Po­bre­za y ham­bre

Re­tos y pe­li­gros pa­ra Mé­xi­co tras una mi­gra­ción sin con­trol

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido - Por JUAN MA­NUEL BE­CE­RRIL DE LA LLA­TA

El la­do más os­cu­ro de la mi­gra­ción en Mé­xi­co y su re­la­ción con los gru­pos ru­sos e is­lá­mi­cos.

“Go­ber­nar im­pli­ca to­mar de­ci­sio­nes, a ve­ces po­pu­la­res, pe­ro de­be pri­vi­le­giar­se an­te to­do el be­ne­fi­cio de los ha­bi­tan­tes de es­te país”

Que no nos que­de du­da al­gu­na: a to­dos nos con­mue­ve la tra­ge­dia hu­ma­ni­ta­ria que ve­mos en las imá­ge­nes des­ga­rra­do­ras de ese flu­jo sin con­trol de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que des­de ha­ce unos me­ses a la fe­cha, han atra­ve­sa­do te­rri­to­rio me­xi­cano pa­ra bus­car lle­gar en su ma­yo­ría al fa­mo­so “sue­ño ame­ri­cano”. Due­le par­ti­cu­lar­men­te por la re­cu­rren­te que­ja nues­tra del tra­to mu­chas ve­ces cruel e in­hu­mano de la pa­tru­lla fron­te­ri­za estadounid­ense ha­cia nues­tros pai­sa­nos. Sa­be­mos exac­ta­men­te de lo que es­ta­mos ha­blan­do por ex­pe­rien­cia pro­pia.

Pe­ro de­trás de es­ta si­tua­ción ya ca­li­fi­ca­da al ni­vel de éxo­do por el vo­lu­men de per­so­nas y lo reite­ra­do de las ca­ra­va­nas mi­gran­tes, hay al­go de lo que po­co se ha es­cri­to y es el pe­li­gro que re­pre­sen­ta pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal el trán­si­to ma­si­vo de per­so­nas in­do­cu­men­ta­das, mu­chas de las cua­les ni si­quie­ra lle­ga­rán a la fron­te­ra y no po­drán re­gre­sar a sus paí­ses de ori­gen, ne­ce­si­tan­do aten­ción mé­di­ca, es­tan­cias, ali­men­tos, etc. Ya hay va­rios an­te­ce­den­tes de esos gru­pos que han in­cen­dia­do las es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias, se han fu­ga­do cau­san­do des­tro­zos en su hui­da e in­clu­si­ve se han con­fron­ta­do vio­len­ta­men­te con las fuer­zas del or­den.

Mé­xi­co es un país que siem­pre se ha enor­gu­lle­ci­do de ser una na­ción ami­ga con los ex­tran­je­ros. Le­gen­da­rias son las his­to­rias de pro­tec­ción a mi­les de exi­lia­dos en la mi­tad del si­glo pa­sa­do, don­de re­ci­bi­mos a per­so­nas con gran­des apor­tes pa­ra la vi­da na­cio­nal. Nues­tro pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor ha di­cho cons­tan­te­men­te que no to­ma­rá de­ci­sio­nes por la fuer­za y que pri­vi­le­gia­rá el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos de esos mi­gran­tes –hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños, gua­te­mal­te­cos o ni­ca­ra­güen­ses en su ma­yor par­te– per­mi­tién­do­les que­dar­se en te­rri­to­rio na­cio­nal e in­clu­si­ve dán­do­les tra­ba­jo en los gran­des pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra de es­te go­bierno, co­mo el fa­mo­so tren maya por ejem­plo. Pe­ro esas no­bles in­ten­cio­nes tam­bién de­ben ana­li­zar­se a la luz de la pro­tec­ción de la se­gu­ri­dad in­ter­na de es­te país y nues­tra re­la­ción po­lí­ti­ca con nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, de quien, nos gus­te o no, de­pen­de­mos mu­cho.

El 12 de oc­tu­bre de 2018 sa­lió de Hon­du­ras la pri­me­ra de las cin­co ca­ra­va­nas de mi­gran­tes ma­si­vas que ha ha­bi­do a la fe­cha ac­tual, con un con­tin­gen­te de mil 600 in­do­cu­men­ta­dos, que al lle­gar a nues­tro te­rri­to­rio ya te­nía un nú­cleo de sie­te mil per­so­nas ( El Eco­no­mis­ta, 27 de abril de 2019). Una ver­da­de­ra cri­sis hu­ma­ni­ta­ria em­pe­za­ba a sur­gir ahí. En ese en­ton­ces, el pre­si­den­te AMLO ofre­ció que al ini­ciar su ad­mi­nis­tra­ción da­ría vi­sas de tra­ba­jo a los mi­gran­tes.

Si­guie­ron otra se­rie de ca­ra­va­nas mi­gran­tes y la si­tua­ción se em­pe­zó a com­pli­car con Es­ta­dos Uni­dos y en es­pe­cial con su pre­si­den­te Do­nald Trump. El mie­do de que lle­ga­ra a sus fron­te­ras una olea­da in­con­te­ni­ble de mi­gran­tes, hi­zo que or­de­na­ra des­ple­gar a mi­les de ele­men­tos de sus fuer­zas mi­li­ta­res, guar­dia na­cio­nal y pa­tru­lla fron­te­ri­za pa­ra pro­te­ger sus prin­ci­pa­les pun­tos de in­gre­so des­de Mé­xi­co. La ame­na­za reite­ra­da de construir un mu­ro que di­vi­da a su país del nues­tro, vol­vió a to­mar más au­ge,

su­ma­do a la ame­na­za eco­nó­mi­ca de de­jar de apo­yar e in­clu­so blo­quear las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos que no lo­gra­ran con­te­ner en su te­rri­to­rio a sus mi­gran­tes.

Me pa­re­ce que al go­bierno me­xi­cano, des­de el fi­nal del se­xe­nio del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to y aho­ra en el de AMLO, no ha si­do su­fi­cien­te­men­te de­ci­di­do pa­ra pri­vi­le­giar la se­gu­ri­dad na­cio­nal an­te ese flu­jo in­con­tro­la­ble de mi­gran­tes. Por­que al mar­gen de que esas per­so­nas no cum­plan los re­qui­si­tos le­ga­les que pre­vé el ar­tícu­lo 37 de la Ley de Mi­gra­ción, tam­bién con­lle­va a la pro­ble­má­ti­ca del gas­to enor­me en aten­der las ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias, mé­di­cas, de trans­por­ta­ción y aten­ción a esas mi­les de per­so­nas. Y el di­ne­ro no es al­go que so­bre pre­ci­sa­men­te en Mé­xi­co. Nues­tros hos­pi­ta­les pú­bli­cos acusan, por ejem­plo, un enor­me dé­fi­cit de re­cur­sos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de sa­lud de los me­xi­ca­nos, y par­te del pre­su­pues­to se des­ti­na en aten­der una si­tua­ción que en reali­dad es un pro­ble­ma ajeno por lo que ha­ce a los in­do­cu­men­ta­dos.

Ade­más, den­tro de esos con­tin­gen­tes de per­so­nas se di­ce que va mu­cho in­fil­tra­do te­rro­ris­ta, pa­tro­ci­na­do por paí­ses is­lá­mi­cos o gru­pos ru­sos, quie­nes pa­tro­ci­nan gas­tos

de las ca­ra­va­nas pa­ra ocul­tar en­tre tan­ta gen­te a sus cua­dros, lo que nos pue­de me­ter en un enor­me pro­ble­ma con nues­tro ve­cino del nor­te, del cual –re­pi­to– no de­be ol­vi­dar­se que de­pen­de­mos mu­cho en to­dos los sen­ti­dos.

Pa­ra­le­la­men­te, en esas ca­ra­va­nas va mu­cha gen­te jo­ven y fuer­te, que son los que as­pi­ran a lle­gar a tra­ba­jar ar­dua­men­te en el la­do estadounid­ense, pe­ro que en su tra­yec­to y an­te la fal­ta de arrai­go en nues­tra na­ción y sin víncu­los fa­mi­lia­res lo­ca­les, se les cap­ta for­za­da o vo­lun­ta­ria­men­te por la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, que se ha­ce de ele­men­tos pa­ra co­me­ter sus ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les.

Nues­tra mis­ma ca­pi­tal me­xi­ca­na re­ci­bió a ini­cios de no­viem­bre del año pa­sa­do un con­tin­gen­te de cer­ca de sie­te mil in­do­cu­men­ta­dos. Fue­ron al­ber­ga­dos en el es­ta­dio Je­sús “Pa­li­llo” Mar­tí­nez, al am­pa­ro de que la Ciu­dad de Mé­xi­co se ca­ta­lo­gó a sí mis­ma des­de abril de 2017 co­mo una “ciu­dad san­tua­rio”, sien­do en­ton­ces je­fe de go­bierno Mi­guel Án­gel Man­ce­ra. Y ello les abrió la puer­ta a esas mi­les de per­so­nas pa­ra ocu­par la red de ser­vi­cios bá­si­cos pa­ra la po­bla­ción ca­ta­lo­ga­da co­mo gru­pos vul­ne­ra­bles: be­cas, ca­pa­ci­ta­ción, tra­ba­jo, ali­men­ta­ción, etc. En­ton­ces, sur­ge la pa­ra­do­ja de te­ner que des­viar el pre­su­pues­to que de­bie­ra ser­vir pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de sa­lud, edu­ca­ción o desa­rro­llo de los ha­bi­tan­tes lo­ca­les, pa­ra ser ca­na­li­za­das im­por­tan­tes can­ti­da­des en fa­vor de otros in­di­vi­duos cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en sus pro­pios go­bier­nos.

Sí, sé que po­lí­ti­ca­men­te se oye muy bo­ni­to y ge­ne­ra mu­chos aplau­sos el sa­lir a de­cir en público que se apo­ya­rá sin res­tric­ción a ca­da mi­gran­te que nos lle­gue, pe­ro me pa­re­ce­ría que si esa an­da­na­da de in­do­cu­men­ta­dos nos con­su­me nues­tros exi­guos re­cur­sos, nos ocu­pa ser­vi­cios pú­bli­cos, nos ge­ne­ra in­se­gu­ri­dad y nos po­ne en riesgo en nues­tra re­la­ción

bi­la­te­ral con nues­tro prin­ci­pal so­cio de ne­go­cios, la so­lu­ción de­bie­ra ve­nir des­de raíz: blin­dar nues­tras fron­te­ras del sur por los puen­tes de ac­ce­so o el mis­mo río Su­chia­te, pa­ra que de una for­ma res­pe­tuo­sa pe­ro fir­me, se in­hi­ba el trán­si­to de ese éxo­do que no te­ne­mos opor­tu­ni­dad de aten­der sin afectar gra­ve­men­te nues­tra si­tua­ción pro­pia.

No per­da­mos de vis­ta que una co­sa es que res­pe­te­mos los de­re­chos hu­ma­nos de to­da per­so­na que se in­ter­ne le­gal­men­te en el país, do­tán­do­le de los ple­nos be­ne­fi­cios que nues­tras le­yes in­ter­nas nos con­fie­ren, y otra muy dis­tin­ta es el per­mi­tir­se por el go­bierno que se in­cen­ti­ven esos re­co­rri­dos por to­do nues­tro te­rri­to­rio na­cio­nal, con los pro­ble­mas –ya des­cri­tos– que nos ge­ne­ran.

La se­cre­ta­ria de go­ber­na­ción Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro, di­jo a fi­nes de mar­zo pa­sa­do que el go­bierno te­nía co­no­ci­mien­to de que es­ta­ba for­mán­do­se una es­pe­cie de “ca­ra­va­na ma­dre”, don­de al­re­de­dor de 20 mil in­do­cu­men­ta­dos cru­za­rían por el país pa­ra lle­gar a la fron­te­ra. Ese es un ver­da­de­ro re­to al Estado me­xi­cano y con­lle­va pe­li­gros in­ne­ce­sa­rios de asu­mir pa­ra nues­tra se­gu­ri­dad pú­bli­ca, de por sí no muy só­li­da que di­ga­mos. Go­ber­nar im­pli­ca to­mar de­ci­sio­nes, a ve­ces po­pu­la­res, pe­ro de­be pri­vi­le­giar­se an­te to­do el be­ne­fi­cio de los ha­bi­tan­tes de es­te país. Es lo que ha­cen los lí­de­res de los paí­ses del pri­mer mun­do.

El re­to es enor­me pa­ra el go­bierno ac­tual del pre­si­den­te AMLO y de­be­rá con­te­ner una ver­da­de­ra po­lí­ti­ca de lar­go al­can­ce, con al­tu­ra de mi­ras que pri­vi­le­gie en to­do mo­men­to el be­ne­fi­cio pa­ra Mé­xi­co, apli­can­do no otra co­sa que la ley exis­ten­te, don­de se es­ta­ble­ce el me­ca­nis­mo pa­ra in­ter­nar­se en te­rri­to­rio na­cio­nal, y se de­ter­mi­ne que los re­cur­sos ma­te­ria­les, hu­ma­nos e in­fra­es­truc­tu­ra que te­ne­mos de­be­rán ser­vir pa­ra ayu­dar a nues­tra pro­pia po­bla­ción, da­do que si no sa­tis­fa­ce­mos con ple­ni­tud las ne­ce­si­da­des pro­pias, di­fí­cil­men­te es­ta­re­mos pa­ra cu­brir las aje­nas.

INOCEN­CIA Lo ni­ños son usa­dos co­mo es­cu­dos en las ca­ra­va­nas.

Lo que era una mar­cha pa­cí­fi­ca se trans­for­mó en vio­len­ta al elu­dir a la po­li­cía y di­ri­gir­se a la va­lla fron­te­ri­za pa­ra cru­zar ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.