Cin­co le­tras

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - ÁN­GE­LA CIT­TER GARCÍA

Las emo­cio­nes son una par­te muy im­por­tan­te de nues­tras vi­das, pe­ro ¿qué es exac­ta­men­te una emo­ción?, ¿pue­de re­du­cir­se a una fórmula quí­mi­ca?, ¿qué me­ca­nis­mos se ac­ti­van en el ce­re­bro cuan­do sen­ti­mos amor, ira, mie­do o tris­te­za?

¿Al­gu­na vez has sen­ti­do mie­do? En oca­sio­nes, to­dos nos asus­ta­mos o vi­vi­mos es­ta emo­ción. ¿Los true­nos y re­lám­pa­gos ha­cen que tu co­ra­zón la­ta más rá­pi­do? ¿Par­ti­ci­par en deportes ex­tre­mos te de­ja sin alien­to? Pro­ba­ble­men­te sien­tas un va­cío en el es­tó­ma­go o te em­pie­cen a trans­pi­rar las pal­mas de las ma­nos cuan­do asis­tas a tu pri­me­ra en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, al no sa­ber qué pre­gun­tas te ha­rán y có­mo con­clui­rá, o cuan­do tie­nes que pre­sen­tar un exa­men muy im­por­tan­te, por­que a pe­sar de ha­ber es­tu­dia­do mu­cho, nun­ca fal­ta esa sen­sa­ción de no es­tar bien pre­pa­ra­do.

Nues­tro or­ga­nis­mo es­tá equi­pa­do con un com­ple­jo sis­te­ma de su­per­vi­ven­cia que se ac­ti­va a sí mis­mo an­te la per­cep­ción de cual­quier pe­li­gro, se au­to­rre­gu­la y pre­pa­ra el te­rreno pa­ra fa­vo­re­cer la su­per­vi­ven­cia del in­di­vi­duo. El mie­do es una res­pues­ta na­tu­ral an­te el pe­li­gro; una sen­sa­ción des­agra­da­ble que atra­vie­sa el cuer­po, la men­te y el al­ma.

Clí­ni­ca­men­te, el mie­do es de­fi­ni­do co­mo una per­tur­ba­ción an­gus­tio­sa del áni­mo pro­vo­ca­da por un ries­go que ame­na­za real­men­te o que se re­pre­sen­ta en la ima­gi­na­ción. El mie­do es una si­tua­ción emo­ti­va pri­ma­ria y fun­da­men­tal, que es­tá pre­sen­te en el hom­bre desde los pri­me­ros días de su vi­da (au­sen­cia de la ma­dre, os­cu­ri­dad, al oír un fuer­te rui­do, en la pér­di­da de un apo­yo fí­si­co o afec­ti­vo, et­cé­te­ra).

Y ¿por qué se tie­ne mie­do? Aun­que sea di­fí­cil de creer, el mie­do es sa­lu­da­ble. El mie­do bien en­ten­di­do es ne­ce­sa­rio por­que po­si­bi­li­ta evi­tar al­go do­lo­ro­so o peligroso, ya que es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa que es­tá “ta­lla­do” en el ADN de los se­res hu­ma­nos. Se ac­ti­va an­te el pe­li­gro y per­mi­te res­pon­der con ma­yor ra­pi­dez y efi­ca­cia an­te las ad­ver­si­da­des.

La ma­ni­fes­ta­ción fi­sio­ló­gi­ca del mie­do se da en el ce­re­bro, con­cre­ta­men­te en el ce­re­bro rep­ti­liano y en el sis­te­ma lím­bi­co; al de­tec­tar al­go que re­pre­sen­ta un pe­li­gro, se ac­ti­va un sis­te­ma de alar­ma en el or­ga­nis­mo que lo pre­pa­ra pa­ra so­bre­vi­vir, des­en­ca­de­nan­do to­da una se­rie de reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas. El mie­do al do­lor psi­co­ló­gi­co pro­vo­ca las mis­mas reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que el mie­do al do­lor fí­si­co. Si en al­gún mo­men­to de­tec­ta un pe­li­gro, se ac­ti­va la amíg­da­la –si­tua­da en el ló­bu­lo tem­po­ral– y se pro­du­cen cam­bios fí­si­cos in­me­dia­tos que pue­den fa­vo­re­cer el en­fren­ta­mien­to, la pa­rá­li­sis o la hui­da.

Por otro la­do, el pro­ble­ma es­tá cuan­do usa­mos es­te re­cur­so más de lo ne­ce­sa­rio. Si lo que se ex­pe­ri­men­ta es un mie­do in­ten­so o un trau­ma, es­te que­da fi­ja­do en la me­mo­ria con ma­yor in­ten­si­dad. Es­to tie­ne una ló­gi­ca evo­lu­ti­va: lo que da­ña se fi­ja con ma­yor fuer­za que aque­llo que da placer, por­que re­sul­ta más adap­ta­ti­vo. Por ejem­plo, bas­ta que­mar­se una vez con fue­go pa­ra no vol­ver a acer­car a una lla­ma cual­quier par­te del cuer­po sin te­ner cui­da­do.

Un nue­vo es­tu­dio he­cho por es­pe­cia­lis­tas de la Uni­ver­si­dad de Io­wa mues­tra que el dió­xi­do de car­bono in­cre­men­ta la aci­dez ce­re­bral, que a su vez ac­ti­va una pro­teí­na del ce­re­bro que desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te en la sen­sa­ción de mie­do y la de an­sie­dad. El es­tu­dio, lle­va­do a ca­bo por el equi­po de John Wem­mie, pro­fe­sor de psi­quia­tría y neu­ro­ci­ru­gía del Co­le­gio Car­ver de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Io­wa, ofre­ce nue­vas pers­pec­ti­vas pa­ra en­ten­der me­jor los fun­da­men­tos bio­ló­gi­cos de los tras­tor­nos de an­sie­dad y pá­ni­co en ge­ne­ral, y

El dió­xi­do de car­bono in­cre­men­ta la aci­dez ce­re­bral, que a su vez ac­ti­va una pro­teí­na del ce­re­bro que desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te en la sen­sa­ción de mie­do y la de an­sie­dad.

po­dría in­clu­so su­ge­rir nue­vos en­fo­ques pa­ra tra­tar es­tas en­fer­me­da­des.

Co­mo pri­me­ra me­di­da, al mie­do hay que na­tu­ra­li­zar­lo, es de­cir, acep­tar­lo an­te el pe­li­gro y na­da más. Y to­do lo que es­té en la ca­be­za, re­gu­lar­lo. El te­mor en una en­tre­vis­ta la­bo­ral o en una pri­me­ra ci­ta es nor­mal. Pe­ro al “otro mie­do” hay que tra­tar de ex­pul­sar­lo. Es un im­pul­so in­te­rior que bus­ca de­fen­der­nos de un pe­li­gro irreal que la men­te se es­fuer­za en creer.

Por­que, co­mo de­cía Fran­klin D. Roo­se­velt: “A lo úni­co que le de­be­mos te­mer es al mie­do co­mo tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.