Bien­ve­ni­dos al clan

Con­si­de­ra­cio­nes y con­se­jos pa­ra quie­nes de­bu­ta­rán en su pri­me­ra ca­rre­ra

Runner's World (México) - - Tu A Ritmo - Mar­zo 2017

ar­zo es si­nó­ni­mo de pri­ma­ve­ra, de que el cli­ma em­pe­za­rá a me­jo­rar y de que ya no se­rá un sa­cri­fi­cio tan ex­tre­mo le­van­tar­se tem­prano pa­ra sa­lir a co­rrer y no te­ner que dis­fra­zar­se con guan­tes, cha­le­co, go­rro, ore­je­ras, etc. Y con la lle­ga­da de es­ta es­ta­ción, tam­bién se­rá mo­men­to de ver flo­re­cer a aque­llos co­rre­do­res que ini­cia­ron la prác­ti­ca en los últimos me­ses y que se sien­ten lis­tos pa­ra ins­cri­bir­se y rea­li­zar su pri­me­ra ca­rre­ra. Pro­ba­ble­men­te un 5 o un 10K. No es gra­tui­to que te es­te­mos ha­blan­do de tus po­si­bles pri­me­ras prue­bas jus­to cuan­do el cli­ma pa­ra co­rrer al ai­re li­bre en las ma­ña­nas, es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te dis­tin­to al de di­ciem­bre o enero. Y es que par­te del ri­tual tra­di­cio­nal del co­rre­dor de­bu­tan­te en un even­to de 5 o 10K es des­cu­brir y vi­vir la ne­ce­si­dad de una bue­na des­ma­ña­na­da (tras pro­ba­ble­men­te una no­che de no tan­to sueño y sí al­go de ner­vios y an­sie­dad) pa­ra es­tar pa­ra­do en la ca­lle es­pe­ran­do el dis­pa­ro de sa­li­da, an­tes de que sean las 7 de la ma­ña­na; la aten­ción a de­jar or­ga­ni­za­do una no­che an­tes to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra la ca­rre­ra, has­ta do­bla­da la ro­pa, co­mo cuan­do pre­pa­rá­ba­mos el uni­for­me de la es­cue­la cuan­do de ni­ño te gus­ta­ba ir y re­gre­sa­bas de las va­ca­cio­nes de ve­rano.

UN PO­CO DE MO­TI­VA­CIÓN No te lo de­ci­mos pa­ra que te des­ani­mes, al con­tra­rio. Es­to es par­te de un in­creí­ble ri­to de ini­cia­ción con to­do ti­po de si­tua­cio­nes que es­pe­ran al co­rre­dor que por pri­me­ra vez se lan­za a in­ter­ve­nir en una ca­rre­ra. Y nos gus­ta­ría que su­pie­ras pa­ra qué pre­pa­rar­te… ade­más de la bue­na des­ma­ña­na­da. Lo más im­por­tan­te de una pri­me­ra ca­rre­ra es dis­fru­tar­la, vi­vir y ab­sor­ber esa ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va en la que sien­tes la emo­ción y es­cu­chas los gri­tos de en­tu­sias­tas des­co­no­ci­dos, en la que ves un pe­que­ño río de co­rre­do­res mo­vién­do­se, don­de el mo­men­to y la ener­gía del mis­mo, to­man pri­mer plano y uno de­ja de pen­sar en que es­tá co­rrien­do y se de­ja lle­var en lo que es­tá vien­do y sin­tien­do. Si tu pri­me­ra ca­rre­ra se­rá un 10K, es pro­ba­ble que ha­yas de­ci­di­do se­guir al­gún pro­gra­ma bá­si­co de pre­pa­ra­ción pa­ra sen­tir­te me­jor y ter­mi­nar­lo sin que el es­fuer­zo re­sul­te ex­tre­mo.

PRE­PÁ­RA­TE La pre­pa­ra­ción es un pro­ce­so que ayu­da al cuer­po a acos­tum­brar­se a una nue­va exi­gen­cia o a otro re­to. La pri­me­ra se­ma­na que sa­li­mos a tro­tar, no va­mos por el ki­ló­me­tro más rá­pi­do o pen­san­do en un pa­ce o un ré­cord. Lo úni­co que se quie­re es co­rrer sin pa­rar, ca­da vez un po­co más, por más tiem­po o mayor dis­tan­cia. Lo mis­mo su­ce­de con nues­tra historia com­ple­ta de co­rre­do­res. Nues­tra pri­me­ra ca­rre­ra es co­mo la pri­me­ra se­ma­na. La in­ten­ción de­be ser sim­ple­men­te ter­mi­nar y dis­fru­tar lo no­ve­do­so de to­do es­te mun­do, de la ex­pe­rien­cia, del es­fuer­zo, del lo­gro. En la lar­ga es­ca­le­ra que es nues­tra vida co­mo co­rre­do­res, ca­da es­ca­lón con­tri­bu­ye a lle­gar a la si­guien­te eta­pa, y mu­chas ve­ces no con­vie­ne sal­tar­se al­gu­nos. Si es­tás por ins­cri­bir­te a tu pri­me­ra com­pe­ten­cia o ya lo hi­cis­te, no pien­ses en cro­nos es­pe­cí­fi­cos o ré­cords. Ya ha­brá más tiem­po y ca­rre­ras pa­ra ello. Pien­sa úni­ca­men­te en que vas a vi­vir al­go que no co­no­ces y gó­za­lo. Por otro la­do, con­fía en ti y en có­mo te sien­tes y no te de­jes lle­var por to­dos los con­se­jos y re­co­men­da­cio­nes que ca­da ami­go o co­no­ci­do co­rre­dor te ha­ga aho­ra que es­tás em­pe­zan­do a pen­sar en ca­rre­ras. Ca­da uno de no­so­tros no so­lo es dis­tin­to al co­rrer, sino que lo ha­ce­mos por dis­tin­tas mo­ti­va­cio­nes. Los hu­ma­nos no fun­cio­na­mos to­dos de igual ma­ne­ra y, por lo tan­to, dis­fru­ta­mos dis­tin­to de lo que nos da la ex­pe­rien­cia de co­rrer. Per­mí­te­te des­cu­brir la tu­ya. Eso sí, nun­ca, pe­ro en ver­dad nun­ca creas que es una bue­na idea es­tre­nar te­nis el día de tu pri­me­ra ca­rre­ra. Te lo di­ce al­guien que co­me­tió ese ho­rren­do error.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.