Bran­di Car­li­le

Có­mo la acla­ma­da can­tau­to­ra y su esposa pu­sie­ron sus idea­les en ac­ción

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - Por JO­NAT­HAN BERNS­TEIN

La can­tau­to­ra y su de­di­ca­ción al ac­ti­vis­mo jun­to con su esposa Cat­he­ri­ne Shep­herd.

Bran­di car­li­le re­cuer­da ha­ber sen­ti­do un nue­vo ti­po de an­sie­dad cuan­do se con­vir­tió en ma­dre en 2014. “Me pre­gun­ta­ba si era jus­to que nues­tros hi­jos na­cie­ran con re­la­ti­va se­gu­ri­dad só­lo por la geo­gra­fía”, di­ce la acla­ma­da can­tan­te y com­po­si­to­ra. Cuan­do ex­pre­só es­tas preo­cu­pa­cio­nes a su esposa, Cat­he­ri­ne Shep­herd, quien coor­di­nó el tra­ba­jo de ca­ri­dad de Paul Mccartney du­ran­te 10 años, Shep­herd le di­jo: “Si quie­res sen­tir­te me­jor, real­men­te ne­ce­si­tas en­fo­car es­to en al­go pro­duc­ti­vo”.

No mu­cho des­pués de esa con­ver­sa­ción, Car­li­le lan­zó una am­bi­cio­sa cam­pa­ña pa­ra usar su fa­ma pa­ra el bien. En 2017, su­per­vi­só el lan­za­mien­to de Co­ver Sto­ries, una re­gra­ba­ción de su LP The Story de 2007 re­ple­to de es­tre­llas, con ar­tis­tas des­de Ade­le has­ta Pearl Jam; to­dos los in­gre­sos fue­ron a War Child UK, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que brin­da ayu­da a ni­ños afec­ta­dos por con­flic­tos ar­ma­dos. Des­de el lan­za­mien­to del ál­bum, la fun­da­ción Loo­king Out de Car­li­le ha re­cau­da­do más de $800 mil dó­la­res pa­ra la or­ga­ni­za­ción. “No po­nen en pa­ra­caí­das a un gru­po de per­so­nas blan­cas pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas del mun­do”, di­ce Shep­herd so­bre War Child. “Tra­ba­jan con per­so­nas en el sue­lo”.

La pa­re­ja, que se ca­só en 2012, se co­no­ció cuan­do Shep­herd se dis­pu­so a do­nar al­gu­nos recuerdos de Mccartney a una ini­cia­ti­va de Car­li­le lla­ma­da Fight the Fear, que brin­dó ca­pa­ci­ta­ción en de­fen­sa pro­pia y em­po­de­ra­mien­to pa­ra mu­je­res en riesgo de vio­len­cia y abu­so. “Nos co­no­ci­mos a tra­vés de nues­tro ac­ti­vis­mo e in­te­rés en la ca­ri­dad”, di­ce Car­li­le, de 37 años. “Nos co­mu­ni­ca­mos du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te un año, y to­do el tiem­po pen­sé que es­ta­ba ha­blan­do con al­guien que te­nía 65 años. Fue una for­ma in­tere­san­te de enamo­rar­me”.

Al prin­ci­pio de su co­rres­pon­den­cia, Car­li­le com­par­tió con Shep­herd sus du­das so­bre la for­ma en que sen­tía que la ca­ri­dad estadounid­ense era un “pa­sa­tiem­po de los ri­cos”. “Du­dé so­bre ca­li­fi­car mi ac­ti­vis­mo con mi no­to­rie­dad en el ne­go­cio de la mú­si­ca”, di­ce. “No me gus­ta la percepción de que el gran

dó­lar estadounid­ense se con­vier­ta en el prin­ci­pio y la úni­ca for­ma de ayu­dar a la hu­ma­ni­dad, por­que no lo es. De he­cho, pue­de ser lo que ini­cial­men­te la las­ti­mó”.

Hoy, Car­li­le equi­li­bra su idea­lis­mo con el en­fo­que prag­má­ti­co de Shep­herd. Ella tie­ne sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos so­bre la subas­ta de sus pro­pios ob­je­tos y el ac­ce­so VIP pa­ra la ca­ri­dad, pe­ro en úl­ti­ma ins­tan­cia, di­ce: “Mis prin­ci­pios no son tan im­por­tan­tes co­mo edu­car a los ni­ños que van a pa­sar la vi­da en un cam­po de re­fu­gia­dos”. Car­li­le y Shep­herd han ani­ma­do a los fans de la can­tan­te a ofre­cer­se co­mo vo­lun­ta­rios en sus es­pec­tácu­los, por lo que “sien­ten que pue­den con­tri­buir tan­to al arre­man­gar­se y ha­cer el tra­ba­jo”, di­ce Shep­herd, “co­mo lo ha­rían si do­na­ran di­ne­ro”.

Car­li­le si­gue dan­do prioridad a War Child, pe­ro siem­pre es­tá bus­can­do nue­vas or­ga­ni­za­cio­nes con las cua­les aso­ciar­se, nue­vas in­jus­ti­cias por las cua­les lu­char. “Es­ta­ría min­tien­do si di­je­ra que po­dría cen­trar­me en una cau­sa por el res­to de mi vi­da”, di­ce. “Un ar­tis­ta ha­ce su me­jor tra­ba­jo en gran­des rá­fa­gas de luz: ha­ce­mos un dis­co, ha­ce­mos una gi­ra, y lue­go in­ten­ta­mos ha­cer otro dis­co. Cuan­do soy más ho­nes­ta con­mi­go mis­ma, el ac­ti­vis­mo es de la mis­ma ma­ne­ra”.

Por to­do su tra­ba­jo en es­te cam­po, agre­ga Car­li­le, ella to­da­vía sien­te que es­tá en las pri­me­ras eta­pas de con­ver­tir­se en una ar­tis­ta-ac­ti­vis­ta. “No es una lí­nea fi­na en­tre en­tre­te­ner e in­ci­tar la em­pa­tía en las per­so­nas, es un sal­to”, di­ce. “Y es uno en el que es­toy jus­to en me­dio”.

AC­TI­VIS­MO

ASO­CIA­CIÓN Shep­herd (iz­quier­da) y Car­li­le en su casa en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.