Ro­dri­go y Ga­brie­la

El dúo me­xi­cano de gui­ta­rras acús­ti­cas en­cuen­tra su esen­cia en Met­ta­vo­lu­tion, su más es­pe­ra­do ál­bum.

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - Por Álex Ca­rran­co A.

Aquí es­ta­mos. Des­per­ta­mos a la co­ti­dia­ni­dad y ca­da una de las de­ci­sio­nes que to­me­mos re­per­cu­ti­rá en nues­tro es­pa­cio, un mun­do en el que en oca­sio­nes so­la­men­te ve­mos lo con­ve­nien­te, pe­ro hay que ha­cer un al­to. Hay más en nues­tro en­torno, só­lo de­be­mos en­con­trar la ar­mo­nía de los so­ni­dos, se­guir la me­lo­día y abra­zar la mú­si­ca. Es lo que Ro­dri­go y Ga­brie­la han al­can­za­do con Met­ta­vo­lu­tion, su más re­cien­te ál­bum con­cep­tual con sie­te te­mas, que con sus gui­ta­rras acús­ti­cas via­jan por los um­bra­les de la me­di­ta­ción pa­ra al­can­zar un ni­vel de con­cien­cia que los di­fe­ren­cia de los mú­si­cos que eran. “Es una vi­sión de un mun­do con una reali­dad pa­ra­le­la de lo que sí pue­de ser una so­cie­dad o un or­ga­nis­mo co­lec­ti­vo de se­res hu­ma­nos cu­yos ta­len­to, cien­cia, tec­no­lo­gía y to­dos los avan­ces que pue­das ima­gi­nar es­tén en una ba­se de una in­tros­pec­ción, una com­pa­sión don­de to­do lo que ha­ga­mos es­té al ser­vi­cio de la vi­da. Por­que por el mo­men­to so­mos el ani­mal que nos es­ta­mos mor­dien­do, da­ña­mos co­sas que cree­mos que es­tán en el ex­te­rior pe­ro to­do tie­ne una in­ter­co­ne­xión”, ex­pli­ca Ga­brie­la so­bre el con­cep­to del ál­bum.

Esa bús­que­da lle­vó al due­to a rea­li­zar una for­ma de com­po­si­ción di­fe­ren­te. “Es­cri­bi­mos can­cio­nes con letra, lue­go hi­ci­mos las ver­sio­nes ins­tru­men­ta­les, to­do eso cam­bió el con­tex­to”, di­ce Ro­dri­go y aun­que por el mo­men­to no es­tá en pla­nes el can­tar sus te­mas, so­la­men­te en la can­ción ho­mó­ni­ma a es­te dis­co se es­cu­chan unos be­llos co­ros. “La mú­si­ca se ha vuel­to muy desecha­ble, es lo que es, no va­mos a que­rer cam­biar co­sas que ya se van dan­do de una ma­ne­ra pe­ro no­so­tros, co­mo mú­si­cos, sí te­ne­mos un con­trol so­bre lo que que­re­mos trans­mi­tir y có­mo que­re­mos con­tri­buir. So­mos esa ge­ne­ra­ción que nos gus­ta un ál­bum que en­cie­rra to­do un con­cep­to, que ten­ga un sig­ni­fi­ca­do más allá de bus­car li­kes”, men­cio­na Ga­brie­la de for­ma con­tun­den­te.

Met­ta­vo­lu­tion en­cie­rra en sus no­tas a la teo­so­fía, una doc­tri­na so­bre la fra­ter­ni­dad de to­dos los se­res, su preo­cu­pa­ción por el bie­nes­tar pre­sen­te y el pro­gre­so fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad, as­pec­tos que se en­cuen­tran es­pe­cial­men­te en el te­ma “Kro­to­na Days” y en el la­tir de la mú­si­ca. “La mú­si­ca siem­pre ha si­do la que ha­bla de co­sas que son di­fí­ci­les, co­sas que la gen­te no quie­re oír. No­so­tros no can­ta­mos pe­ro nues­tra mú­si­ca es emo­cio­nal, nues­tras gui­ta­rras can­tan y la ener­gía y emo­ción es­tá ahí. Y esos son nues­tros va­lo­res, co­mo per­so­nas, co­mo ban­da y sen­ti­mos que de­be­mos ha­blar­lo no en un plan de: ‘¡Chin­gue su ma­dre!, ¡ca­brón!’, sino en: ‘Es­tá en mí’. Sí po­de­mos ini­ciar un cam­bio, des­de no­so­tros y no es fá­cil por­que sue­na ro­mán­ti­co el: ‘Ay, pon­te a me­di­tar’, no es tan fá­cil. La me­di­ta­ción me­ta es una prác­ti­ca y es co­mo apren­der a to­car, te en­cuen­tras con tus de­mo­nios más gran­des y eso no es fá­cil. En to­do el mun­do hay una cri­sis de sa­lud, eco­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca y no po­de­mos de­cir que es ‘cul­par a es­te hi­jo de...’, es un po­co vol­tear el de­do y de­cir: ‘Sí po­de­mos to­mar la res­pon­sa­bi­li­dad’”, afir­ma Ga­brie­la y esa ac­ti­tud los ha he­cho re­va­lo­rar su tra­ba­jo y per­so­na pa­ra que en vi­vo, se re­fle­jen co­mo se­res nue­vos, lle­nos de bue­na vi­bra, lis­tos pa­ra ser cóm­pli­ces en los cam­bios emo­cio­na­les. “Lo que Gaby y yo ha­ce­mos es tra­tar de es­tar bien pre­sen­tes ca­da vez que to­ca­mos, so­bre to­do aho­ra, en vi­vo, en­ten­der que te­ne­mos esa... no es una res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro es esa opor­tu­ni­dad de po­der com­par­tir el men­sa­je, po­der ha­blar y que a tra­vés de la mú­si­ca po­da­mos to­car a la gen­te, ins­pi­rar­los pa­ra que lo que ha­gan, lo ha­gan me­jor. Aho­ri­ta ya pa­sa­mos por mu­chos dis­cos y en­ten­de­mos que no se tra­ta de no­so­tros. De he­cho, cuan­do es­ta­mos en el es­ce­na­rio, si se nos ol­vi­da el por­qué es­ta­mos ahí, eso quie­re de­cir que es­ta­mos pen­san­do en no­so­tros y cuan­do pien­sas en ti, te di­ces: ‘Hí­jo­le, si me equi­vo­co...’, pe­ro eso es so­la­men­te el ego ha­blan­do. No es lo que im­por­ta por­que pre­ci­sa­men­te es lo su­per­fi­cial. En­ton­ces, en ese mo­men­to vol­teas to­do y di­ces: ‘Eso no se tra­ta de ser el me­jor gui­ta­rris­ta del mun­do, me pue­do equi­vo­car, no im­por­ta’, lo que im­por­ta es que es­te­mos pre­sen­tes, que de­mos lo me­jor po­si­ble. Y si lo sa­cas, bien y si no lo sa­cas bien, pe­ro con es­ta mis­ma ac­ti­tud pa­ra que la gen­te per­ci­ba esas ga­nas que no­so­tros te­ne­mos de man­dar­le bue­na on­da”, con­clu­ye Ro­dri­go con una gran paz y son­ri­sa mien­tras Ga­brie­la, vién­do­lo, re­cal­ca que “la mú­si­ca es muy im­por­tan­te en tiem­pos di­fí­ci­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.