“Se hon­ra la pa­la­bra”

Reporte Indigo Nacional - - GDL -

Des­de las pri­me­ras ho­ras del jue­ves, el pri­mer cua­dro de la Ciudad de Gua­da­la­ja­ra se en­con­tró ba­jo el res­guar­do de de­ce­nas de po­li­cías es­ta­ta­les, mu­ni­ci­pa­les y mi­li­ta­res. La al­ta pre­sen­cia de ele­men­tos en el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad con­tras­ta­ba con el pu­ña­do de per­so­nas que es­cu­cha­ban el pri­mer dis­cur­so de Al­fa­ro Ra­mí­rez al in­te­rior del Con­gre­so.

Mien­tras el re­cin­to Le­gis­la­ti­vo rom­pía en aplau­sos an­te las pro­me­sas al­fa­ris­tas, en la ca­lle la gen­te es­cu­cha­ba las pa­la­bras del nue­vo man­da­ta­rio sin in­mu­tar­se. Lle­va­ban ho­ras ba­jo el sol del me­dio­día en la Pla­za de la Li­be­ra­ción don­de es­ca­sea la som­bra.

Ha­bía per­so­nas con pan­car­tas de apo­yo y otros con lo­nas de los mu­ni­ci­pios de don­de pro­ve­nían. Tam­bién en­tre la gen­te se des­ta­ca­ron los con­tras­tes: mu­chos de los asis­ten­tes eran hom­bres y mu­je­res en sus tra­jes de ofi­ci­na.

Al pro­nun­ciar su dis­cur­so, el lí­der na­ran­ja ex­pre­só la im­por­tan­cia de trans­for­mar la tra­ge­dia nacional en es­pe­ran­za para la so­cie­dad que lo es­pe­ra­ba afue­ra del Con­gre­so. Pe­ro en la ca­lle los aplau­sos y los gri­tos no so­na­ron du­ran­te esa aren­ga, sino has­ta que Al­fa­ro Ra­mí­rez sa­lió a di­ri­gir­les unas pa­la­bras. Un es­ce­na­rio muy dis­tin­to al de la fies­ta que se vi­vió el 1 de di­ciem­bre en el Zó­ca­lo ca­pi­ta­lino.

En un ter­cio de la pla­za se aglu­ti­na­ron los apo­yos. Per­so­nas que al lle­gar su nue­vo go­ber­na­dor se lan­za­ron para sa­lu­dar­lo y to­mar­se al­gu­nas fo­tos. “Sé que cuen­to con us­te­des”, les di­jo en un breve men­sa­je a quie­nes lo apo­ya­ron du­ran­te las cam­pa­ñas.

Aun­que cor­to, el dis­cur­so del man­da­ta­rio en la ca­lle es­tu­vo car­ga­do de emo­ti­vi­dad y agra­de­ci­mien­to por re­cor­dar lo di­fí­cil que ha si­do lle­gar has­ta la gu­ber­na­tu­ra. Re­cor­dó que en 2012 ha­bía vi­si­ta­do la mis­ma pla­za para de­cir­les a sus vo­tan­tes que no se ren­di­ría.

“Es­te es el día en que ter­mi­na­mos una lu­cha muy lar­ga, en la que nun­ca me de­ja­ron so­lo, y eso lo voy a agra­de­cer to­da mi vi­da. Aquí en es­ta pla­za le di­ji­mos a nues­tro mo­vi­mien­to que no nos íba­mos a ren­dir, acuér­den­se de lo que sen­ti­mos, de la frus­tra­ción, de la tris­te­za, nos ha­bía fal­ta­do muy po­co”, se­ña­ló.

Les di­jo a sus sim­pa­ti­zan­tes que ape­nas co­mien­za una lar­ga tra­ve­sía en el Go­bierno: “lo­gra­mos un pro­pó­si­to, te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de en­ca­be­zar al Go­bierno del Es­ta­do li­bre y so­be­rano de Ja­lis­co. Aquí ini­cia ape­nas el ca­mino, aho­ra vie­ne lo más im­por­tan­te, de­mos­trar que no va­mos a de­jar ti­ra­dos nues­tros com­pro­mi­sos, que en es­te mo­vi­mien­to se hon­ra la pa­la­bra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.