Carly Rae Jep­sen

La can­tan­te pop creó De­di­ca­ted, su más re­cien­te pro­yec­to, des­pués de cua­tro años, una rup­tu­ra y 200 can­cio­nes.

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - Por Brit­tany Spanos

“Tie­nes que pro­me­ter que no vas a pen­sar que soy una ma­nía­ca”, di­ce Carly Rae Jep­sen, sen­ta­da en la sa­la de su casa de es­ti­lo es­pa­ñol en el la­do es­te de Los Án­ge­les. Una son­ri­sa dia­bó­li­ca se ex­tien­de en su ros­tro cuan­do sal­ta de un lu­jo­so so­fá azul y co­rre ha­cia el co­me­dor. Cuan­do re­gre­sa, es­tá sos­te­nien­do unas car­tu­li­nas gran­des y re­sis­ten­tes.

En la más gran­de, ga­ra­ba­tea­dos en di­fe­ren­tes co­lo­res y ro­dea­dos por un ra­mo de no­tas ad­he­si­vas, se en­cuen­tran los tí­tu­los de ca­si 200 can­cio­nes que Jep­sen es­cri­bió pa­ra De­di­ca­ted, su cuar­to ál­bum (que lan­zó el 17 de ma­yo). Su úl­ti­mo trac­klist es­tá en la car­tu­li­na más pe­que­ña. Son más o me­nos dos do­ce­nas de can­cio­nes.

Jep­sen, de 33 años, es­tá tra­tan­do de adi­vi­nar el si­guien­te mo­vi­mien­to en una de las ca­rre­ras más ex­tra­ñas del pop mo­derno. Pa­só de las no­ches de mi­cró­fono abier­to en su na­ti­va Bri­tish Co­lum­bia a un ter­cer pues­to en Ca­na­dian Idol a un de­but folk en 2008. Dos años más tar­de, cam­bió al dan­ce pop e hi­zo “Call Me May­be”, que pa­só nue­ve se­ma­nas en Nú­me­ro Uno y es pro­ba­ble que to­da­vía es­té atra­pa­da en tu ca­be­za. Pe­ro el ál­bum en el que apa­re­ció, Kiss, fra­ca­só, y Jep­sen pa­re­cía des­ti­na­da a con­ver­tir­se en un one-hit won­der, has­ta que vol­vió a cam­biar de rum­bo, tra­ba­jan­do con pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes (Dev

Hy­nes de Blood Oran­ge, Ros­tam Bat­man­glij de Vam­pi­re Wee­kend) pa­ra Emo­tion de 2015. El re­sul­ta­do fue un ex­ce­len­te ál­bum que le dio un bri­llo con sa­bor a los ochen­ta a su pop bur­bu­jean­te; no fue un éxi­to ma­si­vo, pe­ro sus can­cio­nes sen­ci­llas so­bre el desamor y el re­na­ci­mien­to le otor­ga­ron a Jep­sen un cul­to muy de­vo­to, me­mes ins­pi­ra­do­res, con­fe­ren­cias aca­dé­mi­cas, in­clu­so un es­pec­tácu­lo anual de drag lla­ma­do Carly­fest.

Jep­sen no es­ta­ba pla­nean­do una gran rein­ven­ción pa­ra De­di­ca­ted; el con­cep­to ori­gi­nal era “dis­co chill”, can­cio­nes que se po­dían re­pro­du­cir en una fies­ta re­la­ja­da. Pe­ro ha­cer el LP fue un pro­ce­so de­ci­di­da­men­te de desconexió­n. Co­mo in­di­can las car­tu­li­nas, Jep­sen pue­de ser ob­se­si­va. Tien­de a se­pa­rar sus can­cio­nes, una y otra vez. “En­vi­dio a los com­po­si­to­res que di­cen: ‘Só­lo es­cri­bí es­to y lo pu­se en el ál­bum’”, di­ce. “Yo pien­so: ‘¿Có­mo duer­mes en la no­che?’”.

Cuan­do co­men­zó a crear De­di­ca­ted, es­ta­ba li­te­ral­men­te por to­dos la­dos: va­rios via­jes a Sue­cia pa­ra tra­ba­jar con miem­bros del co­lec­ti­vo de Max Martin, un via­je a Nue­va York pa­ra tra­ba­jar con Jack An­to­noff y dos via­jes a un cam­pa­men­to de com­po­si­to­res en Ni­ca­ra­gua.

En 2017, fi­nal­men­te de­ci­dió to­mar­se un des­can­so. Re­ser­vó un via­je de tres se­ma­nas a Italia, pe­ro cuan­do su asis­ten­te le pre­gun­tó si que­ría un se­gun­do bo­le­to pa­ra su no­vio de dos años, el fo­tó­gra­fo Da­vid Ka­la­ni Lar­kins, su reac­ción in­me­dia­ta fue: “Sin pen­sar­lo, di­je: ‘No, só­lo uno’. Me di cuen­ta de que al­go ma­lo iba a pa­sar”. Jep­sen y Lar­kins se se­pa­ra­ron, y el via­je se con­vir­tió en su Co­mer, re­zar, amar per­so­nal. En Po­si­tano, en la cos­ta Amal­fi­ta­na, ella y una mu­jer de la que se ha­bía he­cho ami­ga to­ma­ron unas co­pas y lue­go se subie­ron a una mo­to­ne­ta, la mu­jer con­du­cía con ta­co­nes de agu­ja. “Pen­sé que po­dría mo­rir si ella to­ma­ba un par de cóc­te­les más”, re­cuer­da. “Par­te de mí [pen­só]: si así es co­mo me mue­ro, ¡in­creí­ble!”.

El via­je tu­vo un gran im­pac­to en De­di­ca­ted. “Dis­co chill” dio pa­so a una co­lec­ción de gran­des emo­cio­nes y me­lo­días bri­llan­tes que su­gie­ren que Jep­sen po­dría ser la nue­va rei­na de la ca­tar­sis en la pis­ta de bai­le. El sen­ci­llo “Party for One” es una ce­le­bra­ción su­per­pe­ga­jo­sa de es­tar so­lo (y, po­si­ble­men­te, de la mas­tur­ba­ción). La can­ción ho­mó­ni­ma en reali­dad no lle­gó a es­tar en la car­tu­li­na fi­nal, pe­ro la can­ción re­su­mió las fuer­tes emo­cio­nes del ál­bum. Jep­sen la es­cri­bió pa­ra su nue­vo no­vio, un mú­si­co bri­tá­ni­co que co­no­ció en Ni­ca­ra­gua. Él ha­bía estado “pa­san­do por al­go di­fí­cil”, di­ce, y es una can­ción so­bre “lo que es lu­char por al­guien”.

Las can­cio­nes de Jep­sen han estado ob­se­sio­na­das con las ma­qui­na­cio­nes del ro­man­ce, una preo­cu­pa­ción que se re­mon­ta a su in­fan­cia. Sus pa­dres, am­bos maes­tros, se di­vor­cia­ron cuan­do ella era pe­que­ña, pe­ro vi­vían a só­lo 10 mi­nu­tos el uno del otro. Jep­sen y su her­mano cam­bia­ban de casa ca­da dos días. “Te­nían reunio­nes fa­mi­lia­res una o dos ve­ces al mes pa­ra ha­blar so­bre la ho­ra de ir­se a la ca­ma y quién es­ta­ba cas­ti­ga­do”, di­ce, se­ña­lan­do que su ma­dre era más hip­pie y su pa­dre más con­ser­va­dor. “Es­to pro­vo­có mi fas­ci­na­ción por la di­ná­mi­ca del amor y lo com­pli­ca­do y fun­cio­nal que pue­de ser”.

Aho­ra, des­pués de unas cuan­tas ron­das más de re­fi­nar sus car­tu­li­nas, Jep­sen fi­nal­men­te es­tá lis­ta pa­ra de­jar que De­di­ca­ted sal­ga al mun­do. “No sé qué va a pa­sar”, di­ce, “pe­ro se sien­te tan di­ver­ti­do ha­ber tra­ba­ja­do in­can­sa­ble­men­te en al­go que va a exis­tir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.