Mä­go de Oz

El gru­po más re­pre­sen­ta­ti­vo de folk me­tal nos cuen­ta so­bre Ira Dei, la cons­tan­te evo­lu­ción de su gé­ne­ro y su afi­ción por el futbol.

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - POR MI­GUEL H. ZETTER

Aún con la re­sa­ca por los fes­te­jos de sus tres dé­ca­das de ca­rre­ra, con una exi­to­sa gi­ra mun­dial y el ál­bum com­pi­la­to­rio 30 años, 30 can­cio­nes, el me­jor y más re­pre­sen­ta­ti­vo gru­po de folk me­tal, Mä­go de Oz, si­gue yen­do en con­tra de to­do lo es­ta­ble­ci­do, y si al­guien ha es­cu­cha­do la fra­se: “El cie­lo es el lí­mi­te”, pa­ra es­tos ma­gos ibé­ri­cos es sim­ple­men­te una fra­se que les ha per­mi­ti­do ir más allá de sus pro­pios lí­mi­tes co­men­zan­do su cuar­ta dé­ca­da con una his­to­ria di­ver­ti­da pe­ro re­fle­xi­va; du­ra pe­ro ani­ma­da; pre­ten­cio­sa pe­ro hu­mil­de; se­ria pe­ro irre­ve­ren­te; com­ple­ja pe­ro sen­ci­lla; cla­ra pe­ro con­fu­sa... Una his­to­ria que gi­ra en torno al in­mi­nen­te apo­ca­lip­sis, pe­ro te lle­va al mis­mo pun­to en el que to­do co­men­zó.

A una se­ma­na del lan­za­mien­to de Ira Dei, el ál­bum ya es­ta­ba en el Nú­me­ro Uno de ven­tas en Mé­xi­co; y dos de los ar­tí­fi­ces de la per­so­na­li­dad pa­sa­da y ac­tual de la ban­da, Txus di Fe­lla­tio y Car­los Prie­to “Moha”, es­tán con­ven­ci­dos que a lo lar­go

del tiem­po, la ho­nes­ti­dad y au­ten­ti­ci­dad en su tra­ba­jo, son la cla­ve pa­ra lo­grar que su mú­si­ca si­ga lle­nan­do fron­te­ras y con­quis­tan­do an­ti­guas y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ma­gos y bru­jas que he­chi­za­rán sus oí­dos con el es­ti­lo de la ban­da. “Es­ta­mos muy con­ten­tos por lo rea­li­za­do has­ta ho­ra, es la se­gun­da vez que su­ce­de que te­ne­mos un Nú­me­ro Uno en ven­tas, nos su­ce­dió ha­ce dos años con la sa­li­da del DVD, Dia­bu­lus in Ope­ra, por en­ci­ma de En­ri­que Bun­bury, ‘lo sen­ti­mos En­ri­que’, pe­ro es al­go que nos con­gra­tu­la enor­me­men­te. Y es­to de­mues­tra que a pe­sar de que el me­tal no es un es­ti­lo mu­si­cal que se ha apo­ya­do ma­si­va­men­te por las te­le­vi­so­ras ni por los me­dios ge­ne­ra­lis­tas, sí tie­ne un público, sí me­re­ce un res­pe­to y sí hay mu­cha gen­te que quie­re ver gru­pos de me­tal en la te­le­vi­sión, en los pe­rió­di­cos; por­que de­trás de ca­da gru­po hay mu­chí­si­ma gen­te que es­tá re­cla­man­do la pre­sen­cia de ban­das de rock en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, pun­tua­li­za Txus di Fe­lla­tio.

Den­tro del vas­to uni­ver­so mu­si­cal que exis­te, con tan­tas com­bi­na­cio­nes, crea­cio­nes, in­ten­tos y lo­gros; cuan­do es­tá so­nan­do Mä­go de Oz, ¿qué es­ta­mos es­cu­chan­do?, ¿qué ti­po de mú­si­ca sa­le de una ba­te­ría, tres gui­ta­rras, un vio­lín, un ba­jo, un te­cla­do, un sin­te­ti­za­dor, un acor­deón y una flau­ta trans­ver­sa? Al­gu­nos lo con­si­de­ran co­mo me­tal, otros co­mo rock, otros folk rock, rock cel­ta o folk me­tal. Lo cier­to es que in­de­pen­dien­te­men­te de lo que sea, el es­ti­lo de es­tos ju­gla­res los ha lle­va­do a los pri­me­ros pla­nos in­ter­na­cio­na­les con acep­ta­ción pro­ba­da de pro­pios y ex­tra­ños. “Ha­ce­mos mú­si­ca, y así es. La gen­te tra­ta siem­pre de de­fi­nir al­go, por­que ten­de­mos a sim­pli­fi­car­lo pa­ra no dar de­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes”, co­men­ta “Moha”.

“Siem­pre que de­fi­nes al­go im­por­tan­te, lo ha­ces más pe­que­ño; por ejem­plo un be­so. De­fi­ni­ción de un be­so: hay be­sos de amor, trai­ción, es­tá el be­so de los Cor­leo­ne, el be­so ne­gro y así po­de­mos se­guir­nos; y con la mú­si­ca pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo. Evi­den­te­men­te si vi­nie­ra un ex­tra­te­rres­tre, le tie­nes que con­tex­tua­li­zar que Mä­go de Oz es un gru­po que ha na­ci­do del heavy me­tal mez­clán­do­lo con la mú­si­ca cel­ta y con el folk, pe­ro no to­da la mú­si­ca que ha­ce Mä­go de Oz es me­tal. De he­cho, el se­gun­do sen­ci­llo de Ira Dei, ‘Te trae­ré el ho­ri­zon­te’, es más rock que me­tal. Y nos en­can­ta sa­lir­nos de las fron­te­ras del me­tal y vol­ver a en­trar, sa­lir y en­trar una y otra vez por sim­ple di­ver­sión. Odia­mos que nos en­ca­si­llen, odia­mos es­tas ban­das que les da mie­do ha­cer al­go que es po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to den­tro del gé­ne­ro. ‘Te trae­ré el ho­ri­zon­te’ tie­ne un prin­ci­pio elec­tró­ni­co que no tie­ne na­da que ver con el rock, pe­ro a no­so­tros eso nos ex­ci­ta; por­que com­po­ner ‘Fies­ta pa­ga­na’ otra vez nos da­ría mu­cha pe­na. Nos ha­ría ser un gru­po muy ro­bó­ti­co, en­ton­ces siem­pre tra­ta­mos de ex­plo­rar den­tro de to­do lo que se ha­ce en la mú­si­ca ac­tual y nos en­can­ta me­ter mú­si­ca clá­si­ca, ran­che­ra, elec­tró­ni­ca y lo que se nos ocu­rra”, agre­ga Txus.

“Hoy en día, nos sen­ti­mos más en un nue­vo co­mien­zo que en una con­se­cuen­cia de lo que he­mos ve­ni­do ha­cien­do. Por­que en otros dis­cos he­mos te­ni­do eso [la con­se­cuen­cia], de de­cir que vas cre­cien­do y ha­ces un dis­co en el que pien­sas que has apren­di­do en to­dos es­tos años y lo re­suel­ves; pe­ro no es así. Lo que que­re­mos es ini­ciar una nue­va eta­pa, por eso Ira Dei se­rá una tri­lo­gía. Ve­ni­mos con áni­mos re­no­va­dos, ilu­sio­nes más gran­des y lo que bus­ca­mos en es­te nue­vo ca­mino es ex­pre­sar to­das las in­quie­tu­des que te­ne­mos”, com­ple­men­ta Car­los Prie­to.

Una de las fa­ce­tas de Mä­go es su gran afi­ción por el futbol; to­man­do en con­si­de­ra­ción es­to y a sa­bien­das de que hay ocho in­te­gran­tes que le van al Real Ma­drid y uno que no sim­pa­ti­za tan­to con el equi­po me­ren­gue, les pe­di­mos que hi­cie­ran una ana­lo­gía y que se vie­ran co­mo ju­ga­do­res de futbol pa­ra de­cir­nos quié­nes o co­mo quién se­rían; ya que en la vi­da, mú­si­ca y fút­bol, la es­tra­te­gia, tác­ti­ca, con­ti­nui­dad, cam­bios, pen­sa­mien­tos, ac­cio­nes, sen­ti­mien­tos y de­ci­sio­nes, son par­te de un to­do que va ha­cia un ob­je­ti­vo.

“Se­gu­ro él [“Moha”], di­ría que so­mos co­mo el Ma­drid, pe­ro es­ta­rán de acuer­do con­mi­go que se­ría­mos más el Bar­ce­lo­na que

“NOS SEN­TI­MOS MÁS EN UN NUE­VO CO­MIEN­ZO QUE EN UNA CON­SE­CUEN­CIA DE LO QUE HE­MOS VE­NI­DO HA­CIEN­DO” –CAR­LOS PRIE­TO

el Ma­drid, por­que el Bar­ce­lo­na ha ad­qui­ri­do una for­ma de com­po­ner, una for­ma de ha­cer fút­bol. El Ma­drid de­pen­de de qué en­tre­na­dor ha­ya te­ni­do, y eso es un po­co de lo que re­cla­man mu­chos ma­dri­lis­tas de ‘por fa­vor hay que te­ner un sis­te­ma de jue­go, va­mos a ju­gar a al­go’ por­que con Car­lo An­ce­lot­ti, con Zi­ne­di­ne Zi­da­ne, pa­san­do por Jo­sé Mou­rin­ho y por to­dos los en­tre­na­do­res que han te­ni­do, se han he­cho a ellos. En cam­bio en el Ba­rça des­de pe­que­ñi­tos, ob­ser­vas a los ni­ños de 12 años y sa­ben a lo que de­ben ju­gar. Pe­ro así co­mo ellos (Bar­ce­lo­na y Real Ma­drid), Mä­go de Oz es una mar­ca. Y el Bar­ce­lo­na su­pe­rará la mar­cha de Mes­si así co­mo el Ma­drid su­pe­rará la mar­cha de Cris­tiano [Ro­nal­do] aun­que aho­ra les es­tá cos­tan­do un po­qui­to; por­que por en­ci­ma de Cris­tiano hay una co­sa que se lla­ma Real Ma­drid que es un sen­ti­mien­to, igual que el Bar­ce­lo­na o el Li­ver­pool, y lo mis­mo pa­sa con Mä­go de Oz. Moha­med no es im­pres­cin­di­ble en el gru­po y tam­po­co yo, los úni­cos im­pres­cin­di­bles son nues­tro público, ellos son los je­fes de Mä­go de Oz, son los due­ños de la mar­ca, pa­ra ellos com­po­ne­mos, son ellos los que pa­gan nues­tras fac­tu­ras; y es por eso que apro­ve­cha­mos ca­da opor­tu­ni­dad que te­ne­mos de abra­zar­les, de agra­de­cer­les, de fir­mar­les lo que quie­ran, de de­di­car 50 se­gun­dos a ca­da uno que pa­ra no­so­tros re­pre­sen­ta­rá un pe­que­ño mo­men­to, pe­ro que pa­ra ellos es ge­ne­rar­les una son­ri­sa per­ma­nen­te por­que le hi­ci­mos el día con nues­tro tra­ba­jo y pa­ra eso es­ta­mos aquí”, ase­gu­ra Txus.

A tra­vés de su his­to­ria, el cú­mu­lo de emo­cio­nes que tie­ne Mä­go de Oz ha si­do un par

tea­guas pa­ra lo­grar lo que han ob­te­ni­do co­mo ban­da y por qué no de­cir­lo, has­ta co­mo una fi­lo­so­fía de vi­da pa­ra ellos y pa­ra sus mi­llo­nes de fans al­re­de­dor del mun­do. El tra­di­cio­nal sar­cas­mo crí­ti­co pa­ra la po­lí­ti­ca y la re­li­gión son un se­llo, ya in­de­le­ble, en los dis­cos de Mä­go, pe­ro al mis­mo tiem­po el op­ti­mis­mo y el fes­te­jo por la vi­da mis­ma, tam­bién se han con­ver­ti­do en una cons­tan­te en ca­da una de sus pro­duc­cio­nes. Ira Dei no es la ex­cep­ción; es una se­ria iro­nía que in­vi­ta a una pro­fun­da reflexión li­ga­da a una di­ver­ti­da su­per­fi­cia­li­dad, esos cam­bios de jue­go [si­guien­do con el idio­ma fut­bo­lís­ti­co] que le dan un di­na­mis­mo que te lle­va al aná­li­sis de lo que uno aca­ba de escuchar y des­pier­ta el in­te­rés de la his­to­ria, creen­cia o anéc­do­ta que siem­pre te de­ja con al­go.

“No­so­tros cree­mos en el hom­bre, en la hu­ma­ni­dad, en que el hom­bre se ne­ce­si­ta a él mis­mo y no ne­ce­si­ta al­go que ni él mis­mo ha vis­to. Ira Dei es una his­to­ria de dos ex­tra­te­rres­tres, Dios y el Dia­blo, que ha­ce si­glos co­lo­ni­za­ron un plan­tea pe­que­ñi­to don­de ha­bi­ta­ba una for­ma de vi­da sub­de­sa­rro­lla­da lla­ma­da hu­ma­ni­dad; es­tos dos ex­tra­te­rres­tres, por sim­ple di­ver­sión, es­ta­ban ju­gan­do una par­ti­da de aje­drez apos­tan­do por el al­ma de es­ta sub­es­pe­cie lla­ma­da hom­bre. Lo que que­re­mos trans­mi­tir con es­te dis­co es que siem­pre ama­ne­ce, el sol siem­pre vuel­ve a sa­lir, ca­da día la vi­da te da una opor­tu­ni­dad de cam­biar tu des­tino, só­lo tie­nes un enemi­go, es un enemi­go muy du­ro y muy cruel que eres tú mis­mo. So­bre eso gi­ra el mun­do de Mä­go de Oz y en es­ta oca­sión, ha­blo del án­gel y el de­mo­nio que to­dos te­ne­mos den­tro; y a ve­ces es más di­ver­ti­do ser de­mo­nio

que án­gel, y no lo di­go por el es­te­reo­ti­po del sa­ta­nis­mo en el rock, sino por ese egoís­mo de que­rer ca­da vez más po­der y más di­ne­ro, al­go que es muy hu­mano. Pe­ro el hu­mano tie­ne tam­bién esa par­te os­cu­ra que cues­tio­na al ‘no ha­gas es­to’ con un ‘¿y por qué no?’; en cam­bio la par­te bue­na, la par­te sim­plo­na de ‘pon la me­ji­lla’, a ve­ces te lle­va a ser hi­pó­cri­ta, por­que esa mis­ma per­so­na con­ser­va­do­ra y cris­tia­na, pe­ro só­lo de palabra; ha­ce lo mis­mo que la per­so­na os­cu­ra, pe­ro a es­con­di­das. La per­so­na os­cu­ra lo ha­ce abier­ta­men­te por­que es hu­ma­na y los hu­ma­nos te­ne­mos unos ins­tin­tos que son di­fí­ci­les de con­tro­lar. Lo más sen­sa­to se­ría jun­tar las dos; apren­der de las co­sas bue­nas y ma­las”, co­men­ta di Fe­lla­tio.

“Trans­mi­ti­mos lo que cree­mos, y cree­mos en que en la vi­da hay que ac­tuar sin pen­sar en ba­rre­ras que pue­dan pa­rar­te. Por ejem­plo, cuan­do em­pe­cé a to­car el vio­lín, mi pa­dre me de­cía que te­nía que ha­cer que el vio­lín ha­bla­ra por mí, que mis ex­pre­sio­nes y sen­ti­mien­tos sa­lie­ran del ins­tru­men­to; así que, si me río o si llo­ro, de­bo ha­cer que el vio­lín trans­mi­ta lo que es­toy sin­tien­do. Co­mo mú­si­co, ten­go la opor­tu­ni­dad de ma­ni­fes­tar lo que sien­to a tra­vés de una no­ta, de una can­ción; con esa res­pon­sa­bi­li­dad pue­do de­cir­te que el men­sa­je que quie­ro dar es de­cir que voy con to­do y si no lle­go, pa­ra eso ten­go a mis ami­gos que me ayu­dan y me di­cen, yo pue­do lle­gar has­ta acá y con lo que tú has re­co­rri­do po­de­mos lle­gar más le­jos y aquí es­ta­mos, so­mos Mä­go de Oz y to­dos jun­tos va­mos con to­do”, con­clu­ye Car­los Prie­to “Moha”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.