Bus­can­do ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas pa­ra el fu­tu­ro

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Problema Conciencia - Jo­sé Pa­blo Fa­vi­la Rodríguez

IN­GE­NIE­RÍA QUÍ­MI­CA PA­RA LA DI­REC­CIÓN, GE­NE­RA­CIÓN 

Mi pa­so por la Uni­ver­si­dad Anáhuac ha si­do de­fi­ni­ti­va­men­te la eta­pa más fe­liz de mi vi­da. Si bien tu­vo sus mo­men­tos di­fí­ci­les como al­gu­nos des­ve­los, ma­te­rias com­pli­ca­das y ho­ra­rios que no se le desean a na­die, tam­bién me dio la opor­tu­ni­dad de apren­der mu­cho so­bre la ca­rre­ra que ele­gí, co­no­cer in­va­lua­bles ami­gos y lo­grar una ex­ce­len­te pro­yec­ción pa­ra el mundo la­bo­ral. Fue un gran de­sa­fío que al fi­nal me lle­nó de sa­tis­fac­cio­nes, una de las cua­les –pro­ba­ble­men­te la ma­yor– fue te­ner la for­tu­na de com­par­tir con mi abue­lo, de cien años de edad, mi tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, pues él tam­bién es­tu­dió la mis­ma ca­rre­ra ha­ce ca­si 80 años; pe­ro no só­lo eso, tam­bién la sor­pre­sa de ob­te­ner la men­ción ho­no­rí­fi­ca, con lo que la fe­li­ci­dad fue aún ma­yor. Mi abue­lo es­ta­ba muy or­gu­llo­so de mí. Al­go pa­ra mí muy im­por­tan­te fue ha­ber per­te­ne­ci­do a la 12ª ge­ne­ra­ción de Vér­ti­ce, don­de pu­de co­no­cer ex­ce­len­tes ami­gos de to­das las ca­rre­ras; ade­más de ad­qui­rir con­cien­cia de nues­tro en­torno pa­ra ser una per­so­na más ín­te­gra. Una idea de ahí que me mar­có fue (pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos): “No­so­tros no hi­ci­mos na­da pa­ra na­cer y es­tar sen­ta­dos don­de estamos, con tan­tas opor­tu­ni­da­des y con un muy buen fu­tu­ro al al­can­ce, así como quie­nes es­tán en gue­rras o en la ca­lle pi­dien­do li­mos­na, no hi­cie­ron na­da pa­ra na­cer en esas con­di­cio­nes tan di­fe­ren­tes a las nues­tras; lo cual nos im­pe­le la res­pon­sa­bi­li­dad de ser agra­de­ci­dos, bus­car un cam­bio y ad­qui­rir un com­pro­mi­so con la so­cie­dad”. De­fi­ni­ti­va­men­te una fi­lo­so­fía que me en­can­ta y que he tra­ta­do de adop­tar pa­ra mi vi­da. Y es to­tal­men­te cier­to, en vez de que­jar­nos por pe­que­ñe­ces o te­mas su­per­fi­cia­les, hay que ha­cer al­go, bus­car un cam­bio real y re­le­van­te pa­ra Mé­xi­co, ca­da quien des­de su trin­che­ra ha­cien­do lo que le co­rres­pon­de. Es­te mar­zo cum­plí un año tra­ba­jan­do como ana­lis­ta de In­te­li­gen­cia de Ne­go­cios en MSD Sa­lud Ani­mal, la em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca ve­te­ri­na­ria con ma­yo­res ven­tas en Mé­xi­co y de las más gran­des a ni­vel mun­dial; en E.U.A. y Ca­na­dá se le co­no­ce como Merck & Co. y en el res­to del mundo como Merck Sharp & Doh­me. Mi prin­ci­pal tra­ba­jo es co­no­cer el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co en el país así como a nues­tros com­pe­ti­do­res, coor­di­nar las jun­tas de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do con otras far­ma­céu­ti­cas ve­te­ri­na­rias, es­tar al tan­to de nue­vos pro­duc­tos y ayu­dar a plan­tear las es­tra­te­gias pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos de ca­da uni­dad de ne­go­cio. Ade­más, soy el ad­mi­nis­tra­dor lo­cal pa­ra Mé­xi­co de la he­rra­mien­ta de CRM (Cus­to­mer Re­la­tions­hip Ma­na­ge­ment) de la em­pre­sa y cuen­to con un en­tre­na­mien­to en Box­meer, Ho­lan­da, que me dio la opor­tu­ni­dad de apren­der so­bre lo más no­ve­do­so pa­ra el desa­rro­llo de ne­go­cios y có­mo ha­cer su im­ple­men­ta­ción pa­ra Mé­xi­co. Si bien es­tos te­mas no son pro­pios de las ma­te­rias cur­sa­das en In­ge­nie­ría Quí­mi­ca, es­ta ca­rre­ra sí me do­tó de una muy bue­na ca­pa­ci­dad de análisis, lo que me ha per­mi­ti­do en­ten­der di­ver­sos pro­ble­mas y desa­rro­llar la ha­bi­li­dad de pro­po­ner so­lu­cio­nes, así como bus­car la ma­ne­ra de cuan­ti­fi­car los re­sul­ta­dos y po­der pre­de­cir fu­tu­ros com­por­ta­mien­tos. Tan com­ple­ta y com­ple­ja es la in­ge­nie­ría que, gra­cias al pen­sa­mien­to ma­te­má­ti­co, he po­di­do ha­cer un gran tra­ba­jo en te­mas que an­tes des­co­no­cía, ya que –con­si­de­ro– la ma­te­má­ti­ca que se

usa pa­ra te­mas de ne­go­cios y ad­mi­nis­tra­ción es mu­cho más sim­ple (al­gu­na ven­ta­ja ha­bría de te­ner el que­mar­se las pes­ta­ñas en cla­se, por no men­cio­nar las pa­rá­li­sis fa­cia­les en los de­par­ta­men­ta­les, ¿no?). El he­cho de no prac­ti­car aho­ra un tra­ba­jo pro­pio de un in­ge­nie­ro quí­mi­co no im­pli­ca que es­té en un error o que de­bí cam­biar de ca­rre­ra, por el con­tra­rio, ya que, a pe­sar de ha­ber sa­li­do de la es­cue­la, si­go apren­dien­do nue­vos te­mas, me­to­do­lo­gías y he­rra­mien­tas que se pue­den apli­car a mu­chas áreas más. En la Fa­cul­tad, por ejem­plo, apren­dí so­bre la par­te pro­duc­ti­va y de in­ves­ti­ga­ción de las in­dus­trias, aho­ra apren­do so­bre la par­te cor­po­ra­ti­va o co­mer­cial y de fuer­za de ven­tas, lo que con­si­de­ro una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pues en­ri­que­ce mi per­cep­ción de las em­pre­sas y me ayu­da a ver las dis­tin­tas áreas como una so­la, pues to­das son igual de im­por­tan­tes. En un fu­tu­ro me gus­ta­ría in­vo­lu­crar­me en em­pre­sas de otro gi­ro como del sec­tor ener­gé­ti­co o sa­lud hu­ma­na. Pa­ra en­ton­ces me gus­ta­ría ya co­no­cer más a fon­do te­mas de ne­go­cios e in­te­li­gen­cia de mer­ca­dos, así como de los quí­mi­cos y tec­no­lo­gías de van­guar­dia pa­ra ser un ele­men­to más com­ple­to y, así, po­der desa­rro­llar­me en cual­quier área. Sea­mos ho­nes­tos, sa­lir de la es­cue­la y en­trar en el “mundo real” es un shock bas­tan­te fuer­te pa­ra el cual no mu­chos estamos pre­pa­ra­dos; sig­ni­fi­ca bus­car tra­ba­jo, te­ner más res­pon­sa­bi­li­da­des, gas­tos y de­jar de ver a los ami­gos tan se­gui­do como qui­sié­ra­mos. Por eso, apro­ve­chen las va­ca­cio­nes, el tiem­po li­bre y po­der ver a sus ami­gos, por­que des­pués se com­pli­can las co­sas. No me­nos­pre­cien nin­gu­na ma­te­ria, nun­ca sa­ben cuán­do van a ne­ce­si­tar co­no­cer de ellas. Pe­ro tam­po­co se des­ani­men, to­do el es­fuer­zo va­le la pe­na al fi­nal, créan­me. Vie­nen tam­bién mu­chas sa­tis­fac­cio­nes y rea­li­za­cio­nes per­so­na­les; só­lo hay que ser per­se­ve­ran­tes y te­ner un po­co de suer­te pa­ra en­con­trar lo que nos gus­ta. Vean el la­do po­si­ti­vo a to­do; de ca­da si­tua­ción po­de­mos apren­der al­go. De eso se tra­ta la vi­da, de to­mar las opor­tu­ni­da­des pa­ra siem­pre sa­lir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.