LA FUER­ZA DE LA X

Las pa­la­bras de Ja­mes Mca­voy, Mi­chael Fass­ben­der, Jes­si­ca Chas­tain y Sop­hie Tur­ner so­bre su ex­pe­rien­cia en ‘X-MEN: DARK PHOE­NIX’

Rolling Stone (Mexico) - - Dark Phoenix - Por Ó s c a r Ur i e l

Darkp­hoe­nix es un ca­pí­tu­lo de la fran­qui­cia de X-men par­ti­cu­lar. Pa­ra em­pe­zar, la ac­ción es­tá si­tua­da en los años no­ven­ta al igual que el epi­so­dio pro­ta­go­ni­za­do por Ca­pi­ta­na Mar­vel es­tre­na­do es­te año; es con­si­de­ra­da co­mo una se­cue­la di­rec­ta de X-men: Apo­caly­pse (2016) que a pe­sar de ese puen­te de tiem­po, se cen­tra en el enig­má­ti­co per­so­na­je de Jean Grey, in­ter­pre­ta­do por Sop­hie Tur­ner, te­nien­do co­mo ba­se una de las sa­gas en el uni­ver­so de los có­mics más con­sen­ti­das de los lec­to­res.

Es­ta pe­lí­cu­la tam­bién mar­ca el de­but del guio­nis­ta Si­mon Kin­berg co­mo di­rec­tor des­pués de co­la­bo­rar en va­rios guio­nes de la fran­qui­cia; fue el res­pon­sa­ble de con­ven­cer a los pro­duc­to­res de rea­li­zar es­te ca­pí­tu­lo ba­sa­do en la his­to­ria de Dark Phoe­nix. Sin em­bar­go, el ca­mino pa­ra que es­te re­la­to lle­ga­ra a la pan­ta­lla gran­de no fue na­da fá­cil. Ori­gi­nal­men­te la pe­lí­cu­la se es­tre­na­ría en no­viem­bre del año pa­sa­do pe­ro de­bi­do a la ne­ce­si­dad de rea­li­zar nue­vas to­mas ( res­hoots), 20th. Cen­tury Fox de­ci­dió cam­biar la fe­cha a fe­bre­ro de 2019. Cuan­do la cam­pa­ña de pro­mo­ción anun­cia­ba el día del es­treno, el es­tu­dio de­ci­dió atra­sar­la nue­va­men­te has­ta es­te mes.

Aun­que no es ofi­cial, to­do pa­re­ce in­di­car que X-men: Dark Phoe­nix en con­jun­to con el spin-off ti­tu­la­do The New Mu­tants (a es­tre­nar­se en el 2020) se­rán las dos úl­ti­mas pe­lí­cu­las de es­ta era de X-men. La fu­sión de los es­tu­dios Dis­ney con Fox nos lle­va a de­du­cir que los eje­cu­ti­vos pla­nean reac­ti­var la mi­to­lo­gía de los mu­tan­tes pa­ra una nue­va ge­ne­ra­ción.

En Dark Phoe­nix in­ter­vie­ne la ma­yo­ría del re­par­to que par­ti­ci­pó en X-men: Apo­caly­pse con­cen­tran­do la aten­ción en Jean Grey y en el enig­má­ti­co per­so­na­je que ca­rac­te­ri­za Jes­si­ca Chas­tain, quien se in­te­gra al elen­co con un per­so­na­je que los rea­li­za­do­res han man­te­ni­do en si­gi­lo pa­ra sor­pren­der a la au­dien­cia. Ja­mes Mca­voy y Mi­chael Fass­ben­der re­gre­san en sus

ca­rac­te­rís­ti­cos per­so­na­jes del pro­fe­sor Char­les Xavier y de Mag­ne­to, res­pec­ti­va­men­te, pa­ra sus­ten­tar la his­to­ria.

Pla­ti­ca­mos con los dos his­trio­nes en Lon­dres, In­gla­te­rra quie­nes nos com­par­tie­ron la ex­pe­rien­cia de re­gre­sar a la sa­ga en los ro­les que les han brin­da­do tan­ta po­pu­la­ri­dad en el plano in­ter­na­cio­nal. Ja­mes Mca­voy es es­co­cés mien­tras que Mi­chael Fass­ben­der na­ció en Ale­ma­nia de ma­dre ir­lan­de­sa y pa­dre ale­mán. Los dos son me­jo­res ami­gos y tie­nen su casa en Lon­dres don­de han en­con­tra­do un es­pa­cio pa­ra for­mar sus fa­mi­lias aun­que los dis­tin­tos pro­yec­tos en los que se in­vo­lu­cran los lle­van a pa­sar la ma­yor par­te del tiem­po en prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do.

La en­tre­vis­ta acon­te­ció en el tra­di­cio­nal Ho­tel Dor­ches­ter don­de los dos in­tér­pre­tes re­me­mo­ra­ron su ex­pe­rien­cia en la sa­ga. “Úl­ti­ma­men­te han eva­lua­do mi ac­tua­ción a par­tir del trái­ler de una pe­lí­cu­la. Los tiem­pos han cam­bia­do ra­di­cal­men­te. Se­ré sin­ce­ro, no me gus­ta leer las crí­ti­cas de los pro­yec­tos en las que par­ti­ci­po ni tam­po­co ver los trái­lers de esas pro­duc­cio­nes. Soy de los que les gus­ta ir al ci­ne sin sa­ber ab­so­lu­ta­men­te na­da de la pe­lí­cu­la. To­da­vía me orien­to por su tí­tu­lo. Ha­ce años leí una crí­ti­ca a The Big Le­bows­ki don­de le da­ban tres es­tre­llas y por ese mo­ti­vo de­ci­dí no ir a ver­la al ci­ne. Años des­pués, cuan­do la edi­ta­ron en DVD, tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver­la y pen­sé: ‘Es­ta es la me­jor pe­lí­cu­la que he vis­to en mi vi­da’. Des­de en­ton­ces to­mé la de­ci­sión de no leer re­se­ña al­gu­na pues me en­fa­da que te re­su­man en dos mi­nu­tos una cin­ta”, ma­ni­fies­ta Mca­voy cuan­do me cues­tio­na so­bre si he vis­to Dark Phoe­nix en su to­ta­li­dad. Mi res­pues­ta fue que só­lo ha­bría te­ni­do opor­tu­ni­dad de ver los po­pu­la­res trái­lers pues el es­tu­dio man­tie­ne en res­guar­do la co­pia fi­nal de la pe­lí­cu­la.

De acuer­do a Mca­voy, los pro­duc­to­res es­ta­ban ca­si se­gu­ros de con­ti­nuar con la his­to­ria de X-men con Dark Phoe­nix jus­to des­pués de ter­mi­nar el ro­da­je de X-men: Apo­caly­pse pues es una se­cue­la in­mi­nen­te.

En la anéc­do­ta, Char­les Xavier quie­re ha­bi­tuar a los mu­tan­tes a co­la­bo­rar en co­mu­ni­dad y ser­vir a la hu­ma­ni­dad mien­tras que Erik (Fass­ben­der) pre­ten­de crear una so­cie­dad de X-men pa­ra vi­vir de for­ma so­li­ta­ria y re­clu­sa en una is­la más tri­bal pa­ra sa­tis­fa­cer sus pro­pias ne­ce­si­da­des. Aquí se ex­po­ne no­to­ria­men­te el ca­rác­ter de es­tos dos per­so­na­jes apa­ren­te­men­te an­ta­go­nis­tas pe­ro que po­seen más se­me­jan­zas en sus per­so­na­li­da­des.

“Es­ta es la cuar­ta pe­lí­cu­la que ha­ce­mos jun­tos, pa­re­ce que son tres pues hay una por ahí no muy me­mo­ra­ble en la se­rie que no quie­ro men­cio­nar. Aun­que no creo que ha­ya­mos te­ni­do una co­ne­xión cer­ca­na en las an­te­rio­res. El atrac­ti­vo cen­tral pa­ra que si­ga ha­cien­do es­tas pe­lí­cu­las es que en es­ta his­to­ria si­gue exis­tien­do el con­cep­to de que yo soy lí­der pa­ra un gru­po de mu­tan­tes in­adap­ta­dos que cues­tio­nan al sis­te­ma to­do el tiem­po. Creo que es­ta se­rie de pro­duc­cio­nes, aun­que es­tán di­se­ña­das pri­mor­dial­men­te pa­ra en­tre­te­ner al público, po­seen con­cep­tos so­bre la inclusión y to­le­ran­cia que son im­por­tan­tes de co­mu­ni­car. La ma­yo­ría de nues­tro público son ni­ños y ado­les­cen­tes y la no­ción de que es­tas ideas pue­dan in­fluen­ciar su pen­sa­mien­to me emo­cio­na”, aña­de Fass­ben­der.

“Mi­chael y yo he­mos pa­sa­do más de una dé­ca­da co­la­bo­ran­do en es­tas pe­lí­cu­las pe­ro no he­mos te­ni­do mu­chas opor­tu­ni­da­des de en­fren­tar­nos co­mo in­tér­pre­tes en una so­la se­cuen­cia. Creo que Pa­trick Ste­wart e Ian Mc­ke­llen lo han he­cho por no­so­tros [ríe]”, di­ce Mca­voy, quien in­sis­te que to­da­vía ha­ce fal­ta esa se­cuen­cia en la cual am­bos pue­dan de­mos­trar sus habilidade­s his­trió­ni­cas den­tro de la sa­ga.

Tan­to Mca­voy co­mo Fass­ben­der son con­si­de­ra­dos dos de los más pro­lí­fi­cos re­pre­sen­tan­tes de to­da una ge­ne­ra­ción de ac­to­res. Han de­mos­tra­do com­pe­ten­cia tan­to en pe­lí­cu­las ex­clu­si­va­men­te co­mer­cia­les co­mo en pro­yec­tos más ín­ti­mos e in­de­pen­dien­tes, ade­más de re­fle­jar una apa­ren­te dis­tan­cia de lo que re­pre­sen­ta el me­ca­nis­mo de Holly­wood.

Des­ta­ca­ron que las ca­rac­te­rís­ti­cas de la se­rie de pro­duc­cio­nes de X-men que las dis­tin­guen so­bre el res­to de las pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes re­po­sa en que in­de­pen­dien­te­men­te que la fan­ta­sía y la cien­cia fic­ción per­mea en la fá­bu­la de los mu­tan­tes, es pre­ci­sa­men­te el ca­rác­ter in­adap­ta­do, so­li­ta­rio y me­lan­có­li­co de los per­so­na­jes lo que pro­vo­ca una iden­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta con la au­dien­cia. De acuer­do a los dos, X-men po­dría ser el có­mic más cer­cano a un co­ti­diano lec­tor y la his­to­ria fan­tás­ti­ca más afín a la au­dien­cia.

“En X-men: Apo­ca­lip­sis es­tu­vi­mos sen­ta­dos so­bre la ci­ma de una mon­ta­ña. Mi­chael ves­ti­do co­mo si fue­ra un rocks­tar due­ño de la es­ce­na mien­tras que yo pa­re­cía un per­so­na­je sa­li­do de la se­rie Mia­mi Vi­ce”, re­fie­re Mca­voy so­bre su in­ter­ven­ción en X-men: Apo­caly­pse, la cual re­vi­si­ta los años ochen­ta.

Los ac­to­res la­men­tan que las bro­mas en el set en­tre com­pa­ñe­ros ha­yan ce­sa­do in­tem­pes­ti­va­men­te. Pro­ba­ble­men­te lo ha­bi­tual de las bur­las y mo­fas abu­rrie­ron a los in­te­gran­tes del elen­co. De acuer­do a Fass­ben­der, Mca­voy le hi­zo una bro­ma tan pe­sa­da a Josh Hel­man que su pro­me­ti­da le re­cla­mó enér­gi­ca­men­te al ac­tor por lo vio­len­to de la si­tua­ción. Por su­pues­to que Mca­voy no fue in­vi­ta­do a la bo­da de Hel­man.

El sen­ti­do lú­di­co que los dos ac­to­res tra­tan de man­te­ner du­ran­te el ro­da­je de pro­yec­tos de es­te ca­li­bre, só­lo se les per­mi­te gra­cias a las li­cen­cias aca­dé­mi­cas que les res­pal­dan, des­de par­ti­ci­par en com­ple­jos mon­ta­jes tea­tra­les has­ta en su bús­que­da ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de ca­rác­ter au­to­ral.

“Sim­ple­men­te to­do pro­ce­so em­pie­za o de­be ini­ciar con el guion, con la his­to­ria que quie­res con­tar en ese ca­pí­tu­lo en par­ti­cu­lar. Des­pués vie­ne la par­te de re­vi­sar las fuen­tes de ins­pi­ra­ción del li­bre­to. En el ca­so del per­so­na­je de Mag­ne­to es re­la­ti­va­men­te fá­cil pues es un rol con un ba­ga­je muy in­tere­san­te. Es un hom­bre lleno de con­tra­dic­cio­nes y eso me gus­ta por­que ha­ce más fá­cil su in­ter­pre­ta­ción. Lue­go vie­ne mi apro­xi­ma­ción al ma­te­rial, lo que pue­do di­bu­jar a par­tir de los da­tos que ten­go so­bre su in­fan­cia, de sus de­cep­cio­nes con la so­cie­dad, pues con­si­de­ro que Erik es una hom­bre que se ha en­fren­ta­do a la de­silu­sión en va­rias oca­sio­nes de­bi­do a sus des­ca­la­bros cons­tan­tes con la so­cie­dad. Pa­ra mí, fue re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo construir las creen­cias en las que es­tán sus­ten­ta­das sus de­ci­sio­nes”, de­fi­ne Fass­ben­der al pro­ce­so en el que se so­me­te pa­ra in­ter­pre­tar a es­te po­pu­lar an­ti­hé­roe de la se­rie.

“A mí no me gus­ta la palabra mal­dad por­que no sé real­men­te lo que sig­ni­fi­ca. Hay per­so­nas que co­me­ten ac­tos te­rri­bles por­que son psi­có­pa­tas, lo que se tra­du­ce en que ca­re­cen de em­pa­tía con los de­más.

Hay per­so­nas que se de­jan guiar por pen­sa­mien­tos os­cu­ros, eso lo pue­do en­ten­der pe­ro el tér­mino ‘mal­dad’ me cues­ta mu­cho tra­ba­jo dis­cer­nir­lo. Soy un ac­tor y ten­go que es­tar a la or­den de lo que se so­li­ci­te. Co­mo in­tér­pre­te ten­go el en­ten­di­mien­to de lo que pue­de ser ma­lo o bueno pe­ro no del tér­mino en su to­ta­li­dad, pues exis­ten mu­chas ca­pas al­re­de­dor de esa palabra”, aña­de Fass­ben­der, quien ha en­car­na­do per­so­na­jes que van des­de un per­ver­so due­ño de una plan­ta­ción en 12 años de es­cla­vi­tud has­ta un adic­to al se­xo en Sha­me. Es evi­den­te que el his­trión no se de­ja lle­var por con­ven­cio­na­lis­mos a la ho­ra de acep­tar un rol.

Por su par­te, Mca­voy sue­na más preo­cu­pa­do por las ca­rac­te­rís­ti­cas lú­di­cas del pro­yec­to.

“Me sien­to mu­cho más có­mo­do al vi­si­tar los años no­ven­ta que los ochen­ta, ya que me pa­re­ce más des­me­su­ra­da. Creo que en es­ta pe­lí­cu­la no se pro­fun­di­zó en la es­té­ti­ca de la dé­ca­da por lo cual me sien­to más có­mo­do con la ac­ción”, di­ce Ja­mes, quien tam­bién re­fle­xio­na que es­ta cin­ta tie­ne más similitude­s con el gé­ne­sis de su par­ti­ci­pa­ción en la sa­ga. “Es­ta pro­duc­ción se acer­ca más a First Class en don­de Char­les pa­re­cía te­ner la au­to­ri­dad to­tal so­bre el equi­po de mu­tan­tes. En Dark Phoe­nix, el Pro­fe­sor X tie­ne la ca­pa­ci­dad to­tal de po­der en­viar a sus dis­cí­pu­los a la gue­rra, así de sim­ple. Ese es el con­flic­to cen­tral de es­ta pe­lí­cu­la, a pe­sar de que Char­les pa­re­ce es­tar vi­vien­do un mo­men­to de cla­ri­dad y ma­du­rez en su vi­da. Pre­ci­sa­men­te es­te ele­men­to de des­con­cier­to es lo que ha­ce fas­ci­nan­tes a es­tos per­so­na­jes”, de­cla­ra Mca­voy.

A tra­vés de los años se ha des­cri­to abier­ta­men­te a Char­les co­mo una ver­sión de Mal­com X pa­ra los có­mics, pe­ro Mca­voy di­fie­re, ya que los guio­nis­tas de los li­bre­tos de las pe­lí­cu­las han trans­for­ma­do la per­so­na­li­dad del pro­fe­sor. “Char­les ha evo­lu­cio­na­do de ser un lí­der de una re­vuel­ta so­cial a un cau­di­llo de una re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca en el sen­ti­do que sus de­ci­sio­nes tie­nen un efec­to mu­cho más po­lí­ti­co, de tal ma­ne­ra que tie­ne la ca­pa­ci­dad de man­dar a su fa­mi­lia a una mi­sión con re­sul­ta­dos fa­tí­di­cos”.

Por lo que he­mos vis­to de Dark Phoe­nix, po­de­mos de­du­cir que Kin­berg abor­dó una de las anéc­do­tas más ama­das por los se­gui­do­res del có­mic de una for­ma cru­da y vis­ce­ral, dis­tin­to a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver en es­te ti­po de pro­duc­cio­nes. Los ac­to­res in­sis­ten que no se tra­ta de una entrega tí­pi­ca de X-men, pues hay un acen­to par­ti­cu­lar en la fi­gu­ra de Jean Grey.

Kin­berg in­sis­te en que la pe­lí­cu­la es muy fiel al có­mic pues pre­ci­sa­men­te se tra­ta del fa­vo­ri­to del di­rec­tor. Si­mon tam­bién ma­ni­fies­ta que la esen­cia del có­mic es­tá en la pe­lí­cu­la, so­bre to­do en el ren­glón emo­cio­nal que tie­ne que ver con la con­ver­sión de Grey en ese Dark Phoe­nix. “Ha si­do un pro­ce­so muy lar­go. Re­cuer­do que Si­mon me in­vi­tó un café en ene­ro de 2017, an­tes de ini­ciar el ro­da­je de la pe­lí­cu­la y me pla­ti­có los te­mas que que­ría ex­plo­rar en la anéc­do­ta a tra­tar. Des­de un prin­ci­pio se me plan­teó que se­ría una ex­pe­rien­cia muy emo­cio­nal y que la his­to­ria es­ta­ba ci­men­ta­da ex­clu­si­va­men­te en los per­so­na­jes mis­mos. In­me­dia­ta­men­te em­pe­cé a in­ves­ti­gar en asun­tos que te­nía que ver con la es­qui­zo­fre­nia, di­le­mas de iden­ti­dad y esa sin­gu­lar ex­pe­rien­cia de escuchar voces en tu ca­be­za las cua­les pue­den con­su­mir tu per­so­na­li­dad”, ad­mi­te Sop­hie Tur­ner en una char­la en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Tur­ner arri­bó a nues­tro país en me­dio de una ola de ex­pec­ta­ti­va pues el se­rial te­le­vi­si­vo Ga­me of Th­ro­nes es­ta­ba a pun­to de con­cluir. La ac­triz lle­gó acom­pa­ña­da de Jes­si­ca Chas­tain, am­bas se ha­brían com­pro­me­ti­do a par­ti­ci­par en la gi­ra pro­mo­cio­nal de la pe­lí­cu­la en re­pre­sen­ta­ción de to­do el equi­po crea­ti­vo.

“No pue­do ha­blar mu­cho de mi per­so­na­je, di­ga­mos que se tra­ta de una in­te­rro­gan­te den­tro de la his­to­ria. El rol que ca­rac­te­ri­zo no na­ce en el có­mic y es­to me agra­da por­que sien­to que la au­dien­cia es­tá in­tri­ga­da so­bre a quién in­ter­pre­ta­ré. Só­lo pue­do ade­lan­tar que se tra­ta de un ser que no es pre­ci­sa­men­te de es­te mun­do, es de otra par­te. Di­ga­mos que has­ta aho­ra ha­bía da­do vi­da ex­clu­si­va­men­te a per­so­na­jes te­rre­na­les”, con­fie­sa Chas­tian, quien ha­bría ma­ni­fes­ta­do cier­ta re­sis­ten­cia a in­ter­ve­nir en una pe­lí­cu­la, has­ta que ac­ce­dió a in­ter­ve­nir en Dark Phoe­nix. Chas­tain reite­ra que fue es­pe­cí­fi­ca­men­te el per­so­na­je pro­pues­to lo que la lle­vó a acep­tar es­ta in­vi­ta­ción.

Pe­ro los ojos es­tán pues­tos ex­clu­si­va­men­te en la ima­gen de Sop­hie Tur­ner, la ac­triz que es­te­la­ri­za dos fic­cio­nes que man­tie­nen la aten­ción de los aman­tes de la cul­tu­ra pop. Por un la­do fue la es­toi­ca San­sa Stark de Ga­me of Th­ro­nes y por el otro, es Jean Grey en X-men: Dark

Phoe­nix. Tur­ner de­fi­ni­ti­va­men­te es la ac­triz de es­te tem­po­ra­da.

De acuer­do a Sop­hie, la tra­ma de la cin­ta tie­ne una com­pa­ra­ción con el te­ma de las per­so­na­li­da­des adic­ti­vas y las ob­se­sio­nes. Des­pués de que Jean su­fre un ac­ci­den­te en el es­pa­cio co­mo con­se­cuen­cia de un en­cuen­tro cós­mi­co for­tui­to en una mi­sión, su per­so­na­li­dad su­fre una al­te­ra­ción que la des­do­bla­rá en Dark Phoe­nix, un fe­nó­meno que Jean di­fí­cil­men­te con­tro­la­rá. “Es­toy cons­cien­te que las pe­lí­cu­las de X-men son his­to­rias que tie­nen que ver con la ma­yo­ría del re­par­to y aho­ra hay una ex­cep­ción pues se con­cen­tra en el fe­nó­meno que vi­ve Jean Grey, ¡ima­gí­nen­se la res­pon­sa­bi­li­dad! Por un la­do ha si­do un pro­ce­so ex­ten­so don­de tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con Si­mon en una am­bi­cio­sa pro­duc­ción de la cual se es­pe­ra mu­cho pues Dark

Phoe­nix es un có­mic muy po­pu­lar y por el otro es­toy muy ner­vio­sa, emo­cio­na­da de lo que pue­de su­ce­der aho­ra en el es­treno”, fi­na­li­za Tur­ner.

LU­CHA DE GI­GAN­TES “Mi­chael y yo he­mos pa­sa­do más de una dé­ca­da co­la­bo­ran­do en es­tas pe­lí­cu­las pe­ro no he­mos te­ni­do mu­chas opor­tu­ni­da­des de en­fren­tar­nos co­mo in­tér­pre­tes en una so­la se­cuen­cia”, afir­ma Ja­mes Mca­voy, quien in­ter­pre­ta a Xavier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.