No quie­ras ha­blar co­mo pro­fe­sio­nal en un díA

Runner's World (México) - - Récordpersonal - Ja­vier g Wi­lliams

Si bien el pun­to an­te­rior pue­de en­cres­par la vis­ta, és­te al­bo­ro­ta el hu­mor. Hay po­cas co­sas tan cho­can­tes cuan­do un co­rre­dor te ha­bla en cla­ve, “¿qué on­da con tu PR?”, “hoy me to­ca SW”, o “voy long”. Si los co­rre­do­res en ge­ne­ral pue­den so­nar fas­ti­dio­sos ex­pre­sán­do­se así (y lue­go es de lo úni­co que pla­ti­can), un prin­ci­pian­te, ade­más, se ve mal. No lo ha­gan, se oye pé­si­mo. El no sa­tu­rar­se con lo que es­cri­bía arri­ba es pa­ra no es­tar tie­sos en esas pri­me­ras sa­li­das, ni fí­si­ca ni men­tal­men­te. No, esas co­rri­das ini­cia­les son pa­ra sen­tir­las, dis­fru­tar­las, oír a su cuer­po, qui­zás ha­cía mu­cho que no lo mo­vían y po­drán co­rrer úni­ca­men­te 5 mi­nu­tos. Sién­tan­se bien por ese lap­so, no cai­gan en el error de pen­sar que no va­le la pe­na por­que no fue­ron 30. Si ma­ña­na desean co­rrer otros 4, 5 o 6 mi­nu­tos, há­gan­lo. Có­rran­los al mis­mo tiem­po que se con­cen­tran en otro mo­vi­mien­to, en otro múscu­lo, en su res­pi­ra­ción. No pa­sa na­da si no si­guen una pro­gre­sión geo­mé­tri­ca en esos pri­me­ros días. Ya ha­brá pla­nes de en­treno, con co­rri­das es­pe­cí­fi­cas, tiem­pos de­ter­mi­na­dos y dis­tan­cias obli­ga­das. So­lo há­gan­lo por el gus­to de co­rrer. Qui­zás el chis­te de can­ti­na no sea tan ma­lo des­pués de to­do. Sí, es tan sen­ci­llo co­mo so­lo po­ner un pie fren­te al otro y re­pe­tir y re­pe­tir. Tal vez hay que ha­cer­lo cons­cien­te­men­te al ini­cio, pe­ro li­be­rán­do­se de to­das esas co­sas que no va­len la pe­na ha­cer, em­pe­zan­do se da­rán cuen­ta que al fi­nal, eso, sim­ple­men­te eso, es lo que ha­ce co­rrer. Y les va a gus­tar, ya lo ve­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.