De es­tu­dian­te a in­ge­nie­ra

Revista +Ciencia de la Facultad de Ingeniería - - Contenido - Re­na­ta Coe­to Arce

Soy Re­na­ta Coe­to Arce, egre­sé de la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Bio­mé­di­ca de la Uni­ver­si­dad Anáhuac Mé­xi­co, Cam­pus Nor­te, en di­ciem­bre de 2017. Du­ran­te los cua­tro años y me­dio que es­tu­ve en la Uni­ver­si­dad, pu­de apren­der mu­cho so­bre la ca­rre­ra y las di­fe­ren­tes áreas en las que se pue­de desa­rro­llar un ingeniero bio­mé­di­co. A lo lar­go del tiem­po que du­ró la li­cen­cia­tu­ra, me di cuen­ta de que me apa­sio­na­ba y que no me ha­bía equi­vo­ca­do en la elec­ción de es­tu­diar­la. Sin em­bar­go, mu­chos de no­so­tros en­tra­mos a una ca­rre­ra con una idea y un ob­je­ti­vo que, en mi ca­so, cam­bia­ron por com­ple­to con­for­me pa­sa­ban los se­mes­tres y apren­día de to­dos los cam­pos y áreas de la In­ge­nie­ría Bio­mé­di­ca. ha­bi­li­da­des, ade­más que es al­go que me en­can­ta ha­cer; por ello, en los úl­ti­mos se­mes­tres me de­di­qué a desa­rro­llar di­fe­ren­tes ti­pos de soft­wa­re pa­ra pro­yec­tos fi­na­les de mis ma­te­rias, uti­li­zan­do di­ver­sos len­gua­jes y pla­ta­for­mas. Es­to me ayu­do a de­fi­nir que la te­le­me­di­ci­na, o me­di­ci­na a dis­tan­cia, es un área con gran cre­ci­mien­to y que en ella me gus­ta­ría desa­rro­llar­me. De­bi­do a lo an­te­rior, me ins­cri­bí en el di­plo­ma­do de Te­le­me­di­ci­na que ofre­ce la Facultad de In­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad. Por otro la­do, mi gus­to por la pro­gra­ma­ción es tan gran­de que mi pro­yec­to de fin de ca­rre­ra, lla­ma­do Prac­ti­cum, con­sis­tió en desa­rro­llar una In­ter­faz grá­fi­ca en MATLAB. Di­cho pro­yec­to se pre­sen­tó en el Con­gre­so Na­cio­nal de In­ge­nie­ría Bio­mé­di­ca, de la So­cie­dad Me­xi­ca­na de In­ge­nie­ría Bio­mé­di­ca, en no­viem­bre de 2017.

Ade­más, es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Anáhuac me per­mi­tió co­no­cer di­fe­ren­tes áreas fue­ra de mi ca­rre­ra: hi­ce un Di­plo­ma­do en His­to­ria del Ar­te, to­mé cla­ses de ita­liano y de In­ge­nie­ría en Sis­te­mas so­bre Re­des de Compu­tado­ras y Pro­ce­sa­mien­to de Imá­ge­nes. En lo par­ti­cu­lar, mien­tras cur­sa­ba la ca­rre­ra no tu­ve la oportunidad de tra­ba­jar en al­gu­na ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con la In­ge­nie­ría Bio­mé­di­ca, pues mis ho­ra­rios eran com­pli­ca­dos, pe­ro la Uni­ver­si­dad me dio la oportunidad de co­la­bo­rar en el área de Aten­ción Preu­ni­ver­si­ta­ria, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la par­te de even­tos de pro­mo­ción, y me di cuen­ta de que real­men­te lo que que­ría era apo­yar al sec­tor sa­lud pa­ra que su servicio me­jo­ra­ra. Al­gu­nos de mis com­pa­ñe­ros du­ran­te la ca­rre­ra en­tra­ron a empresas gran­des co­mo Phi­llips, LG o Ro­che, pe­ro yo no desea­ba desem­pe­ñar un tra­ba­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo co­mo el que ellos te­nían, yo pre­fe­ría en­fo­car­me en rea­li­zar un tra­ba­jo que pro­du­je­ra un cam­bio en los ser­vi­cios mé­di­cos y apo­yar en diag­nós­ti­cos o tra­ta­mien­tos, ha­cien­do una la­bor que so­lo pu­die­ra lle­var a ca­bo un ingeniero. La­men­ta­ble­men­te co­mo re­cién egre­sa­dos a ve­ces es­tas opor­tu­ni­da­des son di­fí­ci­les de con­se­guir, pe­ro no im­po­si­bles, por lo que me de­di­qué a bus­car op­cio­nes de tra­ba­jo don­de fue­ra po­si­ble desa­rro­llar lo que en ver­dad me apa­sio­na. Ac­tual­men­te tra­ba­jo con el Dr. Gar­cía Ruiz de ma­ne­ra ex­ter­na al hos­pi­tal don­de él la­bo­ra, desa­rro­llan­do pro­yec­tos que los mis­mos mé­di­cos pro­po­nen de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des, y pa­ra los cua­les ne­ce­si­tan a al­guien con co­no­ci­mien­tos de in­ge­nie­ría pa­ra la par­te téc­ni­ca. Es­to sin du­da es lo que ha­go bien, y con es­tos pro­yec­tos he te­ni­do la oportunidad de in­gre­sar al hos­pi­tal, ver to­do el equi­po con el que tra­ba­jan los mé­di­cos en el día a día, en­trar a qui­ró­fa­nos y co­no­cer los equi­pos de ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca, in­clui­do el Da Vin­ci de ci­ru­gía ro­bó­ti­ca, en­tre mu­chos otros. De­bi­do a que el Hos­pi­tal Mi­li­tar, la ins­ti­tu­ción pa­ra la que de­sa­rro­llo los pro­yec­tos, no cuen­ta con In­ge­nie­ros Bio­mé­di­cos o un área en­car­ga­da de los mis­mos, yo tra­to di­rec­ta­men­te con los doc­to­res y ela­bo­ro las pro­pues­tas se­gún lo que me so­li­ci­tan, con el fin de desa­rro­llar­las des­pués. En es­te mo­men­to es­toy tra­ba­jan­do en la rea­li­za­ción de un sis­te­ma de te­le­me­di­ci­na pa­ra ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca, el cual per­mi­ti­rá que un doc­tor, a pe­sar de no es­tar en el qui­ró­fano con los re­si­den­tes, pue­da di­ri­gir­los a tra­vés de una pan­ta­lla que ellos es­tén vien­do, así co­mo de un dis­po­si­ti­vo mó­vil o una compu­tado­ra. Aun­que a ve­ces pen­sa­mos que las cla­ses que nos dan en la Facultad no nos ser­vi­rán pa­ra na­da en el ám­bi­to la­bo­ral, to­dos los días veo có­mo mu­cho o po­co de lo que nos en­se­ñan nues­tros pro­fe­so­res se apli­ca, ya sea pa­ra ana­li­zar de qué ma­ne­ra re­sol­ver un pro­ble­ma o dar­nos cuen­ta de que nues­tra idea tie­ne un error. A mi pa­re­cer, co­mo in­ge­nie­ros te­ne­mos que ver “más allá”, an­ti­ci­par­nos a los erro­res o pro­ble­mas que se pre­sen­tan, y la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­lo es con las ba­ses que nos die­ron nues­tros pro­fe­so­res. Per­so­nal­men­te, me gus­ta­ría agra­de­cer a to­dos y ca­da uno de los pro­fe­so­res de la Facultad de In­ge­nie­ría y de la Uni­ver­si­dad Anáhuac, con ellos tu­ve la for­tu­na de apren­der y son las per­so­nas que me for­ma­ron co­mo in­ge­nie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.