El otro cen­te­na­rio azul­gra­na

Reporte Indigo Nacional - - PIENSA -

Es uno de los equi­pos con más tra­di­ción del fut­bol me­xi­cano, pe­ro una se­rie de erro­res tie­ne al Atlan­te hun­di­do en la me­dio­cri­dad del As­cen­so, en la ce­le­bra­ción de sus otros cien años

Ma­nuel Cue­llar

En2016,atlan­te­ce­le­bró sus­pri­me­ros100años de vi­da, pe­ro es­te sá­ba­do, el ‘equi­po del pue­blo’es­ta­rá­de­fies­ta otra­vez­co­no­tro­cen­te­na­rio,el­de­su ac­ta cons­ti­tu­ti­va, que lo ava­la an­te la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol (FMF) co­mo equi­po de­por­ti­vo.

Tris­te­men­te, la realidad de los azul­gra­na ha si­do la mis­ma en sus dos cen­te­na­rios. El des­cui­do y po­co in­te­rés de sus due­ños ha de­te­rio­ra­do la gran­de­za de los Po­tros de Hie­rro, cu­yo ca­bal­gar aho­ra es­tá le­jos de sus orí­ge­nes, en las ca­lles de Si­na­loa y Va­lla­do­lid, en la Co­lo­nia Ro­ma, y de los re­flec­to­res de la Pri­me­ra Di­vi­sión.

Con­tris­te­za,los­fie­les­se­gui­do­res atlan­tis­tas­no­tie­nen­mo­ti­vo­pa­ra­fes­te­jar es­ta fe­cha, aun­que man­tie­nen ‘con vi­da’ un amor que so­bre­vi­ve de his­to­rias y anéc­do­tas, plas­ma­das en li­bros o en los re­la­tos de los fa­ná­ti­cos más lon­ge­vos.

Es el ca­so de Alan Ló­pez, miem­bro de la po­rra ofi­cial del Atlan­te en la Ciudad de Mé­xi­co, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de afi­cio­na­dos a los co­lo­res azul­gra­nas, quien ha pre­sen­cia­do la glo­ria de su equi­po a la dis­tan­cia, ya que él es uno de mu­chos que no han po­di­do dis­fru­tar a su equi­po co­mo lo hi­cie­ron su abue­lo y su pa­dre en al­gún mo­men­to.

“Hay una nue­va ge­ne­ra­ción de atlan­tis­mo que no ha po­di­do dis­fru­tar a su equi­po en la ca­pi­tal del país, yo soy de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de la afi­ción del Atlan­te que pu­do dis­fru­tar a su equi­po en la ciudad, pe­ro tam­bién soy de la ge­ne­ra­ción que le to­có vi­vir ese amar­go mo­men­to en que el Atlan­te fue des­te­rra­do a Can­cún”, re­la­ta a Re­por­te Ín­di­go.

“No­so­tros so­bre­vi­vi­mos de los re­cuer­dos,co­mo­las­his­to­rias­que­mi abue­lo me de­cía de que él era una de las per­so­nas que jun­ta­ba di­ne­ro en las gra­das para com­prar­le cal­ce­tas y za­pa­tos a los ju­ga­do­res que fun­da­ron el club, cuan­do el equi­po to­da­vía no te­nía un buen ca­pi­tal para sub­sis­tir”, agre­ga.

Ade­más de esos de­ta­lles, Alan, quien tam­bién es co­no­ci­do co­mo ‘El Po­tro’, ase­gu­ra que si la afi­ción del Atlan­te si­gue fiel a ella es por la gran­de­za y el amor que re­pre­sen­ta pa­ra­la­ciu­dad­de­mé­xi­co,ya que aun­que Amé­ri­ca quie­ra dar­se el lu­jo de ser el club más lon­ge­vo de la ca­pi­tal no pue­de, de­bi­doa­queatlan­te­tie­nee­se­mo­te gracias a que na­ció me­ses an­tes.

“Al ame­ri­ca­nis­mo siem­pre le va a ca­lar eso (que no son los más vie­jos). Ellos siem­pre di­cen que na­cie­ron pri­me­ro y cam­bian la fe­cha de na­ci­mien­to del Atlan­te por­me­ses,di­cen­quee­sen­di­ciem­bre y no, real­men­te es en abril, pe­ro esa or­den vie­ne des­de que (Emi­lio) Az­cá­rra­ga pa­dre or­de­nó de­cir eso por­que le ca­la­ba que un equi­po de obre­ros fue­ra más ga­na­dor que su equi­po de ri­cos”, men­cio­na.

Es­ta es so­lo una de las ren­ci­llas en­tre es­tos equi­pos que en al­gún mo­men­to fue­ron ve­ci­nos y her­ma­nos (o pri­mos), pues Alan des­ta­ca queel‘odio­de­por­ti­vo’sein­cre­men­tó cuan­do­ju­ga­do­res­co­mo­luis­gar­cía, Luis­ro­ber­toal­ves,‘za­gue’,yfa­bián Es­tay rin­die­ron me­jor en Atlan­te que en Amé­ri­ca, de don­de sa­lie­ron co­mo es­tre­llas.

“Eso le due­le mu­cho a los afi­cio­na­dos del Amé­ri­ca, ver có­mo sus es­tre­llas ‘desecha­bles’ no pu­die­ron ren­dir con ellos, pe­ro con Atlan­te

Viernes 07 de di­ciem­bre de 2018 edi­tor: / ma­[email protected]­por­tein­di­go.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.