Phoe­nix

Una plá­ti­ca con la ban­da fran­ce­sa acer­ca de su vi­si­ta a Mé­xi­co, su his­to­ria con el sa­ke y la tra­ge­dia de No­tre Da­me.

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - Phoe­nix en Mé­xi­co Por NOE­MÍ CON­TRE­RAS

“Nos ba­sa­mos en la in­ter­ac­ción de las elec­cio­nes... No es una se­lec­ción de can­cio­nes, es una se­cuen­cia de can­cio­nes”, afir­ma Deck .

Afi­na­les de abril, Phoe­nix con­clu­yó el tour en for­ma­to de re­si­den­cias de su sex­to ma­te­rial dis­co­grá­fi­co Ti Amo. Y el afor­tu­na­do lu­gar que eli­gie­ron fue nues­tro país. “En reali­dad de­ci­di­mos pa­rar en no­viem­bre, pe­ro lue­go tu­vi­mos es­ta ofer­ta de ve­nir a Mé­xi­co pa­ra ha­cer un pe­que­ño fes­ti­val y no pu­di­mos re­sis­tir­nos. Así que cam­bió to­do el plan só­lo pa­ra ve­nir aquí. Tam­bién to­ca­mos en Ja­pón y am­bos des­ti­nos pa­ra no­so­tros son muy in­ten­sos. Así que no po­día­mos de­cir que no, es­tá­ba­mos atra­pa­dos por nues­tras emo­cio­nes”, cuen­ta Lau­rent, gui­ta­rris­ta de la ban­da fran­ce­sa.

Tho­mas Mars, Deck D’arcy, Ch­ris­tian Maz­za­lai y Lau­rent Bran­co­witz die­ron tres fe­chas en El Pla­za Condesa. So­bre la de­ci­sión de ha­cer la gi­ra co­mo “re­si­den­cias” –es de­cir, to­car va­rias fe­chas en una mis­ma ciu­dad–, los in­te­gran­tes co­men­ta­ron que po­nen su ca­li­dad de vi­da por en­ci­ma de to­do lo de­más. “Así que ha­ce­mos tours cor­tos y ele­gi­mos el des­tino”, di­ce Bran­co­witz. “Di­ría que es­ta­mos en el Top 3 de las me­jo­res ban­das de gi­ra en tér­mi­nos de ca­li­dad de vi­da. La úni­ca par­te abu­rri­da son los aeropuerto­s, pe­ro el res­to es... ¡des­pués de 20 años to­da­vía nos en­can­ta! Pe­ro exi­ge mu­cha ener­gía ha­cer­lo in­tere­san­te y her­mo­so. Si eres de­ma­sia­do flo­jo, só­lo vi­ves el mis­mo día una y otra vez y es una pe­sa­di­lla”.

So­bre el setlist de sus gi­ras, la agru­pa­ción de in­die con­fie­sa que al prin­ci­pio va cam­bian­do y du­ran­te los con­cier­tos se dan cuen­ta de las can­cio­nes que son más po­de­ro­sas emo­cio­nal­men­te. “Nos ba­sa­mos en la in­ter­ac­ción de las elec­cio­nes. El via­je es muy im­por­tan­te. No es una se­lec­ción de can­cio­nes, es una se­cuen­cia de can­cio­nes”, afir­ma el ba­jis­ta Deck, con su mar­ca­do acen­to fran­cés. De he­cho, en la se­gun­da fe­cha de su re­si­den­cia en Mé­xi­co, Wolf­gang Ama­deus Phoe­nix cum­plió 10 años y, en ce­le­bra­ción, to­ca­ron to­do el ál­bum en se­cuen­cia con cariño pa­ra sus fans.

Es­ta oca­sión, Phoe­nix lle­nó el re­cin­to de co­ra­zo­nes en alu­sión a la por­ta­da del ál­bum. “Tho­mas di­bu­jó el co­ra­zón de la por­ta­da mien­tras pen­sa­ba en otra co­sa cuan­do es­tá­ba­mos ha­cien­do el dis­co. Así que aho­ra él hi­zo to­dos los di­bu­jos en el lu­gar a mano”, ex­pli­ca Lau­rent. Ade­más, ins­ta­la­ron pues­tos de ge­la­to (“Mi sa­bor fa­vo­ri­to es fio­re di lat­te”, di­ce D’arcy co­mo un gui­ño a la can­ción “Fior Di Lat­te” del LP) y de su pro­pia mar­ca de sa­ke, de la cual tie­nen una co­lec­ción de edi­ción li­mi­ta­da de tres pro­duc­to­res di­fe­ren­tes.

“La his­to­ria del sa­ke es­tá muy re­la­cio­na­da con Ch­ris, mi her­mano, por­que en Pa­rís, en su edi­fi­cio, ha­bía un im­por­ta­dor de sa­ke que vi­vía allí, un hom­bre lla­ma­do Mis­ter Ku­ro­da. To­dos nos hi­ci­mos sus ami­gos ha­ce dos años por­que él te­nía una ac­ti­tud muy ja­po­ne­sa, era muy bri­llan­te y real­men­te ge­nial, y nos en­se­ñó mu­cho so­bre el sa­ke. Así que cuan­do fa­lle­ció, de­ci­di­mos tra­ba­jar con las per­so­nas que nos pre­sen­tó en Ja­pón y al prin­ci­pio hi­ci­mos un ho­me­na­je en su me­mo­ria y co­men­za­mos con un pro­duc­tor”, cuen­ta Lau­rent so­bre el ori­gen del amor de la agru­pa­ción por es­ta be­bi­da fer­men­ta­da. “Así que es­ta co­lec­ción es de tres pro­duc­to­res di­fe­ren­tes en tres par­tes de Ja­pón. Y lo bueno del sa­ke es que, sin ven­der un ojo, pue­des be­ber el me­jor sa­ke del mun­do, no es tan ca­ro co­mo el vino. El sa­ke es di­ver­ti­do por­que co­no­ce­mos gen­te in­tere­san­te y ama­mos el sa­ke que es­ta­mos ha­cien­do”.

Lo me­jor de to­do es que las ga­nan­cias las des­ti­nan a la Cruz Ro­ja de Ja­pón; Bran­co­witz afir­ma que: “Era ob­vio. Por­que cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar en es­to, en Fu­kus­hi­ma hu­bo un te­rre­mo­to y to­do es­ta­ba co­nec­ta­do. En­ton­ces la Cruz Ro­ja de Ja­pón fue una elec­ción na­tu­ral, pen­sa­mos que te­nía sen­ti­do”.

Des­afor­tu­na­da­men­te, la ban­da fran­ce­sa tam­bién vi­vió una si­tua­ción di­fí­cil con el in­cen­dio de la ca­te­dral de No­tre Da­me. Lau­rent na­rra que ya es­ta­ba en Ja­pón cuan­do ocu­rrió y su esposa lo des­per­tó en la no­che pa­ra de­cir­le. “Así que fue real­men­te co­mo un mal sue­ño. Fue tris­te, pe­ro no hu­bo víc­ti­mas hu­ma­nas”, co­men­ta. Por otro la­do, Deck es­ta­ba en Pa­rís cuan­do su­ce­dió. “Fue el día an­tes de que nos fué­ra­mos a Ja­pón. Vi­vo muy cer­ca; de he­cho, lo pu­de ver des­de mi casa. Fue un po­co abru­ma­dor, pe­ro al mis­mo tiem­po, la for­ma en que los ja­po­ne­ses ven es­te ti­po de co­sas es muy di­fe­ren­te. A ellos no les im­por­ta eso, es par­te del ci­clo. Sus mo­nu­men­tos se han de­rrum­ba­do mu­chas ve­ces y los re­cons­tru­yen co­mo eran an­tes y es el mis­mo es­pí­ri­tu. En­ton­ces, es par­te de la vi­da de un mo­nu­men­to y de una gran ciu­dad y es una gran co­sa sim­bó­li­ca. Me ale­gra que no se ha­ya caí­do to­tal­men­te por­que es un pun­to de re­fe­ren­cia, la par­te or­gá­ni­ca se ca­yó y la par­te mineral se man­tu­vo de pie. Así es el ci­clo de la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.