Apli­can­do lo apren­di­do

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - RI­CAR­DO TO­RRES

Re­cuer­dos inol­vi­da­bles

Tal vez al­gu­nos no me co­noz­can, ya que egre­sé ha­ce po­co más de cua­tro años de la ca­rre­ra en In­ge­nie­ría Me­ca­tró­ni­ca, y los que sí, pro­ba­ble­men­te ha­yan co­no­ci­do a un per­so­na­je muy di­fe­ren­te a mi “yo” ac­tual, pues­to que con­ta­ba con una ma­ra­ña de pe­lo en don­de se su­po­ne de­bía en­con­trar­se mi ca­be­za.

Yo, co­mo va­rios de us­te­des, so­lía ser un po­co re­bel­de a ini­cios de mi vi­da uni­ver­si­ta­ria y creo que es muy nor­mal en jó­ve­nes de 19 años; sin em­bar­go, a me­di­da que pa­só el tiem­po me fui dan­do cuen­ta de que que­ría ser al­guien de éxi­to en la vi­da y no po­día que­dar­me en mi an­ti­gua reali­dad de un jo­ven al que lo úni­co que le im­por­ta­ba era di­ver­tir­se. Y en ver­dad me di­ver­tía mu­cho. Si no me creen, pre­gún­ten­le a sus pro­fe­so­res que me co­rrie­ron de sus

cla­ses: un sa­lu­do muy afec­tuo­so pa­ra la Doc­to­ra Ma­ría Ele­na y el Maes­tro Jerry Ri­der, apro­ve­chan­do el co­mer­cial.

En fin, lo que quie­ro trans­mi­tir­les con es­te ar­tícu­lo es có­mo ha si­do mi vi­da la­bo­ral post Anáhuac, la im­por­tan­cia que han te­ni­do to­das las en­se­ñan­zas de mis pro­fe­so­res, y tam­bién agra­de­cer­les por to­do lo que me trans­mi­tie­ron, desde los co­no­ci­mien­tos has­ta los va­lo­res pro­fe­sio­na­les.

Mi his­to­ria en Gru­po Bo­car

Al con­cluir mi ca­rre­ra en­tré in­me­dia­ta­men­te a Gru­po Bo­car, una em­pre­sa ma­nu­fac­tu­re­ra de au­to­par­tes por tec­no­lo­gías de in­yec­ción a alta pre­sión de alu­mi­nio (HPDC), in­yec­ción de plás­ti­co y fun­di­ción de alu­mi­nio por gra­ve­dad, la cual cuen­ta con 11 plan­tas pro­duc­ti­vas en Mé­xi­co y ofi­ci­nas de ser­vi­cio en Eu­ro­pa, Asia y Es­ta­dos Uni­dos.

Al en­trar a Bo­car lo pri­me­ro que hi­ce fue pa­sar 4 me­ses di­rec­ta­men­te en plan­ta y co­no­cer to­das las tec­no­lo­gías que les men­cio­né arri­ba. Les di­ré que fue una de las ex­pe­rien­cias más ago­ta­do­ras de mi vi­da (tra­ba­jar de 8 a. m. a 6 p. m., co­mer a las 11 a. m., to­do el día usar bo­tas con cas­qui­llo de se­gu­ri­dad, na­da er­go­nó­mi­cas si es­tás acos­tum­bra­do a usar Vans a dia­rio, car­gar ma­nual­men­te lin­go­tes de alu­mi­nio a un horno, ver­ter alu­mi­nio lí­qui­do en mol­des se­mi­per­ma­nen­tes y que­mar­te las ma­nos, oler el flui­do de cor­te cuan­do lim­pias una má­qui­na CNC y, pa­ra ce­rrar con bro­che de oro, rea­li­zar la lim­pie­za de un horno a 1100°C, con una pro­tec­ción pa­re­ci­da a un tra­je de as­tro­nau­ta, so­lo que te su­dan los ojos y el vi­sor es­tá com­ple­ta­men­te em­pa­ña­do, etc.), pe­ro sin du­da fue uno de los pe­rio­dos más gra­ti­fi­can­tes y ja­más lo cam­bia­ría, ya que pu­de po­ner en prác­ti­ca to­dos los pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra y me­tal­me­cá­ni­cos que nos en­se­ña­ron en la uni­ver­si­dad. Com­pro­bé con mis pro­pios ojos que sí era real to­do lo que nos con­ta­ban nues­tros pro­fe­so­res.

Al con­cluir mi ca­pa­ci­ta­ción, el pri­mer pues­to que ocu­pé fue de Au­di­tor Téc­ni­co. Us­te­des se pre­gun­ta­rán: “¿qué ra­yos es un Au­di­tor Téc­ni­co?”. Ve­rán, me en­car­ga­ba de ase­gu­rar el es­ta­do no­mi­nal de un gru­po de­fi­ni­do de ti­pos de má­qui­nas, las cua­les se en­con­tra­ban en to­das las plan­tas del gru­po, y rea­li­za­ba una re­vi­sión fí­si­ca se­mes­tral pa­ra que la má­qui­na siem­pre es­tu­vie­ra en con­di­cio­nes óp­ti­mas de tra­ba­jo. Au­na­do a es­to, de­bía rea­li­zar el ma­nual pa­ra com­pren­der có­mo ope­ra­ba es­te equi­po e in­di­car las ac­ti­vi­da­des y la fre­cuen­cia de los man­te­ni­mien­tos que se le de­be­rían efec­tuar; ha­bla­ba a dia­rio con nues­tros pro­vee­do­res ale­ma­nes pa­ra so­li­ci­tar­les ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas de los equi­pos y re­fac­cio­nes, ela­bo­ra­ba pro­yec­tos de me­jo­ra y los ex­po­nía a los di­ver­sos Ge­ren­tes de Plan­ta y de Di­vi­sión (fue en ese mo­men­to cuan­do agra­de­cí la ex­po­si­ción de nues­tro Pro­yec­to Apli­ca­ti­vo de fin de ca­rre­ra a los si­no­da­les y las pre­gun­tas que só­lo ellos sa­ben rea­li­zar pa­ra ha­cer­te tem­blar).

Después de dos años desem­pe­ñan­do mi la­bor co­mo Au­di­tor, se me dio la opor­tu­ni­dad de ocu­par la Je­fa­tu­ra de Au­di­to­ría Téc­ni­ca, lo cual fue un pro­ce­so re­ta­dor, ya que con­ver­tir­me de la no­che a la ma­ña­na en je­fe de ocho com­pa­ñe­ros, los cua­les la ma­yo­ría eran mis ami­gos, no fue na­da bo­ni­to. Aho­ra era yo el que les te­nía que exi­gir que cum­plie­ran con su tra­ba­jo, que se que­da­ran al­gu­nas ve­ces más de lo de­bi­do si no sa­lían las co­sas, que aca­ta­ran las re­glas de la em­pre­sa que va­rias ve­ces yo mis­mo no cum­plí fiel­men­te. Aho­ra, co­mo de­cía mi an­ti­guo je­fe: “tú no tie­nes de­re­cho a re­gar­la”. Una vez más di gra­cias por la men­ta­li­dad que nos in­cul­ca­ron en la uni­ver­si­dad y to­das esas ho­ras que los pro­fe­so­res nos pla­ti­ca­ban sus ex­pe­rien­cias y có­mo, con su ejem­plo, sa­ber li­de­rar un gru­po de per­so­nas, to­dos mi­llen­nials que, créan­me, so­mos los más di­fí­ci­les.

Ha­ce no más de dos me­ses he cam­bia­do de pues­to pa­ra ser Lí­der de Pro­yec­tos, tra­ba­jan­do en lí­nea di­rec­ta con uno de los Di­rec­ti­vos más al­tos de la Or­ga­ni­za­ción, pe­ro esa será una his­to­ria que les cuen­te más a de­ta­lle en al­gún otro ar­tícu­lo, si es que me vuel­ven a in­vi­tar.

Me enor­gu­lle­ce per­te­ne­cer a una em­pre­sa me­xi­ca­na y lí­der mun­dial en su ru­bro, así co­mo me enor­gu­lle­ce ser egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Anáhuac y per­te­ne­cer a esa ge­ne­ra­ción tan es­pe­cial de In­ge­nie­ría Me­ca­tró­ni­ca, la cual siem­pre es­ta­rá pre­sen­te pa­ra mí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.