The Cran­be­rries

EL FI­NAL En­tre­vis­ta con Noel­ho­gan –gui­ta­rris­ta de The Cran­be­rries– so­bre el úl­ti­mo ál­bum de la ban­da Por NOE­MÍ CON­TRE­RAS

Rolling Stone (Mexico) - - Contenido -

Noel Ho­gan nos pla­ti­ca so­bre la crea­ción del úl­ti­mo ál­bum de la ban­da tras el fa­lle­ci­mien­to de Do­lo­res.

En ma­yo de 2017, The Cran­be­rries se em­bar­có en el tour de So­met­hing El­se, un ál­bum con diez ver­sio­nes acús­ti­cas de sus can­cio­nes más fa­mo­sas. Al es­tar to­can­do las mis­mas can­cio­nes to­do el tiem­po, los in­te­gran­tes pen­sa­ron que se­ría bue­na idea ha­cer un nue­vo dis­co. Y po­co des­pués de ha­ber co­men­za­do la gi­ra, Do­lo­res O’rior­dan su­frió de un pro­ble­ma en la es­pal­da por lo que tu­vie­ron que cancelar el res­to de los con­cier­tos. “Es­ta­ba en Fran­cia so­lo y re­ci­bí una lla­ma­da de Do­lo­res y me di­jo: ‘De­be­ría­mos usar el tiem­po de ma­ne­ra ade­cua­da y pro­gre­si­va pa­ra ha­cer al­go’. Y eso fue lo que hi­ci­mos. Se to­mó la de­ci­sión y la con­ver­sa­ción que co­men­za­mos du­ran­te la gi­ra se con­vir­tió en es­te ál­bum”, cuen­ta Noel Ho­gan en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra RO­LLING STO­NE. Es­tá ha­blan­do de In the End, el LP pós­tu­mo de la ban­da de rock al­ter­na­ti­vo, lan­za­do en abril de es­te año tras el ines­pe­ra­do fa­lle­ci­mien­to de O’rior­dan el 15 de ene­ro de 2018.

“Do­lo­res ha­bía vi­vi­do mu­chas co­sas en los dos años an­te­rio­res y me di­jo que te­nía mu­cho que de­cir lí­ri­ca­men­te, así que es­ta­ba lis­ta pa­ra de­jar­lo fluir. Y así es co­mo em­pe­zó to­do. Co­men­cé a tra­ba­jar en can­cio­nes y co­men­cé a en­viar­le mú­si­ca ca­da dos días. Tam­bién Do­lo­res te­nía al­gu­nas can­cio­nes en las que ha­bía estado tra­ba­jan­do cuan­do es­ta­ba en Nue­va York en ese mo­men­to”, di­ce el gui­ta­rris­ta ir­lan­dés, quien ade­más ex­pli­ca que la ma­yor par­te de es­te ál­bum se creó en­tre ju­nio y di­ciem­bre de 2017.

Des­pués de un periodo de lu­to, Ho­gan co­men­zó a re­vi­sar lo que es­ta­ba en su dis­co du­ro y des­pués se en­te­ró a tra­vés de un her­mano de Do­lo­res que ella te­nía otro dis­co du­ro en Nue­va York que ha­bía estado usan­do pa­ra gra­bar sus par­tes. Cuan­do re­ci­bió el dis­co, pu­so la voz de Do­lo­res en la me­lo­día que él ha­bía com­pues­to. “Me di cuen­ta de que real­men­te era un ál­bum de can­cio­nes. Des­pués de es­cu­char­lo así, en la for­ma de un de­mo, se lo en­vié a Mi­ke y Fer­gal y les en­can­tó. Lue­go tu­vi­mos que ha­blar con nues­tro pro­duc­tor [Step­hen Street] y él pen­só de la mis­ma ma­ne­ra”, na­rra. Step­hen –quien tam­bién ha pro­du­ci­do a Blur, The Smiths, Kai­ser Chiefs, en­tre otros– los con­ven­ció de gra­bar el LP de in­me­dia­to.

Por un la­do, el pro­ce­so de In the End fue com­pli­ca­do tan­to emo­cio­nal co­mo téc­ni­ca­men­te. “La pis­ta ‘Lost’ fue di­fí­cil de ha­cer. Lo más di­fí­cil fue que fue el pri­mer día que co­men­cé a ar­mar el de­mo pa­ra en­viar­lo y no la ha­bía es­cu­cha­do de prin­ci­pio a fin an­tes de es­to”, re­co­no­ce Ho­gan. “Otra par­te que dis­cu­ti­mos fue que tal

vez en tres o cua­tro can­cio­nes, Do­lo­res no ha­bía ter­mi­na­do las voces en el sen­ti­do de que ha­bía he­cho la voz prin­ci­pal pe­ro no los co­ros, o una par­te de los co­ros. Y co­no­cién­do­la co­mo lo hi­ci­mos no­so­tros, sen­ti­mos que ella ha­bría agre­ga­do más a al­gu­nas par­tes de las can­cio­nes”, ex­pli­ca el com­po­si­tor. “Así que lla­ma­mos a Johan­na”. La can­tan­te Johan­na Cra­nitch fue co­ris­ta de The Cran­be­rries du­ran­te al­gu­nos años en sus con­cier­tos en vi­vo, por lo que co­no­cía bien la for­ma de tra­ba­jar de Do­lo­res y fue la per­so­na in­di­ca­da pa­ra com­ple­tar la par­te de la voz que O’rior­dan no tu­vo la opor­tu­ni­dad de ter­mi­nar.

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, Fer­gal Law­ler, Mi­ke y Noel Ho­gan siem­pre tu­vie­ron en men­te que que­rían ha­cer uno de los me­jo­res ál­bu­mes de The Cran­be­rries. “La úni­ca for­ma en que pue­des ha­cer­lo es con­cen­trar­te y ha­cer­lo co­mo lo ha­rías con cual­quier otro ál­bum en ese sen­ti­do”, di­ce Ho­gan, quien tam­bién es pro­duc­tor. “Cuan­do hi­ci­mos el dis­co, aun­que fue un pro­ce­so ex­tra­ño por­que Do­lo­res no es­tu­vo ahí y hu­bo días en que fue más di­fí­cil que otros, tam­bién nos di­ver­ti­mos gra­bán­do­lo. Nos en­can­ta

“Do­lo­res ha­bía vi­vi­do mu­chas co­sas en los dos años an­te­rio­res y me di­jo que te­nía mu­cho que de­cir lí­ri­ca­men­te”

ha­cer es­te tra­ba­jo, siem­pre lo he­mos he­cho. Te das cuen­ta de que no le es­tás ha­cien­do nin­gún fa­vor a las can­cio­nes al es­tar de­pri­mi­do, así que de al­gu­na ma­ne­ra te vuel­ves un po­co más pro­fe­sio­nal y te con­cen­tras en lo que es­tás por ha­cer”. La úti­ma can­ción que gra­ba­ron fue “In the End” y, pa­ra ese en­ton­ces, to­da­vía no ha­bían de­ci­di­do el tí­tu­lo del dis­co. Noel na­rra que du­ran­te ese pro­ce­so, pen­sa­ron que se­ría un gran tí­tu­lo pa­ra to­do el LP por­que “la can­ción en sí mis­ma se adap­ta al ál­bum, al sen­ti­mien­to y tam­bién lo re­su­me to­do por ser el fi­nal de la ban­da”.

Aun­que al­gu­nas ban­das co­mo The Doors y Queen han con­ti­nua­do dan­do shows des­pués de la muer­te de su vo­ca­lis­ta, los in­te­gran­tes de The Cran­be­rries su­pie­ron que no sal­drían de gi­ra con es­te dis­co des­de que co­men­za­ron las gra­ba­cio­nes. “Uno se pre­gun­ta có­mo so­na­ría el ál­bum en vi­vo, in­clu­so en un pe­que­ño con­cier­to. Es lo que es­ta­mos pen­san­do, no en una gran gi­ra, sino en un con­cier­to con di­fe­ren­tes vo­ca­lis­tas que ha­gan di­fe­ren­tes can­cio­nes. Es di­fí­cil sa­ber­lo to­da­vía. Só­lo es­ta­mos tra­tan­do de re­sol­ver­lo no­so­tros mis­mos”, ex­pli­ca Noel. Cuan­do la ban­da anun­ció el lan­za­mien­to de In the End, tam­bién de­jó en cla­ro que se se­pa­ra­rían, ex­pli­can­do que no que­rían se­guir sin Do­lo­res. In­clu­so de­ci­die­ron no apa­re­cer en nin­guno de los ma­te­ria­les vi­sua­les de In the

End. “No que­ría­mos es­tar en na­da, en la por­ta­da del ál­bum o en los vi­deos. Sen­ti­mos que, sin Do­lo­res, es­tar ahí no ten­dría nin­gún sen­ti­do”, re­co­no­ce Ho­gan. Por es­ta ra­zón, el vi­deo del sen­ci­llo “All Over Now” es una ani­ma­ción del ar­tis­ta Da­niel Britt y la por­ta­da del dis­co es una fo­to­gra­fía con las ver­sio­nes in­fan­ti­les de los in­te­gran­tes de la ban­da. “La idea es que nos re­pre­sen­tan co­mo ni­ños de una ma­ne­ra, pe­ro tam­bién es co­mo si aho­ra es­tu­vié­ra­mos trans­mi­tien­do la mú­si­ca a la si­guien­te ge­ne­ra­ción por­que he­mos lle­ga­do a nues­tro fin”, di­ce el gui­ta­rris­ta prin­ci­pal.

So­bre es­ta de­ci­sión, exis­ten opi­nio­nes en­con­tra­das de los fans. Al­gu­nos creen que de­be­rían con­ti­nuar ha­cien­do mú­si­ca y dan­do con­cier­tos, mien­tras que otros opinan que es­tán ha­cien­do lo co­rrec­to. “Es di­fí­cil man­te­ner a to­dos con­ten­tos. Tie­nes que ha­cer lo que crees que es lo me­jor pa­ra ti”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.