ALUMNO DE CUAR­TO SE­MES­TRE DE IN­GE­NIE­RÍA ME­CA­TRÓ­NI­CA

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Utilízalo - Ch­ris­tian Jiménez Jar­quín

Compu­tado­ras, ter­mos­ta­tos, pre­ven­ción y cura de en­fer­me­da­des, te­lé­fo­nos, ae­ro­na­ves… son al­gu­nas de las no­ve­da­des que se pre­sen­tan ca­da año en el In­ter­na­tio­nal Con­su­mer Elec­tro­nics Show (CES); sin em­bar­go, la pre­sen­cia del In­ter­net de las Co­sas (IoT, por sus si­glas en in­glés) ha ga­na­do cre­cien­te pro­ta­go­nis­mo en los úl­ti­mos me­ses. Le­jos de la cien­cia fic­ción que lee­mos en li­bros an­ti­guos o ve­mos en pe­lí­cu­las re­cien­tes, la tec­no­lo­gía del in­ter­net rom­pe ca­da vez más ba­rre­ras de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te; en el mo­men­to en que se com­bi­na con di­ver­sos sen­so­res y el Big Da­ta, la cien­cia fic­ción de­ja de ser fic­ción. Hoy por hoy pue­des re­ci­bir un men­sa­je en tu te­lé­fono que te aler­ta de un in­cre­men­to en tu pre­sión san­guí­nea e in­clu­so tie­nes la op­ción de no­ti­fi­car­lo a tu doc­tor de ca­be­ce­ra; to­do, gra­cias a un me­di­dor de pre­sión ar­te­rial; tal como lo es­tá desa­rro­llan­do Lea­ding Ed­ge Apps LLC con su apli­ca­ción iBP Blood Pres­su­re, por men­cio­nar só­lo uno de va­rios ejem­plos de su apli­ca­ción en la sa­lud. Pe­ro, ¿quie­res al­go más fu­tu­ris­ta? Ima­gi­na te­ner sen­so­res en tu cuer­po que pue­dan an­ti­ci­par que vas a te­ner un in­far­to o que vas a pa­de­cer una en­fer­me­dad. Con es­tos sen­so­res es po­co pro­ba­ble que se con­fun­dan los sín­to­mas. Un men­sa­je en tu te­lé­fono mó­vil no só­lo te da­ría el diag­nós­ti­co sino tam­bién las ins­truc­cio­nes pa­ra pre­ve­nir. Sin em­bar­go, el IoT no se res­trin­ge úni­ca­men­te a la sa­lud, sus po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas. ¿Al­gu­nos ejem­plos fu­tu­ris­tas más? El ho­gar co­nec­ta­do, los co­ches in­te­li­gen­tes, plan­tas re­ga­das por sí mis­mas en el mo­men­to apro­pia­do… Pien­sa en todos los ob­je­tos que te ro­dean. ¡Es un he­cho que en un fu­tu­ro cer­cano to­das las co­sas se co­nec­ta­rán en­tre sí!

El tru­co es­tá en los sis­te­mas em­be­bi­dos, cir­cui­tos eléc­tri­cos a los que se les co­nec­tan chips y sen­so­res y que, com­pa­ra­dos con un te­lé­fono in­te­li­gen­te, son muy ele­men­ta­les, pe­ro que cuen­tan con to­das las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra cum­plir ta­reas es­pe­cí­fi­cas. Aho­ra pien­sa las po­si­bi­li­da­des que el IoT y el Big Da­ta ha­rían jun­tos. Ya en pre­vias edi­cio­nes de la re­vis­ta +Cien­cia se han pos­tu­la­do te­mas re­fe­ren­tes al Big Da­ta y có­mo fun­cio­na. En ge­ne­ral, se tra­ta del ma­ne­jo de can­ti­da­des ma­si­vas de in­for­ma­ción pa­ra que pue­da ser pro­ce­sa­da y pos­te­rior­men­te se ob­ten­gan da­tos es­pe­cí­fi­cos so­bre cier­to te­ma como, por ejem­plo, lo que es ten­den­cia en re­des so­cia­les brin­da a di­ver­sas em­pre­sas una vi­sión ge­ne­ral de lo que la gen­te pi­de, ne­ce­si­ta o le gus­ta y, por lo tan­to, las po­si­bles opor­tu­ni­da­des que se pue­den to­mar. Aho­ra, si los da­tos que se pro­ce­san vie­nen tan­to de per­so­nas como de ob­je­tos… ¿Ves? Aho­ra has­ta a los ne­go­cios lle­ga el IoT, lo cual re­per­cu­te en los con­su­mi­do­res y en sus ne­ce­si­da­des. Sin em­bar­go, es cla­ro que to­do lo an­te­rior se vuel­ve con­tro­ver­sial si to­ma­mos en cuen­ta la can­ti­dad de in­for­ma­ción que no­so­tros ge­ne­ra­mos y que gran­des cor­po­ra­cio­nes em­plean pa­ra lle­gar más le­jos en sus apli­ca­cio­nes de mar­ke­ting, lo cual ter­mi­na en un po­co de rui­do con res­pec­to al abu­so de pri­va­ci­dad y al bom­bar­deo ma­si­vo de co­mer­cia­les. Por el mo­men­to, la ci­fra no es ele­va­da, sin em­bar­go, el problema se da­rá en al­gu­nos años don­de to­da nues­tra ac­ti­vi­dad que­de re­gis­tra­da y al­ma­ce­na­da en di­ver­sos ser­vi­do­res al­re­de­dor del mundo. ¿Quién pro­te­ge­rá nues­tra in­for­ma­ción? ¿Es­to te ge­ne­ra otra idea? ¿Quién pa­ga­rá por el al­ma­ce­na­mien­to de todos es­tos da­tos? To­da­vía exis­ten mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra per­so­nas a las que les atrai­ga es­te te­ma, tan­to desa­rro­lla­do­res como in­ver­sio­nis­tas, in­ge­nie­ros o di­se­ña­do­res, doc­to­res o mer­ca­dó­lo­gos… Si tie­nes una idea ex­pló­ta­la, tra­ba­ja fuer­te y… ¿quién sa­be?, tal vez en un fu­tu­ro seas la per­so­na que re­vo­lu­cio­nó el IoT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.