LOS RE­FRI­GE­RA DO­RES

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - De La Necesidad Al Invento - Ce­ci­lia Cas­ta­ñe­da Lu­go

ALUM­NA DE CUAR­TO SE­MES­TRE DE IN­GE­NIE­RÍA IN­DUS­TRIAL

Los re­fri­ge­ra­do­res sur­gie­ron por la ne­ce­si­dad de pre­ser­var ali­men­tos por más tiem­po, so­bre to­do car­ne y pes­ca­do. An­te­rior­men­te se pre­ser­va­ba la co­mi­da con nie­ve de la mon­ta­ña en cue­vas o bo­de­gas, en tan­to que en los lu­ga­res más cá­li­dos se uti­li­za­ba la sal pa­ra pre­ser­var la co­mi­da. Los pri­me­ros in­ten­tos de re­fri­ge­ra­ción se ha­cían con hielo traí­do des­de las mon­ta­ñas. Se ha­cía un ho­yo en el sue­lo y se lle­na­ba con el men­cio­na­do hielo pa­ra des­pués ta­par­lo con ma­de­ra o pa­ja. En Egip­to e In­dia se sa­ca­ban con­te­ne­do­res con agua du­ran­te las no­ches frías pa­ra que se hi­cie­ra hielo. Du­ran­te mu­chos si­glos se uti­li­zó el hielo pa­ra pre­ser­var los ali­men­tos, pe­ro fue has­ta el si­glo XIX, en In­gla­te­rra, que se em­pe­zó a con­se­guir hielo de lagos y ríos, el cual se guar­da­ba en ca­jas de estaño o zinc pa­ra des­pués ais­lar­lo y re­par­tir­lo a otros lu­ga­res. En 1748, Wi­lliam Cu­llen creó la pri­me­ra re­fri­ge­ra­ción ar­ti­fi­cial, pe­ro fue Oli­ver Evans quien, en 1805, di­se­ñó la pri­me­ra má­qui­na de re­fri­ge­ra­ción ar­ti­fi­cial. Por su par­te, en 1834, Ja­cob Per­kins creó la pri­me­ra má­qui­na de re­fri­ge­ra­ción que uti­li­za­ba un ci­clo de com­pre­sión de va­por. En 1844, Oli­ver Evans cons­tru­yó un re­fri­ge­ra­dor pa­ra man­te­ner el hielo como tal, ya que lo ne­ce­si­ta­ban los pa­cien­tes con fie­bre ama­ri­lla. En 1876, Carl von Lin­den pa­ten­tó el pro­ce­so de li­cua­ción del gas, que es par­te del pro­ce­so bá­si­co de re­fri­ge­ra­ción que uti­li­za­mos hoy en día. Des­de fi­na­les de 1800 has­ta 1929 se uti­li­za­ron ga­ses tó­xi­cos como re­fri­ge­ran­tes: amo­nía­co (NH3), clo­ro­me­tano (CH3Cl) y dió­xi­do de azu­fre (SO2), sin em­bar­go, ello pro­vo­có mu­chos ac­ci­den­tes ya que siem­pre que el gas se fu­ga­ba del re­fri­ge­ra­dor las per­so­nas mo-

rían. Tres em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas se aso­cia­ron pa­ra en­con­trar un me­jor mé­to­do de re­fri­ge­ra­ción y lo que des­cu­brie­ron fue el freón. Por su par­te, en 1928 Fri­gi­dai­re des­cu­brió un re­fri­ge­ran­te sin­té­ti­co co­no­ci­do como CFC (com­pues­tos clo­ro­fluo­ro­car­bo­na­dos). Pos­te­rior­men­te, Ge­ne­ral Mo­tors pe­leó por las pa­ten­tes en 1930 y tra­tó de man­te­ner en se­cre­to los CFC pe­ro, al no po­der ma­nu­fac­tu­rar­los, tu­vo que per­mi­tir que los de­más co­no­cie­ran el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción. El freón co­mien­za el pro­ce­so como lí­qui­do, el cual es em­pu­ja­do por una bom­ba, con lo que se con­vier­te en va­por, lue­go se ab­sor­be el ca­lor que hay en el com­par­ti­men­to, con lo cual, és­te se en­fría. El freón, que es CFC, se si­guió uti­li­zan­do du­ran­te mu­cho tiem­po, has­ta que se des­cu­brió que da­ña la ca­pa de ozono, por lo que los re­fri­ge­ra­do­res fue­ron re­em­pla­za­dos por otros de ener­gía efi­cien­te que no uti­li­za­ran com­pues­tos clo­ro­fluo­ro­car­bo­na­dos, has­ta lle­gar a los re­fri­ge­ra­do­res mo­der­nos que uti­li­zan un gas lla­ma­do HFC-134ª, tam­bién co­no­ci­do como te­tra­fluo­roe­tano, el cual se vuel­ve lí­qui­do al lle­gar a los -26.6°C. Aquí es don­de se apli­ca la ter­mo­di­ná­mi­ca: al en­friar­se, el HFC pue­de cam­biar al es­ta­do lí­qui­do por la pre­sión, el lí­qui­do flu­ye por una vál­vu­la y lle­ga a un pe­que­ño ori­fi­cio. En­tre la vál­vu­la y el com­pre­sor hay muy po­ca pre­sión por­que el com­pre­sor ja­la el gas. Se pien­sa que la re­fri­ge­ra­ción se uti­li­za só­lo pa­ra pre­ser­var la co­mi­da en los ho­ga­res, pe­ro tam­bién es muy im­por­tan­te pa­ra la in­dus­tria. Pien­sa, por ejem­plo, en la ma­nu­fac­tu­ra, en có­mo la re­fri­ge­ra­ción ha ayu­da­do a en­friar ma­te­ria­les y tem­plar­los. Fue la in­ge­nie­ría lo que lo­gró que exis­tie­ra la re­fri­ge­ra­ción y, ade­más, que fue­ra se­gu­ra y cos­tea­ble. Ac­tual­men­te, los re­fri­ge­ra­do­res más mo­der­nos son los cryo­coo­lers, que se usan en el es­pa­cio pa­ra en­friar he­rra­mien­tas, te­les­co­pios y cá­ma­ras. Es­tos cryo­coo­lers mi­den me­nos de 12.5 cm de lon­gi­tud y al­can­zan tem­pe­ra­tu­ras de has­ta los -223°C.

Di­se­ño de Wi­lliam Cu­llen

Sis­te­ma uti­li­za­do hoy en día

Re­fe­ren­cias

Be­llis M. (2011). His­to­ria de re­fri­ge­ra­do­res y con­ge­la­do­res, Acer­ca de in­ven­to­res. Re­cu­pe­ra­do de: http:// in­ven­tors.about.com/li­brary/ in­ven­tors/blre­fri­ge­ra­tor.htm Krais­ner-Khait, B. (2010). El im­pac­to de la re­fri­ge­ra­ción. His­tory Ma­ga­zi­ne, fe­bre­ro­mar­zo de 2014. Re­cu­pe­ra­do de: http://www.his­tory­ma­ga­zi­ne.com/re­frig.html

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.