Black Mirror: Una fantasía muy cer­ca de la reali­dad

Una fantasía muy cer­ca de la reali­dad

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - MA­RÍA FERNANDA RI­VE­RA TO­RRES OR­TIZ

Hoy en día exis­ten va­rias pe­lí­cu­las y se­ries de te­le­vi­sión fu­tu­rís­ti­cas que plas­man so­cie­da­des su­rrea­les ma­ni­pu­la­das por la tec­no­lo­gía. Es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas per­te­ne­cen al gé­ne­ro de la cien­cia fic­ción, sin em­bar­go, no es­tán tan ale­ja­das de la reali­dad. In­te­res­te­lar, Ter­mi­na­tor, Gat­ta­ca e in­clu­so Wall.e son ejem­plos de pe­lí­cu­las que re­fle­jan so­cie­da­des del fu­tu­ro que vi­ven de la mano de in­no­va­do­ras tec­no­lo­gías que pue­den pro­du­cir una pe­que­ña ma­ni­pu­la­ción del in­di­vi­duo.

Du­ran­te los úl­ti­mos trein­ta años la hu­ma­ni­dad ha su­fri­do una gran evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca nun­ca antes vis­ta. La in­ge­nie­ría ha si­do la au­to­ra de to­das es­tas tec­no­lo­gías de te­le­co­mu­ni­ca­ción que vi­ven con no­so­tros día a día. Co­men­zan­do el ter­cer mi­le­nio, la hu­ma­ni­dad lo­gró in­ven­tar una red glo­bal de trans­mi­sión ins­tan­tá­nea de in­for­ma­ción, fa­ci­li­tan­do la co­mu­ni­ca­ción en­tre per­so­nas sin im­por­tar su ubi­ca­ción.

Es­te gran lo­gro ha ser­vi­do co­mo ba­se de pre­sen­tes y fu­tu­ras tec­no­lo­gías, que van desde los ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes has­ta los sa­té­li­tes ae­ro­es­pa­cia­les. Sin em­bar­go, es­te ar­tícu­lo no ha­bla­rá so­bre di­chos ar­te­fac­tos re­vo­lu­cio­na­rios del si­glo XXI, sino de la se­rie crea­da por el bri­tá­ni­co Char­lie Broo­ker lla­ma­da Black Mirror (2011) que pro­du­jo gran po­lé­mi­ca por su vi­sión fu­tu­rís­ti­ca y su pa­re­ci­do con la reali­dad.

Black Mirror es una se­rie dra­má­ti­ca y fic­ti­cia que plan­tea en ca­da uno de sus ca­pí­tu­los his­to­rias di­fe­ren­tes so­bre la vi­da de per­so­na­jes de un fu­tu­ro muy cer­cano. Di­cha se­rie plan­tea me­tá­fo­ras y re­fle­xio­nes acer­ca de có­mo la tec­no­lo­gía ha in­flui­do en el ser hu­mano tan­to en cues­tio­nes fi­sio­ló­gi­cas co­mo psi­co­ló­gi­cas. Es cier­to que la se­rie pue­de re­sul­tar un po­co per­tur­ba­do­ra pa­ra el pú­bli­co, por sus fuer­tes tra­mas re­la­cio­na­das con tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos pro­du­ci­dos por la tec­no­lo­gía ar­ti­fi­cial. Pe­ro a pe­sar de ello, sus ca­pí­tu­los per­mi­ten crear una vi­sión más am­plia acer­ca de lo que es­tá su­ce­dien­do ac­tual­men­te en la so­cie­dad a cau­sa de la tec­no­lo­gía.

La se­rie plan­tea mu­chos ti­pos de tec­no­lo­gías co­mo, por ejem­plo, an­droi­des de te­ji­dos po­li­mé­ri­cos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial co­pia­da de la de un ser hu­mano, o chips na­noe­lec­tró­ni­cos im­plan­ta­dos en el ce­re­bro que per­mi­ten vi­sua­li­zar, desde

un len­te ho­lo­grá­fi­co plas­ma­do en la re­ti­na, re­cuer­dos de la me­mo­ria. Pa­ra mu­chos, es­tas ideas no son más que fan­ta­sías in­ge­nie­ri­les muy avan­za­das pa­ra nues­tra reali­dad, pe­ro una gran can­ti­dad de cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do lo con­tra­rio.

Un ca­pí­tu­lo de la se­rie lla­ma­do Whi­te Ch­rist­mas tra­ta so­bre la ma­ni­pu­la­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial co­pia­da de un hom­bre, pre­sun­to cul­pa­ble de un ase­si­na­to. El im­plan­te que le ins­ta­la­ron al hom­bre lo­gra re­cu­pe­rar to­da la in­for­ma­ción de la me­mo­ria re­la­cio­na­da con el ase­si­na­to, pa­ra así de­ter­mi­nar la cul­pa­bi­li­dad del sos­pe­cho­so.

Es­ta tec­no­lo­gía no es­tá tan ale­ja­da de nues­tra reali­dad, ya que un pe­que­ño gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Li­bre de Bru­se­las en Bél­gi­ca ha crea­do un al­go­rit­mo lla­ma­do Re­ser­voir Com­pu­ting que ha­ce que la compu­tado­ra sea “analó­gi­ca­men­te neu­ro-ins­pi­ra­da” (Ga­leon, 2016), lo que sig­ni­fi­ca que ten­drá la ca­pa­ci­dad de au­to­apren­der e im­pro­vi­sar cuan­do se le or­de­ne una ta­rea. Es­te nue­vo al­go­rit­mo es­tá pro­du­cien­do un ti­po de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial compu­tacio­nal ba­sa­da en un al­go­rit­mo ya más an­ti­guo, lla­ma­do Back­pro­pa­ga­tion.

En po­cas pa­la­bras, el Re­ser­voir Com­pu­ting es un al­go­rit­mo que imi­ta o si­mu­la la

ha­bi­li­dad del ce­re­bro de pro­ce­sar in­for­ma­ción y, con la ayu­da del sis­te­ma Back­pro­pa­ga­tion, se pue­den rea­li­zar mi­les de cálcu­los ite­ra­ti­vos que re­du­cen el error. “Nues­tro tra­ba­jo de­mues­tra que el al­go­rit­mo de Back­pro­pa­ga­tion pue­de, ba­jo cier­tas con­di­cio­nes, ser im­ple­men­ta­do usan­do el mis­mo hard­wa­re que se uti­li­za pa­ra la compu­tación analó­gi­ca, lo que po­dría me­jo­rar el ren­di­mien­to de es­tos sis­te­mas de hard­wa­re” (Ga­leon, 2016). Es­tas pa­la­bras fue­ron di­chas por Piotr An­to­nik, quien es el lí­der del gru­po de in­ves­ti­ga­ción, tam­bién con­for­ma­do por Mi­chiel Her­mans, Marc Hael­ter­man y Ser­ge Mas­sar. Es­ta gran in­ven­ción fue pu­bli­ca­da el 16 de sep­tiem­bre del 2016 en el dia­rio Phy­si­cal Re­view Let­ters mos­tran­do al mun­do la crea­ción de un hard­wa­re ca­paz de rea­li­zar un au­to­apren­di­za­je que lo lle­va­rá a la im­pro­vi­sa­ción en la so­lu­ción de pro­ble­mas. Ac­tual­men­te es­te sis­te­ma si­gue sien­do pro­ba­do y eva­lua­do en su efi­cien­cia, sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos que ha mos­tra­do han si­do asom­bro­sos acer­cán­do­nos ca­da vez más a lo que de­fi­ne a una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Lo an­te­rior de­mues­tra que la so­cie­dad es­tá ca­da vez más cer­ca del mun­do fic­ti­cio que los es­cri­to­res han ido crean­do. La ima­gi­na­ción hu­ma­na ha im­pul­sa­do un in­creí­ble de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que a mu­chos po­dría pa­re­cer­les im­po­si­ble. La po­lé­mi­ca se­rie Black Mirror ha mos­tra­do una tec­no­lo­gía po­si­ble­men­te al­can­za­ble en unos años, pe­ro aho­ra nos to­ca pre­gun­tar­nos: ¿Yo qué pue­do ha­cer pa­ra cons­truir un me­jor fu­tu­ro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.