“EL ob­je­ti­vo es que se­pas qué áreas de opor­tu­ni­dad tie­nes co­mo de­por­tis­ta. De­bes pen­sar en me­tas a fu­tu­ro, pe­ro lo pue­des ha­cer de me­jor ma­ne­ra si en­tien­des có­mo fun­cio­na el cuer­po des­de el in­te­rior”, Lour­des Du­rán.

Runner's World (México) - - Gear - MAR­ZO 2017

ten­dría­mos que man­dar­te a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra un exa­men más pro­fun­do que nos di­ga qué pa­sa. En oca­sio­nes hay al­go que pue­de apa­re­cer, pe­ro es nor­mal en per­so­nas que rea­li­zan ejer­ci­cio por­que su co­ra­zón es más gran­de y tra­ba­ja me­nos en ca­da pul­sa­ción y se po­drían ver de­ta­lles ra­ros, pe­ro na­da fue­ra de lo co­mún”. Y en­ton­ces ahí es don­de tie­nes un im­pul­so más pa­ra sa­ber que es­tás ha­cien­do bien las co­sas, que te vas cui­dan­do y hay mu- cho es­pa­cio por me­jo­rar co­mo co­rre­dor, gra­cias a los in­cen­ti­vos que tie­ne tan­to el coach Fa­bri­cio Cha­mor, co­mo la doc­to­ra Lour­des, an­tes de que sea mo­men­to del pa­so fi­nal: la prue­ba de es­fuer­zo. Las ins­truc­cio­nes son muy sen­ci­llas, co­mien­zas ca­mi­nan­do unos mi­nu­tos, lue­go ca­da 3 mi­nu­tos au­men­ta­rá la velocidad de la ca­mi­na­do­ra. Em­pie­zas a un rit­mo de 5.0 km por ho­ra y pue­des lle­gar has­ta 20. El pa­so pro­me­dio que al­can­zan los co­rre­do­res es 14 o 16 km por ho­ra, que es co­rrer el ki­ló­me­tro en 4:17 por mi­nu­to o me­nos. En es­ta prue­ba, a ca­da mo­men­to que se de­tie­ne el co­rre­dor, tan­to Fa­bri­cio co­mo Lour­des re­gis­tran mé­tri­cas de oxi­ge­na­ción, pre­sión ar­te­rial y el ín­di­ce de lac­ta­to por el es­fuer­zo que rea­li­zas en ca­da fa­se. Di­cho aná­li­sis de­be ser lo más pre­ci­so en cuan­to a sen­sa­cio­nes, por­que hay oca­sio­nes en que di­cen es­tar en un ni­vel 2 (de 5) de can­san­cio y al si­guien­te pe­rio­do se en­cuen­tran en 5 con un po­co más de es­fuer­zo; el ob­je­ti­vo es no apor­tar más de lo que real­men­te tie­nes pa­ra dar por­que, co­mo me ex­pli­có el coach, “es muy nor­mal que di­gas que aún tie­nes un es­pa­cio pa­ra apre­tar el pa­so, sin em­bar­go, el re­gis­tro te se­ña­la que la san­gre ya es­tá muy con­ta­mi­na­da y no eres tan efi­cien­te. Tu po­ten­cial es exi­gi­do más de lo de­bi­do en ca­da zan­ca­da y eso re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te en la prue­ba y lue­go en el desem­pe­ño”. “El exa­men se de­tie­ne por 2 ra­zo­nes: la pri­me­ra por­que los da­tos se al­te­ran o so- bre­pa­san lo que se tie­ne co­mo me­dia; la se­gun­da se de­be a que el co­rre­dor reali­zó su mayor es­fuer­zo y ya no pue­de más. Hay oca­sio­nes en que sien­tes que lle­gas­te al lí­mi­te y aún tie­nes ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca. O po­si­ble­men­te sea lo con­tra­rio. Pa­ra eso es es­ta prue­ba, te­ne­mos ca­da de­ta­lle in­terno y ex­terno de tu par­te pa­ra tra­ba­jar al fu­tu­ro y me­jo­rar co­mo co­rre­do­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.