Liz­zo

Des­pués de una se­rie de éxi­tos pe­ga­jo­sos e ins­pi­ra­do­res, la can­tan­te y ra­pe­ra tu­vo que apren­der a amar­se a sí mis­ma

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - BRIT­TANY SPANOS

Có­mo la can­tan­te, ra­pe­ra y flau­tis­ta apren­dió a amar­se a ella mis­ma.

Ha­ce po­co más de un año, Liz­zo tu­vo una epi­fa­nía en la ofi­ci­na de su dis­que­ra, Atlan­tic Re­cords. “Es­ta­ba mi­ran­do a Aret­ha Fran­klin en las pa­re­des”, di­ce la can­tan­te-ra­pe­ra-flau­tis­ta, de 31 años, quien lan­zó su pri­mer ál­bum de un se­llo prin­ci­pal, Cuz I Lo­ve You, en abril. “[Pen­sé en] Ne­ver Lo­ved a Man the Way I Lo­ve You. Eso es lo que quie­ro que sea: el ál­bum que de­fi­ne mi ca­rre­ra. La gen­te di­rá: ‘Ese fue só­lo el co­mien­zo, y des­de ese mo­men­to fue ex­ce­len­te pa­ra siem­pre, y ga­nó to­dos los pre­mios’”.

Le to­mó tiem­po a Liz­zo, na­ci­da Me­lis­sa Jef­fer­son, per­mi­tir­se so­ñar tan gran­de. Cuan­do co­men­zó a dar con­cier­tos, pri­me­ro en su ciu­dad na­tal de Houston y lue­go en Mi­neá­po­lis, re­clu­ta­ba co­la­bo­ra­do­res pa­ra que le qui­ta­ran la aten­ción. “Creía en mí mis­ma en ban­das de rock, gru­pos de R&B y dúos de rap”, di­ce. “Pe­ro nun­ca creí en mí mis­ma co­mo so­lis­ta. No pen­sé que na­die qui­sie­ra mi­rar­me o escuchar lo que te­nía que de­cir”.

Eso ha cam­bia­do en los úl­ti­mos tres años, ya que Liz­zo ha ga­na­do fans con una se­rie de sen­ci­llos pop su­per­pe­ga­jo­sos y que se des­vían del gé­ne­ro. Ella pue­de dar­te amor pro­pio digno de un pie de fo­to en Ins­ta­gram (“Good to Hell”) tan fá­cil­men­te co­mo lo ha­ce con los him­nos de twer­king y rap ve­loz (“Fit­ness”, “Tem­po”). Tam­bién ha de­mos­tra­do un do­mi­nio ex­per­to de la cul­tu­ra de los me­mes: en oc­tu­bre, un vi­deo gra­ba­do por un fan

de ella to­can­do la flau­ta y ha­cien­do el po­pu­lar shoot dan­ce en uno de sus shows se con­vir­tió en una jo­ya de in­ter­net. Los nue­vos fans co­rrie­ron a sus re­des so­cia­les pa­ra ob­te­ner más con­te­ni­do de la flau­ta y el bai­le, jun­to con vi­deos de Liz­zo ha­cien­do twer­king en un dis­fraz de Sai­lor Moon o di­cien­do: “¡Adiós, pe­rra!” mien­tras se va en un ca­rri­to. “Las re­des so­cia­les son una fan­ta­sía”, di­ce. “Lo ha­go co­mo lo ha­go por­que me ha­ce reír”.

Ella re­co­no­ce que su de­ci­sión de re­ci­bir te­ra­pia el ve­rano pa­sa­do ha te­ni­do un im­pac­to mu­cho ma­yor en su vi­da. “Eso fue real­men­te ate­rra­dor”, di­ce. “Pe­ro con­ti­nuar ese via­je de ser vul­ne­ra­ble con al­guien que no co­no­cía, y lue­go apren­der a ser vul­ne­ra­ble con per­so­nas que sí co­noz­co, me dio el co­ra­je de ser vul­ne­ra­ble co­mo vo­ca­lis­ta”. Men­cio­na la can­ción ho­mó­ni­ma del nue­vo LP, don­de can­ta co­mo si las pa­la­bras es­tu­vie­ran sien­do arran­ca­das de la par­te in­fe­rior de sus pul­mo­nes: “Te­nía tan­to mie­do de so­nar así du­ran­te mu­cho tiem­po. Es una par­te real de mí que no me per­mi­tía ce­le­brar”.

Es­ta tem­po­ra­da, Liz­zo es­tá de via­je otra vez pa­ra sus pró­xi­mos gran­des con­cier­tos. Y por pri­me­ra vez, di­ce, sien­te que su mú­si­ca de es­tu­dio pue­de es­tar a la al­tu­ra de la ener­gía alen­ta­do­ra que ofre­ce fren­te a una au­dien­cia. “El ve­rano pa­sa­do fue trans­for­ma­dor pa­ra mí”, di­ce. “La chi­ca que ves en el es­ce­na­rio aho­ra tam­bién co­bra vi­da en las can­cio­nes”.

“No pen­sé que na­die qui­sie­ra mi­rar­me...”

SU DE­BUT Liz­zo lan­zó su es­pe­ra­do ál­bum Cuz I Lo­ve You.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.