La som­bra de­trás de Ma­du­ro

Pro­nun­cia­mien­tos in­ter­na­cio­na­les, cri­sis in­ter­nas y un re­por­te so­bre tor­tu­ra opa­ca­ron la to­ma de pro­tes­ta del man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano. El bo­li­va­riano pue­de per­der el po­der si no so­lu­cio­na los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de su país

Reporte Indigo Nacional - - PORTADA - POR ma­ria­na re­ca­mier

Pro­nun­cia­mien­tos in­ter­na­cio­na­les, cri­sis in­ter­nas y un re­por­te so­bre tor­tu­ra opa­ca­ron la to­ma de pro­tes­ta del pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la. El po­lí­ti­co de iz­quier­da pue­de per­der la pre­si­den­cia si no so­lu­cio­na los pro­ble­mas en su país

El pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la Ni­co­lás Ma­du­ro asu­mió es­te jue­ves un se­gun­do man­da­to mien­tras lo in­va­día una som­bra de ile­gi­ti­mi­dad y con­flic­to. La to­ma de pro­tes­ta del po­lí­ti­co bo­li­va­riano fue opa­ca­da por po­si­cio­na­mien­tos de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, un re­por­te so­bre ca­sos de tor­tu­ra y cri­sis in­ter­nas.

“So­mos una de­mo­cra­cia del pue­blo de ver­dad, no una de­mo­cra­cia de éli­tes. Yo soy un pre­si­den­te de­mó­cra­ta pro­fun­do, con una cul­tu­ra de lu­cha de ba­ses”, afir­mó el pre­si­den­te en el pri­mer men­sa­je de su se­gun­do pe­rio­do en el po­der en con­tra­dic­ción a la opi­nión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na.

Ma­du­ro tam­bién pi­dió diá­lo­go a ni­vel re­gio­nal pa­ra su­pe­rar la cri­sis eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país y una lu­cha fron­tal con­tra la co­rrup­ción y la bu­ro­cra­ti­za­ción en la na­ción su­da­me­ri­ca­na.

El man­da­ta­rio aña­dió que hay una cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra boi­co­tear las elec­cio­nes, des­le­gi­ti­mar los pro­ce­sos cons­ti­tu­cio­na­les y des­es­ta­bi­li­zar Ve­ne­zue­la.

“Te­ne­mos que lu­char por la uni­dad por en­ci­ma de la in­to­le­ran­cia ideo­ló­gi­ca. Lu­char con­tra las de­re­chas que quie­ren im­po­ner­se. No­so­tros so­mos víc­ti­mas de esa in­to­le­ran­cia”.

El su­ce­sor de Hu­go Chá­vez ga­nó el pa­sa­do ma­yo unas elec­cio­nes cues­tio­na­das por la opo­si­ción y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal por ca­re­cer de ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas y ob­ser­va­do­res in­de­pen­dien­tes. Las fuer­zas ma­yo­ri­ta­rias de la opo­si­ción re­cha­za­ron par­ti­ci­par en los co­mi­cios y pro­vo­ca­ron una abs­ten­ción his­tó­ri­ca de más del 50 por cien­to.

La pri­me­ra se­ñal de la con­ti­nui­dad del con­flic­to in­terno y la fal­ta de le­gi­ti­mi­dad fue el lu­gar de la to­ma de pro­tes­ta. Ma­du­ro hi­zo ac­to de po­se­sión en el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia y no an­te la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la co­mo or­de­na la Cons­ti­tu­ción, por­que el go­bierno emi­tió en 2017 una sen­ten­cia en la que anu­la to­das las de­ci­sio­nes de es­ta cá­ma­ra.

Es por eso que el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal Juan Guai­dó se pro­nun­ció es­te jue­ves des­pués de la juramentación del bo­li­va­riano.

“Hoy vi­mos có­mo el usur­pa­dor de Mi­ra­flo­res pre­ten­día ex­hi­bir los sím­bo­los del po­der, una ban­da, co­mo si eso le die­ra le­gi­ti­mi­dad. Lo que da le­gi­ti­mi­dad es el vo­to po­pu­lar. Una elec­ción se ga­na con vo­tos, no se ro­ba”, di­jo Guai­dó en una con­fe­ren­cia de pren­sa.

El pre­si­den­te del Le­gis­la­ti­vo agre­gó que la asam­blea de­cla­ra­rá la usur­pa­ción del car­go de pre­si­den­te, asu­mi­rá la re­pre­sen­ta­ción de los ve­ne­zo­la­nos co­mo úni­co po­der le­gí­ti­mo y au­to­ri­za­rá el in­gre­so in­me­dia­to de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

Crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal

La to­ma de po­se­sión tam­bién se pre­sen­tó en un con­tex­to en el que or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les des­co­no­cie­ron las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Ma­du­ro lle­gó al po­der por se­gun­da oca­sión des­pués de que el Gru­po de Li­ma emi­tió el vier­nes una de­cla­ra­ción en la que le pi­dió no asu­mir la pre­si­den­cia y trans­fe­rir el po­der a la Asam­blea Na­cio­nal de ma­yo­ría opo­si­to­ra. Mien­tras el man­da­ta­rio pro­nun­cia­ba su dis­cur­so, la Or­ga­ni­za- ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) tam­bién de­cla­ró ile­gí­ti­mo su go­bierno, la Unión Eu­ro­pea ha­bló de la fal­ta de cua­li­da­des de­mo­crá­ti­cas en las elec­cio­nes de ma­yo y Pa­ra­guay rom­pió re­la­cio­nes con Ve­ne­zue­la.

Ade­más, los par­la­men­ta­rios de Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pa­ra­guay, Bra­sil y Ve­ne­zue­la en el Mer­co­sur des­co­no­cie­ron los co­mi­cios y res­pal­da­ron a la Asam­blea Na­cio­nal co­mo ór­gano cons­ti­tu­cio­nal de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­to en un co­mu­ni­ca­do pu­bli­ca­do el miér­co­les. Por otra par­te, el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos anun­ció el mar­tes un nue­vo pa­que­te de san­cio­nes con­tra Ve­ne­zue­la que apun­ta a sie­te per­so­nas y a una vein­te­na de em­pre­sas acu­sa­das de be­ne­fi­ciar­se del es­que­ma de in­ter­cam­bio de di­vi­sas. “Los ac­to­res del ré­gi­men han sa­quea­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de Ve­ne­zue­la mien­tras el pue­blo ve­ne­zo­lano su­fría”, di­jo el se­cre­ta­rio del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos, Ste­ven T. Mnu­chin.

La in­ter­na­cio­na­lis­ta Nor­ma So­to con­si­de­ra que el Gru­po de Li­ma y OEA se pro­nun­cia­ron en con­tra de la re­elec­ción de Ma­du­ro co­mo una for­ma de pro­tes­ta pa­cí­fi­ca pa­ra con­ven­cer al res­to de paí­ses del mun­do de que el he­re­de­ro de Chá­vez no es óp­ti­mo pa­ra Ve­ne­zue­la.

No obs­tan­te, la es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que Ma­du­ro aún tie­ne el apo­yo de na­cio­nes co­mo Cu­ba y Bo­li­via. En es­te sen­ti­do, só­lo cua­tro pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos acu­die­ron a la to­ma de pro­tes­ta: Evo Mo­ra­les, de Bo­li­via; Mi­guel Díaz-ca­nel, de Cu­ba; Sal­va­dor Sán­chez Ce­rén, de El Sal­va­dor; y Da­niel Or­te­ga, de Ni­ca­ra­gua.

“Eso ayu­da pa­ra que Ma­du­ro se man­ten­ga un tiem­po en el po­der y tra­te de so­pe­sar los con­flic­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal”, ase­gu­ra So­to.

Sin em­bar­go, la es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ra que la cri­sis in­ter­na en Ve­ne­zue­la pue­de pro­vo­car que la ciu­da­da­nía no per­mi­ta que Ma­du­ro lle­gue has­ta el fi­nal de su man­da­to en 2025.

So­to ade­lan­ta que Ma­du­ro ten­drá mu­chas ten­sio­nes du­ran­te su se­gun­do pe­rio­do pre­si­den­cial por­que el país se en­cuen­tra en una cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca. La ex­per­ta aña­de que si quie­re se­guir go­ber­nan­do tie­ne que re­sol­ver esos pro­ble­mas de al­gu­na for­ma y ge­ne­rar be­ne­fi­cios pa­ra los ciu­da­da­nos.

Ca­sos de tor­tu­ra

Por otra par­te, un día an­tes de la to­ma de pro­tes­ta Hu­man Rights Watch y la or­ga­ni­za­ción ve­ne­zo­la­na Fo­ro Pe­nal pu­bli­ca­ron un re­por­te en el que ci­tan 32 ca­sos en los que per­so­nas de­te­ni­das por el go­bierno ve­ne­zo­lano fue­ron so­me­ti­das a tor­tu­ra.

El in­for­me ana­li­za 12 ca­sos de 2017 y 2018 que in­vo­lu­cran a 32 per­so­nas, in­clu­yen­do efec­ti­vos mi­li­ta­res y ci­vi­les acu­sa­dos de cons­pi­rar con­tra el go­bierno, así co­mo fa­mi­lia­res de sos­pe­cho­sos.

El do­cu­men­to se­ña­la que agen­tes de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Con­train­te­li­gen­cia Mi­li­tar (DG­CIM) o el Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal (SE­BIN) prac­ti­ca­ron la ma­yo­ría de los arres­tos.

Los de­te­ni­dos de­nun­cia­ron abu­sos ta­les co­mo gol­pi­zas bru­ta­les, as­fi­xia, cor­tes con ho­ji­llas en las plan­tas de los pies, des­car­gas eléc­tri­cas, ayuno for­za­do, prohi­bi­ción de ir al ba­ño y ame­na­zas de muer­te.

Las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos se dan a la par del peor mo­men­to eco­nó­mi­co de la his­to­ria ve­ne­zo­la­na. El país re­gis­tró un PIB real de -18 por cien­to en 2018. La ci­fra era de 1.3 en 2013.

El des­abas­to de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos en el país tam­bién pro­vo­ca que un por­cen­ta­je im­por­tan­te de per­so­nas vi­van con ham­bre. El nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos in­fra­ali­men­ta­dos al­can­zó los 3.7 mi­llo­nes, es de­cir, apro­xi­ma­da­men­te el 12 por cien­to de la po­bla­ción en el pe­rio­do en­tre 2015 y 2017. Son ca­si un mi­llón de per­so­nas más que una dé­ca­da atrás, de acuer­do con da­tos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO).

Un gui­ño a Mé­xi­co

Ma­du­ro hi­zo un pe­que­ño gui­ño a Mé­xi­co en su se­gun­da ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra co­mo man­da­ta­rio. El pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la gri­tó ¡vi­va Mé­xi­co! en uno de sus dis­cur­sos del jue­ves.

“Al­to re­pre­sen­tan­te del Go­bierno de Egip­to, de la In­dia (...) de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos. ¡Que vi­va Mé­xi­co!”. Los asis­ten­tes res­pon­die­ron “¡vi­va!” al uní­sono.

Juan Ma­nuel Nun­ga­ray, ti­tu­lar de ne­go­cios de la Em­ba­ja­da de Mé­xi­co en Ve­ne­zue­la, acu­dió a la to­ma de pro­tes­ta de Ma­du­ro, de acuer­do con la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.