Lu­ces LED UV com­ba­ten la con­ta­mi­na­ción

COM­BA­TEN LA CON­TA­MI­NA­CIÓN

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - KANDY MI­CHE­LLE DU­QUE FLO­RES

¿Qué pa­sa­ría si im­ple­men­tá­ra­mos mé­to­dos que re­duz­can sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las muer­tes de­bi­das a la con­ta­mi­na­ción?

DE ACUER­DO CON LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN MUN­DIAL DE LA SA­LUD, ca­da año mue­ren al­re­de­dor de 12.6 mi­llo­nes de per­so­nas a cau­sa de la ex­po­si­ción a la con­ta­mi­na­ción del en­torno. Den­tro de lo an­te­rior, las cau­sas de muer­te de­bi­das a la con­ta­mi­na­ción del ai­re de in­te­rio­res se des­glo­san de la si­guien­te ma­ne­ra: 34% por ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar, 26% por car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca, 22% por neu­mo­pa­tía obs­truc­ti­va cró­ni­ca, 12% por in­fec­ción agu­da de las vías respiratorias in­fe­rio­res en los ni­ños y 6% por cáncer de pul­món. Ac­tual­men­te se re­co­no­ce que la con­ta­mi­na­ción del ai­re no ocu­rre so­la­men­te en ex­te­rio­res, sino tam­bién in­tra­mu­ros. Por ejem­plo, ¿qué pa­sa si al vi­si­tar un hos­pi­tal pa­ra ser aten­di­do, exis­te la po­si­bi­li­dad de con­traer otra en­fer­me­dad? Es una reali­dad que los hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud con­tie­nen un al­to nú­me­ro de con­ta­mi­nan­tes bio­ló­gi­cos, de­bi­do a la fal­ta de de­sin­fec­ción am­bien­tal de sus in­te­rio­res. Es por ello que la tec­no­lo­gía y la cien­cia no se que­dan atrás y bus­can so­lu­cio­nes que atien­dan di­rec­ta­men­te a la pre­sen­te ne­ce­si­dad. Hoy en día se es­tán desa­rro­llan­do las lu­ces LED UV con efec­tos ger­mi­ci­das. Es­tás lu­ces exis­tían pre­via­men­te, sin em­bar­go, se des­co­no­cía es­ta po­ten­cia­li­dad que ten­drá un gran im­pac­to en nues­tra so­cie­dad. Los mi­cro­bios son vul­ne­ra­bles a los efec­tos de la luz ul­tra­vio­le­ta. Es por es­to que la em­pre­sa es­pa­ño­la ERMEC, que co­mer­cia­li­za com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos, pro­pu­so el uso de un tu­bo de LED UV pa­ra em­plear­se co­mo ger­mi­ci­da en hos­pi­ta­les, es­cue­las, in­dus­trias, etc. En la em­pre­sa ex­pli­can que es­te tu­bo fun­cio­na con la ra­dia­ción UV y por su alta in­ten­si­dad es ca­paz de rom­per los en­la­ces mo­le­cu­la­res del ADN de los mi­cro­or­ga­nis­mos que con­ta­mi­nan el en­torno. Es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos es­tán cons­ti­tui­dos en su ma­yo­ría por car­bono o por com­pues­tos orgánicos, es por ello que las on­das en­tre más in­ten­sas son y más tiem­po tie­nen de ex­po­si­ción, pue­den cau­sar una ma­yor des­truc­ción de gér­me­nes. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que más re­sal­tan es que la lon­gi­tud de on­da de es­tas lu­ces de­be es­tar en el ran­go de 240 a 280 na­nó­me­tros pa­ra cum­plir con la ta­rea de de­sin­fec­tar. Ade­más, se men­cio­nan múl­ti­ples be­ne­fi­cios que se ga­ran­ti­zan al usar LEDs co­mo son: lar­ga du­ra­ción, fácil ins­ta­la­ción, aho­rro de ener­gía, re­sis­ten­cia a gol­pes, es­ca­so man­te­ni­mien­to y es­tán li­bres de me­ta­les pe­sa­dos co­mo el mer­cu­rio y otros con­ta­mi­nan­tes. Las lu­ces LED son sin du­da un gran avan­ce tec­no­ló­gi­co que de­be se­guir es­tu­dián­do­se pa­ra am­pliar su cam­po de apli­ca­ción y em­plear­se en más lu­ga­res, pa­ra re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el nú­me­ro de muer­tes de­bi­das a la con­ta­mi­na­ción por bac­te­rias y gér­me­nes. Lo im­por­tan­te es que a par­tir de las ideas se ge­ne­ren cam­bios po­si­ti­vos en la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.