Na­cio­nal: A pa­los de ciego

el com­ba­te con­tra el trá­fi­co ile­gal de hi­dro­car­bu­ros es­tá en sus pri­me­ras eta­pas. Y es que con una in­ver­sión in­su­fi­cien­te en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y una fal­ta de es­tra­te­gia pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción de pun­tos vul­ne­ra­bles al in­te­rior de pe­tró­leos Me­xi­ca­nos, el

Reporte Indigo Nacional - - PORTADA - por imel­da gar­cía

alo lar­go de los años, los es­fuer­zos con­tra el ro­bo de com­bus­ti­ble se han rea­li­za­do sin una es­tra­te­gia lar­go pla­zo y, aun­que ha si­do un pro­ble­ma que ocu­rre des­de ha­ce tiem­po, es en años re­cien­tes cuan­do Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos de­ci­dió au­men­tar la fuer­za pa­ra el res­guar­do de sus ins­ta­la­cio­nes.

Un do­cu­men­to ti­tu­la­do Li­bro Blanco, Di­se­ño y Apli­ca­ción de la Es­tra­te­gia In­te­gral de Sal­va­guar­dia pa­ra Pemex, en el que se ana­li­za­ron las me­di­das im­pul­sa­das du­ran­te el se­xe­nio de En­ri­que Pe­ña Nie­to pa­ra com­ba­tir el mer­ca­do ilí­ci­to de com­bus­ti­bles, re­ve­ló que el au­men­to en la in­ver­sión pa­ra aca­bar con el pro­ble­ma en di­cho pe­rio­do fue in­su­fi­cien­te.

En el aná­li­sis de la em­pre­sa pro­duc­ti­va del Es­ta­do se se­ña­la que fue has­ta el 2014 que se lo­gró con­so­li­dar una fuer­za de ope­ra­ción en cam­po pa­ra com­ba­tir el ro­bo de com­bus­ti­ble o hua­chi­co­leo, co­mo se le co­no­ce co­lo­quial­men­te.

En el año 2013 Pemex ad­qui­rió ar­ma­men­to nue­vo –su li­cen­cia de por­ta­ción de ar­mas ven­ce en 2020–, pues el que po­seían an­te­rior­men­te se ca­ta­lo­gó co­mo in­ser­vi­ble: “La GSSF (Ge­ren­cia de Ser­vi­cios de Se­gu­ri­dad Fí­si­ca) con­ta­ba con un in­ven­ta­rio de ar­ma­men­to en su ma­yo­ría ob­so­le­to por lo que la ca­pa­ci­dad y el vo­lu­men de fue­go eran in­su­fi­cien­tes pa­ra com­ba­tir al cri­men or­ga­ni­za­do, por lo cual fue ne­ce­sa­rio em­pren­der ac­cio­nes di­ri­gi­das a su mo­der­ni­za­ción”, se­ña­la el Li­bro Blanco.

En el 2014, la em­pre­sa ele­vó el ni­vel je­rár­qui­co de la Sub­di­rec­ción de Sal­va­guar­da Es­tra­té­gi­ca (SSE), en­car­ga­da de la se­gu­ri­dad de sus ins­ta­la­cio­nes; ese mis­mo año ad­qui­rió uni­for­mes pa­ra sus ele­men­tos y re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos pa­ra com­ba­tir el hua­chi­co­leo.

Has­ta ha­ce ape­nas un año y me­dio, en ju­nio del 2017, ya cuan­do el pro­ble­ma era ma­yúscu­lo, Pemex ca­pa­ci­tó a per­so­nal de las Fuer­zas Ar­ma­das en el ma­ne­jo y ope­ra­ción se­gu­ra de las vál­vu­las de su­mi­nis­tro de hi­dro­car­bu­ros. En esa ca­pa­ci­ta­ción se en­se­ñó a ele­men­tos del Ejér­ci­to a ope­rar la dis­mi­nu­ción del flu­jo o el cie­rre to­tal de las vál­vu­las, dan­do así opor­tu­ni­dad de una pri­me­ra aten­ción en ca­so de de­rra­mes pro­vo­ca­dos por las to­mas clan­des­ti­nas.

“En al­gu­nos es­ta­dos del país, la ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta re­la­cio­na­da con el ro­bo de ga­so­li­na ha lle­ga­do a in­cre­men­tar­se de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, tal es el ca­so del Es­ta­do de Mé­xi­co, Pue­bla, Hi­dal­go y Guanajuato, don­de la lo­ca­li­za­ción de to­mas clan­des­ti­nas ha re­ba­sa­do la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va del per­so­nal de los sec­to­res de duc­tos res­pec­to a la con­fir­ma­ción e in­ha­bi­li­ta­ción de las mis­mas, sien­do ade­más ne­ce­sa­rio que agen­tes de Se­gu­ri­dad Fí­si­ca o mi­li­tar pro­por­cio­nen pro­tec­ción al ci­ta­do per­so­nal du­ran­te la rea­li­za­ción de di­cha ac­ti­vi­dad, ya que de no ser así pu­die­ran es­tar ex­pues­tos a agre­sio­nes por par­te de la de­lin­cuen­cia”, ex­po­ne el in­for­me.

Es­ta co­la­bo­ra­ción con el Ejér­ci­to co­men­zó ape­nas en mar­zo

Mien­tras pemex da­ba los pri­me­ros pa­sos en se­gu­ri­dad in­ter­na, el ro­bo de com­bus­ti­ble cre­cía a pa­sos agi­gan­ta­dos

del 2018, cuan­do el ro­bo de com­bus­ti­ble es­ta­ba en su apo­geo con un cálcu­lo su­pe­rior a 12 mil 500 to­mas clan­des­ti­nas en to­do el país.

Así, mien­tras Pemex avan­za­ba len­ta­men­te pa­ra for­ta­le­cer su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta an­te el cri­men or­ga­ni­za­do, el ro­bo de com­bus­ti­ble cre­cía a pa­sos agi­gan­ta­dos.

En ac­ti­vi­da­des de se­gu­ri­dad de ins­ta­la­cio­nes, Pemex in­vir­tió en­tre en 2012 y el 2018 apro­xi­ma­da­men­te 4 mil 909 mi­llo­nes de pe­sos. De ellos, la ma­yor par­te –2 mil 521 mi­llo­nes– se des­ti­na­ron al For­ta­le­ci­mien­to de las Ca­pa­ci­da­des Ope­ra­ti­vas de Pemex, en el que se con­tó con la crea­ción del cuer­po ar­ma­do pa­ra la sal­va­guar­da de sus ins­ta­la­cio­nes.

Pa­ra la ad­qui­si­ción de ar­ma­men­to se des­ti­na­ron 17.7 mi­llo­nes de pe­sos; pa­ra ac­ti­vi­da­des de se­gu­ri­dad fí­si­ca en la ex-refinería 18 de mar­zo, 175 mi­llo­nes y pa­ra “pro­yec­tos de in­ver­sión y otras ini­cia­ti­vas” se gas­ta­ron 2 mil 195 mi­llo­nes de pe­sos.

Es­to quie­re de­cir que mien­tras Pemex in­vir­tió po­co me­nos de 5 mil mi­llo­nes de pe­sos en el res­guar­do de to­das sus ins­ta­la­cio­nes, las pér­di­das por el ro­bo de com­bus­ti­ble su­pe­raron los 120 mil mi­llo­nes de pe­sos en to­do el país.

Pemex in­vir­tió en­tre en 2012 y el 2018 apro­xi­ma­da­men­te 4 mil 909 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra ac­ti­vi­da­des de se­gu­ri­dad en sus ins­ta­la­cio­nes

Fa­lla de ori­gen

Pa­ra Jo­sé Luis Cal­de­rón Gon­zá­lez, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na­deem­pre­sas­de­se­gu­ri­dad Pri­va­da (AMESP), par­te del fra­ca­so en el com­ba­te al hua­chi­co­leo se de­be a que el go­bierno fe­de­ral no tie­ne una po­lí­ti­ca de pro­tec­ción de ins­ta­la­cio­nes pe­tro­le­ras que de­ben ser con­si­de­ra­das es­tra­té­gi­cas.

Por­que no se tra­ta só­lo de ins­ta­la­cio­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal, sino de pun­tos neu­rál­gi­cos que si son ata­ca­dos, pue­den po­ner de ca­be­za a la so­cie­dad me­xi­ca­na; jus­to co­mo ocu­rre aho­ra con el desabasto co­mo con­se­cuen­cia del ro­bo de com­bus­ti­ble.

“En un ca­tá­lo­go que se hi­zo ha­ce al­gu­nos años se men­cio­na que Mé­xi­co ten­dría más de 3 mil ins­ta­la­cio­nes es­tra­té­gi­cas, en­tre las que es­tán ins­ta­la­cio­nes de Pemex, de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua, de CFE, ae­ro­puer­tos. Pe­ro aho­ra tam­bién de­ben es­tar to­das las nuevas ins­ta­la­cio­nes que se han con­ce­sio­na­do a par­ti­cu­la­res.

“Mé­xi­co no tie­ne una es­tra­te­gia pa­ra la pro­tec­ción de es­tas ins­ta­la­cio­nes. His­tó­ri­ca­men­te, en los pun­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos del país, siem­pre han es­ta­do la Ma­ri­na y el Ejér­ci­to brin­dan­do pro­tec­ción; pe­ro más que pro­tec­ción es una vi­gi­lan­cia del pe­rí­me­tro. No se tie­ne una guía, una nor­ma­ti­vi­dad. Es más, ni si­quie­ra hay un con­cep­to cla­ro de qué es una ins­ta­la­ción es­tra­té­gi­ca”, ex­pu­so Cal­de­rón.

Asi­mis­mo, aña­dió que es­te te­ma se men­cio­na en la Ley de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca cuan­do se tra­ta de un asun­to de se­gu­ri­dad na­cio­nal:

“Co­mo país, lo pri­me­ro que se tie­ne que ha­cer es de­fi­nir qué y cuá­les son las ins­ta­la­cio­nes es­tra­té­gi­cas. Y tam­bién de­be­ría­mos te­ner un re­gla­men­to o una re­gu­la­ción que a to­dos los en­car­ga­dos de es­tas ins­ta­la­cio­nes les dé un mar­co mí­ni­mo pa­ra la pro­tec­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras.

“Y es­to de­be ser un mar­co que no so­lo ten­ga que ver con dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad. Tie­ne que ver con pro­ce­di­mien­tos, con el per­so­nal, con sis­te­mas fí­si­cos, elec­tró­ni­cos, ci­ber­se­gu­ri­dad, tie­ne que te­ner in­te­li­gen­cia de ne­go­cios con to­da la in­for­ma­ción que se va re­ca­ban­do pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes”, in­di­có.

Un ejem­plo de lo an­tes men­cio­na­do son los ae­ro­puer­tos del país, pues aun­que la se­gu­ri­dad del pe­rí­me­tro y los pa­si­llos es­tán en ma­nos de las fuer­zas fe­de­ra­les, la se­gu­ri­dad in­ter­na con los pa­sa­je­ros re­cae en em­pre­sas de se­gu­ri­dad pri­va­da, a pe­sar de que se tra­te de una ins­ta­la­ción es­tra­té­gi­ca.

Lo que ha ocu­rri­do has­ta aho­ra, se­ña­la el ex­per­to, es que ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do han rea­li­za­do es­fuer­zos ais­la­dos, lo que se re­fle­ja en la po­ca efec­ti­vi­dad de las ac­cio­nes que lle­van a ca­bo.

“En Mé­xi­co no te­ne­mos un or­ga­nis­mo, co­mo sí su­ce­de en otros paí­ses, don­de hay ins­ti­tu­cio­nes de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te al res­guar­do de ins­ta­la­cio­nes crí­ti­cas. Mis­mas que ana­li­zan los ries­gos de ca­da uno de los sec­to­res, ana­li­zan in­for­ma­ción a ni­vel lo­cal, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y ven los im­pac­tos que pue­den afec­tar­los y es­tán pre­pa­rán­do­se con­ti­nua­men­te”.

Fre­nar 12 mil 500 to­mas clan­des­ti­nas es el re­to del go­bierno fe­de­ral pa­ra 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.