‘Men in Black: In­ter­na­cio­nal’

La po­pu­lar sa­ga se rein­ven­ta con las ac­tua­cio­nes de Ch­ris Hems­worth y Tes­sa Thom­pson.

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - CH­RIS HEMS­WORTH Y TES­SA THOM­PSON PLA­TI­CAN SO­BRE LA REIN­VEN­CIÓN DE ‘MEN IN BLACK’, PO­PU­LAR SA­GA FUN­DA­MEN­TAL DE LA CUL­TU­RA POP

¿Una entrega de Men in Black sin la pre­sen­cia de Will Smith y Tommy Lee Jones? El desafío sue­na al­go com­pli­ca­do, fi­nal­men­te la quí­mi­ca pro­vo­ca­da por los dos ac­to­res en la fran­qui­cia es con­si­de­ra­da co­mo el an­zue­lo que man­tu­vo a es­ta se­rie de pro­duc­cio­nes en el gus­to del público. Sin em­bar­go, con­si­de­ran­do es­tos tiem­pos y la trans­for­ma­ción de la pre­fe­ren­cia de la au­dien­cia, los pro­duc­to­res de­trás de la reac­ti­va­ción de la se­rie han op­ta­do por co­lo­car a Ch­ris Hems­worth y Tes­sa Thom­pson co­mo pro­ta­go­nis­tas es­te­la­res de es­te re­boot con un ai­re más so­fis­ti­ca­do y so­bre to­do in­ter­na­cio­nal.

“Es un pri­vi­le­gio po­der fil­mar en es­ta lo­ca­ción. Par­te de la his­to­ria se desa­rro­lla en Lon­dres por lo que he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar al­gu­nos lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad. Otras pro­duc­cio­nes de es­ta se­rie no han con­ta­do con esa suer­te. Creo que el po­der fil­mar en el lu­gar te ayu­da co­mo ac­tor a en­trar en el pa­pel de una ma­ne­ra más fá­cil sin im­por­tar si es­tás com­ba­tien­do ex­tra­te­rres­tres”, de­cla­ra Thom­pson, quien ca­rac­te­ri­za a la Agen­te M en es­te nue­vo epi­so­dio ti­tu­la­do sim­ple­men­te MIB: In­ter­na­cio­nal.

Vi­si­ta­mos el set de la am­bi­cio­sa pro­duc­ción que se fil­mó en unos em­ble­má­ti­cos es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos lo­ca­li­za­dos en Lea­ves­den, In­gla­te­rra. Ese día se ro­da­ba una se­cuen­cia ubi­ca­da

en un lu­gar lla­ma­do Ri­za’s Do­main, una es­pe­cie de vi­lla me­di­te­rrá­nea to­tal­men­te ais­la­da so­bre una is­la en Ná­po­les en don­de vi­ve Ri­za (Re­bec­ca Fer­gu­son), una alie­ní­ge­na ex­no­via del Agen­te H (Hems­worth). Esa es­ce­na re­pre­sen­ta el en­cuen­tro de es­tos dos per­so­na­jes.

“De­fi­ni­ti­va­men­te se tra­ta de uno de los ro­les más di­ver­ti­dos que me ha to­ca­do in­ter­pre­tar has­ta aho­ra. Agen­te H es un osa­do de­tec­ti­ve que po­see un sen­ti­do del hu­mor muy pe­cu­liar”, ex­pli­ca Hems­worth, quien ya ha­bría ma­ni­fes­ta­do destreza en el gé­ne­ro de la co­me­dia en aque­lla ver­sión fe­me­ni­na de Ghost­bus­ters la cual fue ig­no­ra­da por la au­dien­cia, ata­ca­da por la crí­ti­ca y en don­de pa­ra­dó­ji­ca­men­te el in­tér­pre­te aus­tra­liano arran­có la ma­yo­ría de las car­ca­ja­das. Po­cos ima­gi­ná­ba­mos que de­trás de la per­so­na­li­dad he­roi­ca y pro­ta­go­nis­ta de cin­tas de ac­ción se es­con­día un efi­cien­te co­me­dian­te.

Du­ran­te nues­tra ci­ta, Ch­ris co­men­tó en más de una oca­sión lo ab­sur­do que re­pre­sen­ta el he­cho de que el Agen­te H sea su pri­mer per­so­na­je con una con­cien­cia par­ti­cu­lar de la mo­da. De acuer­do al ac­tor, los di­se­ña­do­res de ves­tua­rio cui­da­ron has­ta el úl­ti­mo de los de­ta­lles en la ro­pa que por­ta, des­de sa­cos has­ta cal­ce­ti­nes pa­san­do por un jue­go de cor­ba­tas.

“Es­to es muy ex­tra­ño. Soy una per­so­na muy re­la­ja­da en mi for­ma de ves­tir y aho­ra me en­cuen­tro con una si­tua­ción atí­pi­ca en don­de veo a va­rias per­so­nas cui­dan­do mi apa­rien­cia. Nun­ca pen­sé que es­to su­ce­de­ría en una pe­lí­cu­la de la sa­ga de Men in Black”, agre­ga el ac­tor, quien en una sin­gu­lar coin­ci­den­cia vuel­ve a tra­ba­jar con Tes­sa Thom­pson des­pués del éxi­to de ta­qui­lla que re­pre­sen­tó el fe­nó­meno Aven­gers: End­ga­me en to­do el mun­do. Dos in­tér­pre­tes en dos de las más in­tri­gan­tes pro­duc­cio­nes co­mer­cia­les es­tre­na­das es­te año.

Pa­ra Tes­sa, la cues­tión de su in­ter­ven­ción en las es­ce­nas de ac­ción es to­do un te­ma a tra­tar en es­ta en­tre­vis­ta. Los pro­duc­to­res con­tra­ta­ron a Wa­de East­wood, re­co­no­ci­do coor­di­na­dor de stunts, quien re­cien­te­men­te par­ti­ci­pó en la úl­ti­ma entrega de Mi­sión Im­po­si­ble, pa­ra ar­mar los mon­ta­jes de com­ba­te que so­li­ci­ta­ba la his­to­ria. El pro­pó­si­to era con­se­guir un rea­lis­mo ca­rac­te­rís­ti­co en esas es­ce­nas de ac­ción a pe­sar de tra­tar­se de una co­yun­tu­ra ex­tra­or­di­na­ria aún en las pro­duc­cio­nes de es­te gé­ne­ro.

“Es­ta es una pe­lí­cu­la to­tal­men­te dis­tin­ta a Mi­sión Im­po­si­ble. En es­ta pro­duc­ción te en­cuen­tras com­ba­tien­do con se­res que no ves en el mo­men­to del ro­da­je. Tie­nes que uti­li­zar mu­cho de tu ima­gi­na­ción. Creo que las es­ce­nas de en­fren­ta­mien­to en MIB: In­ter­na­cio­nal se ase­me­jan más a una co­reo­gra­fía de dan­za, así que si no eres muy coor­di­na­do, hay pro­ba­bi­li­da­des que el re­sul­ta­do no sea óp­ti­mo. Wa­de es un hom­bre muy ta­len­to­so quien des­cu­bre in­me­dia­ta­men­te en el ac­tor las habilidade­s que es ca­paz de eje­cu­tar y tra­ba­ja pre­ci­sa­men­te en eso. MIB: In­ter­na­cio­nal es­tá más orien­ta­do a la co­me­dia y se fun­da­men­ta esen­cial­men­te en la cons­truc­ción de los per­so­na­jes”, ex­pli­ca Thom­pson so­bre la ma­ne­ra que ha en­fren­ta­do es­te ti­po de re­tos fí­si­cos du­ran­te el ro­da­je.

Al igual que las en­tre­gas an­te­rio­res, MIB: In­ter­na­cio­nal es bá­si­ca­men­te una co­me­dia com­bi­na­da con ele­men­tos de cien­cia fic­ción. La his­to­ria ini­cia cuan­do M es una ni­ña que tie­ne una ex­pe­rien­cia del ter­cer ti­po en su ho­gar en Brooklyn. In­tem­pes­ti­va­men­te los hom­bres de ne­gro lle­gan a “neu­tra­li­zar” a sus pa­dres pe­ro ella fin­ge es­tar dor­mi­da. A par­tir de ese su­ce­so, M vi­ve ob­se­sio­na­da con la vi­da en otros pla­ne­tas y desea con­ver­tir­se en un miem­bro de MIB. Des­pués de mu­cho in­sis­tir, es re­clu­ta­da por las ofi­ci­nas en Lon­dres y le es asig­na­do un ca­so con un nue­vo com­pa­ñe­ro, el Agen­te H. De esa for­ma se ori­gi­na la du­pla cons­ti­tui­da por Thom­pson y Hems­worth. La mi­sión de los dos con­sis­te en cus­to­diar a un alien lla­ma­do Fun­gus, quien es­tá de vi­si­ta en la tie­rra pa­ra ha­cer una ne­go­cia­ción en don­de una sig­ni­fi­ca­ti­va ar­ma se­cre­ta jue­ga un rol pre­pon­de­ran­te.

“De he­cho, Fun­gus es un per­so­na­je muy atrac­ti­vo, ca­si po­dría­mos de­cir que es ado­ra­ble. Es azul, tie­ne ojos tris­tes y una gran son­ri­sa. Es un ser muy dul­ce. Trae una ca­de­na de oro col­gan­do en el cue­llo. Es el tí­pi­co per­so­na­je que te en­cuen­tras en un club en una no­che de fies­ta”, fi­na­li­za Thom­pson mien­tras re­cuer­da a su cus­to­dia­do.

“AGEN­TE H ES UN OSA­DO DE­TEC­TI­VE QUE PO­SEE UN SEN­TI­DO DEL HU­MOR MUY PE­CU­LIAR” –CH­RIS HEMS­WORTH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.