­tan­te, nues­tros hi­jos, no­so­tros y nues­tra fa­mi­lia”, ex­pli­ca el es­cri­tor.

En ese mo­men­to, el di­rec­tor de tea­tro no en­con­tró una agen­cia para rea­li­zar la ges­ta­ción su­bro­ga­da en Mé­xi­co, por lo tan­to co­men­zó a bus­car en Es­ta­dos Uni­dos.

Los dos hi­cie­ron en­tre­vis­tas en va­rios lu­ga­res has­ta que en­con­tra­ron una agen­cia en Bos­ton en la que tra­ba­ja­ban mu­chas per­so­nas con ex­pe­rien­cias per­so­na­les so­bre ges­ta­ción su­bro­ga­da.

“En­con­tra­mos un tra­to bas­tan­te fa­mi­liar, cá­li­do y nos pareció que esa era la op­ción ade­cua­da”, ase­gu­ra el aho­ra pa­dre de dos ni­ñas de 6 y 4 años, res­pec­ti­va­men­te.

Ló­pez Ve­lar­de se­ña­la que los re­qui­si­tos que le pi­die­ron para el pro­ce­so de ges­ta­ción su­bro­ga­da en la agen­cia de Bos­ton pue­den ser un ejem­plo para desa­rro­llar la ini­cia­ti­va que re­gu­le es­te mé­to­do en Mé­xi­co.

El es­cri­tor des­cri­be que en la clí­ni­ca de EU la ges­tan­te de­be ser una mu­jer que ya ten­ga hi­jos pro­pios, con un pre­vio em­ba­ra­zo sin com­pli­ca­cio­nes, una red fa­mi­liar o una se­rie de per­so­nas que la apo­yen; no pue­de es­tar en ban­ca­rro­ta y no de­be usar dro­gas.

Au­na­do a es­to, la do­nan­te de óvu­los para el pro­ce­so tie­ne que ser una per­so­na dis­tin­ta a quien al­qui­la su úte­ro.

“La agen­cia te ha­ce coin­ci­dir con al­gu­na mu­jer que es­té dis­pues­ta a ser ges­tan­te su­bro­ga­da y que pa­se por to­dos es­tos fil­tros. Una de las re­glas más im­por­tan­tes es que no lo ha­ga so­la­men­te por ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca”, co­men­ta el es­cri­tor.

Ade­más, las per­so­nas que so­li­ci­tan es­te pro­ce­so tie­nen que res­pon­der mu­chas pre­gun­tas. El es­cri­tor com­par­te que en la agen­cia le pre­gun­ta­ron si de­ci­di­ría abor­tar al be­bé en dis­tin­tos es­ce­na­rios, ta­les co­mo si es­te fue­ra a na­cer sin ce­re­bro, sin po­si­bi­li­da­des de vi­vir o si tu­vie­ra al­gún de­fec­to con­gé­ni­to ma­yor.

Tam­bién le hi­cie­ron in­te­rro­gan­tes so­bre su re­li­gión o si le gus­ta­ría te­ner con­tac­to fu­tu­ro con la mu­jer ges­tan­te. Des­pués de to­das las pre­gun­tas, es po­si­ble pre­sen­tar a los pa­dres con una mu­jer que es­té de acuer­do con sus re­qui­si­tos.

“Te pre­sen­tan con al­guien que es­té de acuer­do con esas co­sas por­que a fi­nal de cuen­tas las de­ci­sio­nes so­bre su cuer­po son de ella. Tú no la pue­des obli­gar a abor­tar o no ha­cer­lo”, sos­tie­ne el pa­dre de las dos ni­ños.

En el ca­so de la agen­cia de Bos­ton, en el con­tra­to de ges­ta­ción su­bro­ga­da apa­re­cen to­dos los de­ta­lles so­bre el pro­ce­so para pre­ve­nir po­si­bles es­ce­na­rios ne­ga­ti­vos y así sa­ber có­mo se pue­de ac­tuar en cual­quier si­tua­ción.

La mu­jer in­di­ca­da para ellos lle­gó al cuar­to in­ten­to. La pa­re­ja hi­zo una en­tre­vis­ta por Sky­pe con ella y lue­go la vi­si­ta­ron en Min­ne­so­ta, el es­ta­do don­de vi­ve.

Des­pués del pri­mer acer­ca­mien­to co­men­zó el pro­ce­so de ges­ta­ción. La mi­tad de los óvu­los fue­ron fe­cun­da­dos por Ló­pez Ve­lar­de y el res­to por su es­po­so. Tras va­rios in­ten­tos se lo­gró un em­brión y lue­go de un pro­ce­so de ca­si dos años, el es­cri­tor vio cer­ca la po­si­bi­li­dad de te­ner en sus bra­zos a su pri­mer hi­ja.

A los seis me­ses de em­ba­ra­zo, la pa­re­ja, la ges­tan­te y su fa­mi­lia hi­cie­ron un via­je jun­tos para con­vi­vir; mo­men­to en el que el es­cri­tor se dio cuen­ta que la peor con­se­cuen­cia del pro­ce­so de ges­ta­ción su­bro­ga­da era que su hi­ja tu­vie­ra una per­so­na ex­tra que le brin­da­ra ca­ri­ño.

“Qué daño le pue­de ha­cer a nues­tra hi­ja que ha­ya otra per­so­na en el mundo que la quie­ra”, cues­tio­na el di­rec­tor.

El úl­ti­mo pe­rio­do del em­ba­ra­zo se desa­rro­lló nor­mal. En un pun­to le diag­nos­ti­ca­ron a la ges­tan­te dia­be­tes ges­ta­cio­nal por lo que tu­vo que lle­var una die­ta ba­ja en azú­ca­res y ese fue el úni­co in­con­ve­nien­te.

La pa­re­ja re­gre­só con la mu­jer cuan­do el em­ba­ra­zo es­ta­ba en la semana 37 y en la 41 to­da­vía no te­nía con­trac­cio­nes. Su mé­di­co re­co­men­dó que se in­du­je­ra el par­to.

“To­das las de­ci­sio­nes so­bre có­mo que­ría pa­rir las to­mó ella. Le co­lo­ca­ron el blo­queo y la oxi­to­ci­na para in­du­cir el par­to. Fue un par­to muy cor­to”, ex­pli­ca el di­rec­tor.

Es­tu­vie­ron con ella al­gu­nos días más para ha­cer un jui­cio en el que la ges­tan­te acla­ra que no es la madre bio­ló­gi­ca y su es­po­so tam­po­co. Un pa­dre re­gis­tró a la ni­ña co­mo su­ya y el otro la adop­tó des­pués.

Con­ti­nua­ron con­vi­vien­do con la mu­jer ges­tan­te des­pués del em­ba­ra­zo y un par de años des­pués la pa­re­ja le pi­dió que los ayu­da­ra a te­ner una se­gun­da hi­ja.

An­te su ex­pe­rien­cia, el es­cri­tor y di­rec­tor es­tá a fa­vor de la re­gu­la­ción de es­ta prác­ti­ca en Mé­xi­co por­que opi­na que só­lo de esa ma­ne­ra se pue­de evi­tar la ex­plo­ta­ción de las mu­je­res.

“Es al­go que su­ce­de y he oí­do de ca­sos te­rri­bles, no só­lo de las ges­tan­tes, tam­bién para los pa­dres in­ten­cio­na­les, en­ton­ces me pa­re­ce po­si­ti­vo que se re­gu­le”, con­clu­ye Ló­pez Ve­lar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.