LA QUÍ­MI­CA DEL AMOR

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Problema Conciencia - Ru­bén En­ri­que Ál­va­rez Mal­do­na­do

Alumno de sép­ti­mo se­mes­tre de In­ge­nie­ría Ci­vil y gra­dua­do de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca

La teo­ría del amor ha si­do am­plia­men­te in­ves­ti­ga­da des­de el cam­po de la psi­co­lo­gía; in­clu­so pa­ra psi­coa­na­lis­tas como Erich Fromm sig­ni­fi­có una res­pues­ta al problema de la exis­ten­cia hu­ma­na[1]. Sin em­bar­go, exis­te un cre­cien­te in­te­rés cien­tí­fi­co por co­no­cer el com­ple­jo pro­ce­so del enamo­ra­mien­to des­de la pers­pec­ti­va fi­sio­ló­gi­ca-bio­quí­mi­ca. He­len Fis­her, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Nue­va Jer­sey, es una de las más pro­lí­fi­cas in­ves­ti­ga­do­ras so­bre la na­tu­ra­le­za quí­mi­ca del amor ro­mán­ti­co. Con­si­de­ra que el enamo­ra­mien­to se com­po­ne de tres eta­pas prin­ci­pa­les: el ero­tis­mo, la atrac­ción y el ape­go[2]. La eta­pa del ero­tis­mo es cau­sa­da por las hor­mo­nas se­xua­les pre­sen­tes en el hom­bre y la mu­jer: tes­tos­te­ro­na y es­tró­geno. Es­tas hor­mo­nas au­men­tan con­si­de­ra­ble­men­te en la pu­ber­tad. El ni­vel de tes­tos­te­ro­na en la pu­ber­tad de un chi­co es si­mi­lar a la de un adul­to des­pués de be­ber cua­tro o cin­co tra­gos de al­cohol[2]. En la eta­pa de la atrac­ción se da una com­ple­ja ac­ti­vi­dad ce­re­bral de­bi­do a la se­gre­ga­ción de do­pa­mi­na, fe­ni­le­ti­la­mi­na, adre­na­li­na e in­hi­bi­ción de la se­ro­to­ni­na. Los cam­bios en las con­cen­tra­cio­nes de es­tas sus­tan­cias son las cau­san­tes de las di­fe­ren­tes reac­cio­nes que ocu­rren en el ena­mo­ra­do. Fis­her atri­bu­ye a la do­pa­mi­na el au­men­to de ener­gía, pér­di­da de ape­ti­to y sue­ño[2]; ade­más, en com­bi­na­ción con la adre­na­li­na pro­du­ce una pér­di­da ge­ne­ral de aten­ción que se con­tra­po­ne con la ex­qui­si­ta aten­ción que po­ne el ena­mo­ra­do por los pe­que­ños de­ta­lles de la per­so­na que le atrae[3]. La fe­ni­le­ti­la­mi­na, da­da la va­rie­dad de com­pues­tos que for­ma al ser sus­ti­tui­da quí­mi­ca­men­te como se mues­tra en la Ta­bla 1, pro­du­ce los efec­tos nar­có­ti­cos que cau­san en el ena­mo­ra­do eu­fo­ria y ex­ci­ta­ción. La adre­na­li­na es la res­pon­sa­ble de son­ro­jar la piel, au­men­tar la fre­cuen­cia car­dia­ca y res­pi­ra­to­ria, el ner­vio­sis­mo y las con­trac­cio­nes mus­cu­la­res que su­fre la per­so­na al es­tar en pre­sen­cia del ama­do. La se­ro­to­ni­na, que es po­pu­lar­men­te co­no­ci­da como “la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad”, en una apa­ren­te

con­tra­dic­ción, dis­mi­nu­ye du­ran­te la eta­pa de la atrac­ción; sin em­bar­go, Fis­her con­si­de­ra que una concentración pe­que­ña de se­ro­to­ni­na per­mi­te que el ena­mo­ra­do fan­ta­see con sus emo­cio­nes, lo cual da pa­so al “amor ro­mán­ti­co”[3]. Es po­si­ble ob­ser­var que es­ta eta­pa tie­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas de una adic­ción pues, como las sus­tan­cias nar­có­ti­cas, pro­vo­ca tam­bién im­pro­duc­ti­vi­dad, de­pen­den­cia fí­si­ca y re­caí­das en pe­río­dos de abs­ti­nen­cia. El cuer­po, an­te la pre­sen­cia con­ti­nua de cier­to es­ti­mu­lan­te, ge­ne­ra lo que en adic­cio­nes lla­man “to­le­ran­cia”. El ca­so de la do­pa­mi­na, die­ti­la­mi­na y adre­na­li­na no son la ex­cep­ción; por ello en­tran en jue­go dos nue­vas sus­tan­cias en la eta­pa del ape­go. El ape­go se ca­rac­te­ri­za por la pre­sen­cia de oxi­to­ci­na y va­so­pre­si­na. Es­tas dos hor­mo­nas son las cau­san­tes de las re­la­cio­nes a lar­go pla­zo. Pues en ex­pe­ri­men­tos con ra­to­nes se ha en­con­tra­do víncu­lo en­tre es­tos neu­ro­pép­ti­dos con el re­co­no­ci­mien­to so­cial y la fi­lia­ción pa­ren­tal [4]. De acuer­do al psi­có­lo­go Car­los Ye­la, la des­crip­ción de los pro­ce­sos bio­quí­mi­cos que su­ce­den du­ran­te el enamo­ra­mien­to es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con las di­fe­ren­tes eta­pas del amor res­pec­to a la in­ten­si­dad y el tiem­po, como se re­pre­sen­ta en la Fi­gu­ra 1[5]. En la Fi­gu­ra 1 es po­si­ble ob­ser­var que cuan­do la pa­sión eró­ti­ca lle­ga a su pun­to má­xi­mo y co­mien­za a dis­mi­nuir es se­gui­da por una pa­sión ro­mán­ti­ca cre­cien­te que, al al­can­zar su má­xi­mo, igual­men­te de­cre­ce pa­ra dar pie al com­pro­mi­so e in­ti­mi­dad con una in­ten­si­dad pro­gre­si­va que, igual que las an­te­rio­res, con­si­gue el má­xi­mo pa­ra pos­te­rior­men­te man­te­ner­se ideal­men­te cons­tan­te. En la ex­pli­ca­ción bio­quí­mi­ca de Fis­her, la pa­sión eró­ti­ca se de­be a la pre­sen­cia de tes­tos­te­ro­na y pro­ges­te­ro­na que, al dis­mi­nuir, es se­gui­da por la pa­sión ro­mán­ti­ca con se­gre­ga­ción de do­pa­mi­na, die­ti­la­mi­na y adre­na­li­na, así como de una in­hi­bi­ción de se­ro­to­ni­na, mien­tras que cuan­do se ge­ne­ra la to­le­ran­cia en el cuer­po a es­tas sus­tan­cias, son sus­ti­tui­das por la oxi­to­ci­na y va­so­pre­si­na que dan es­ta­bi­li­dad a la pa­re­ja en la eta­pa de com­pro­mi­so e in­ti­mi­dad. An­tes de fi­na­li­zar, es im­por­tan­te re­cal­car que un con­cep­to tan com­ple­jo como el amor no se pue­de ni de­be so­me­ter al re­duc­cio­nis­mo de la quí­mi­ca; no obs­tan­te, el co­no­ci­mien­to de las sus­tan­cias in­vo­lu­cra­das fa­ci­li­ta el en­ten­di­mien­to de reac­cio­nes que con­lle­va el enamo­ra­mien­to.

Ta­bla 1. Com­pa­ra­ción de la es­truc­tu­ra de la fe­ni­le­ti­la­mi­na res­pec­to a sus com­pues­tos sus­ti­tui­dos.

Fi­gu­ra 1. Cur­so tem­po­ral del amor me­dian­te el Mo­de­lo de Sten­berg mo­di­fi­ca­do. [1] Fromm, E. (2006). El ar­te de amar, Mé­xi­co, Pai­dós, p. 18 [2] Fis­her, H. (2005). Why we lo­ve: The na­tu­re and che­mistry of ro­man­tic lo­ve, Es­ta­dos Uni­dos, Ed. Henry Holt [3]...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.